Escuchar este artículo

Nueva Esperanza, un barrio pequeño que necesita atención

Viernes, 18 de Junio de 2021
La falta de iluminación en este barrio de la Comuna 4 se está convirtiendo en un problema grave para sus habitantes.

Hace tres décadas, en la Comuna 4 de Cúcuta, nació una ‘Nueva Esperanza’, un pequeño barrio compuesto por cuatro cuadras y un poco más de 500 habitantes. Nació como iniciativa del propietario de un extenso terreno, quien decidió dividirlo en lotes y venderlos a personas que, poco a poco, fueron construyendo sus viviendas en el lugar.

Fue la misma comunidad la que se encargó de organizar el barrio, pavimentar todas las vías y construir los sitios de recreación.

El centro de Nueva Esperanza fue el elegido para la sana diversión. Allí se encuentra un lote dedicado a la recreación de niños y adultos, cuenta con dos parques infantiles y un parque biosaludable, además de una cancha de tierra que es destinada para los partidos de fútbol del barrio.

Al lado de ese lote, se encuentra la Institución Educativa Hernando Acevedo, que le brinda educación a gran parte de los niños y jóvenes del sector.

“Todos los vecinos contribuyeron a que se cimentara el barrio que se ve hoy,  fue muy organizado y eso trajo sus frutos de los que ahora disfrutamos en esta comunidad”, relató Álvaro Omar Vera, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC).

Además, consideran que viven en una zona céntrica, pues los recintos que no encuentran en el lugar, como iglesias y centros de salud, los pueden visitar en barrios aledaños de la Comuna 4.

Image
/ La Opinión.

 

Sin luz

Hace tiempo, en la parte baja de Nueva Esperanza llegaron varias personas a invadir un terreno que aún no estaba legalizado y construyeron allí sus viviendas.

Luego de un esfuerzo hecho por los habitantes de lugar, la zona obtuvo acceso a los servicios públicos, pero, al parecer, las lámparas de alumbrado público nunca funcionaron.

Según el líder comunal, esta situación ha generado el aumento de la inseguridad y que las personas no puedan transitar tranquilas por el lugar en horas de la noche.

“Un día, una muchacha iba caminando por ahí y vivió una situación lamentable, hemos hecho el llamado a la policía y a las empresas de servicio público, pero no hemos sido escuchados”, manifestó Vera.

La misma situación se está viviendo en los centros de recreación, que no cuentan con suficiente iluminación, por lo que niños y adultos prefieren no ir en las noches por temor.

“Se había hecho la recolección de algunos recursos con la comunidad y con eso habíamos puesto unas lámparas. Luego vino la empresa de alumbrado público y puso unas mejores, pero no fue suficiente y el parque todavía está a oscuras”, indicó el presidente de la JAC.

Residentes del lugar señalan que se convirtió en un lugar propicio para el consumo de drogas y el hurto de celulares y otras pertenencias.

Image
/ La Opinión.

 

Escombros que dañan la buena imagen

Al lado de los sitios de recreación se encuentra un lote cubierto de zonas verdes que los líderes comunales han intentado mantener a través de los años.

Sin embargo, algunos vecinos del barrio lo consideran el lugar propicio para arrojar escombros, entre otros desechos, de tal manera que los esfuerzos de la comunidad por mantenerlo en buen estado han sido en vano.

A la fecha, a pesar de las campañas que se han adelantado, los escombros y las basuras permanecen en el lugar, lo que, según el líder comunal, le da un mal aspecto a uno de los lugares principales de Nueva Esperanza.

Lo que más les preocupa es que, con las lluvias, esos escombros son arrastrados por el  agua y dan a parar a un canal de aguas lluvias, donde se genera taponamiento y se termina desbordando hacia las calles.

Como forma de mitigar la reincidencia del problema, los líderes ya están adelantando gestiones para que se pueda construir una malla que no permita que la basura provoque más contaminación.

“Son animales muertos, colchones, elementos de construcción, entre otras cosas. Pedimos solo que nos ayuden con el material, nosotros ponemos la mano de obra para instalar la malla, y darle solución a este tema”, afirmó Vera.

Image
/ La Opinión.

 

Inundaciones en las calles principales

El presidente de la JAC  precisó que, a pesar de que la mayoría de las calles está en buen estado, la que es contigua a la cancha tiene un problema con un recolector de agua.

“Al parecer está obstaculizado y, cuando llueve, la calle se inunda, lo que genera problemas en el tránsito de vehículos, además también afecta a las casas que están en esa cuadra, a donde ya se les ha entrado el agua en varias ocasiones”, mencionó el líder comunal.

Lo que más les inquieta a los residentes sobre el tema, es que la calle, siendo una de las principales de Nueva Esperanza, se siga deteriorando, porque después el arreglo sería más costoso que la solución que buscan.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en https://www.laopinion.com.co/suscripciones

Image
/ La Opinión.
Image
La opinión
La Opinión