Escuchar este artículo

Parque de la Vida: $4.100 millones en deterioro

Jueves, 29 de Julio de 2021
La maleza alcanzó varios centímetros, los escombros llenaron las zonas verdes, las baldosas se hunden, surgen huecos y una alarmante inseguridad acecha “la Vida”.

El Parque de la Vida, ubicado en el barrio El Contento, frente al Cementerio Central, desde hace meses viene afrontando problemas que han prendido las alarmas en la comunidad. Inseguridad, maleza e invasión al espacio público son ahora las únicas dueñas y señoras de esta obra que costó 4.100 millones de pesos al municipio.

“Era un proyecto que fue planteado desde el 2014 por los ediles de la Comuna 1, y aunque se hizo, tenemos ahora el grave problema de habernos quedado sin seguridad, porque el patrullero ambiental fue movido del puesto”, afirmó Pedro Castellanos, secretario de la Junta Administradora Local (JAL).

El espacio fue entregado en el 2019 y se proyectó durante el mandato del exalcalde César Rojas para beneficiar a las Comunas 1, 9 y 10, contiene locales comerciales, zonas verdes y plazoletas que, aprovechando la cercanía con el cementerio municipal, incentivarían el turismo religioso.

¿Pero ha cumplido este sitio con el objetivo inicial de la comunidad?, se preguntan los asistentes frecuentes del Parque de la Vida.

Castellanos señaló que el gran error del municipio fue dejar abandonado el Centro de Atención Inmediata (CAI) que cubría el parque, porque, desde entonces, la delincuencia tomó ventaja para robar lámparas, celulares y otros elementos.

“Hacemos un llamado al general  para que envíen con urgencia el personal de vigilancia, queremos que el municipio y el jefe de seguridad tomen en cuenta todo los problemas que están sucediendo aquí”, agregó el edil.

Le puede interesar: Las escuelas de El Contento "se caen a pedazos".

Aunque una patrulla permanece estacionada en la parte alta, frente a las puertas del cementerio, es poca la seguridad que sienten quienes circulan en el sitio, porque manifiestan que los uniformados hacen parte es del equipo que custodia a la administración del camposanto.

Sin embargo, luego de expuesto el problema con el secretario de Seguridad Ciudadana del municipio, Alejandro Martínez, el funcionario respondió que se están organizando diferentes operativos de control en la zona para mitigar la inseguridad y reforzar la vigilancia y como parte de ese proceso se incluirán dos microcuadrantes adicionales.

Image
/ La Opinión.

 

Deterioro, otra urgencia

De acuerdo con Castellanos, los errores por parte de los contratistas de la obra se han hecho evidentes con el paso del tiempo. Consecuencia de esto, hoy se ven las afectaciones en las baldosas y hundimientos del suelo.

“Quien hizo la obra debía cumplir con unos parámetros y pólizas de manejo, queremos que responda”, señaló Castellanos.

También, La Vida fue entregado sin el servicio de agua. Aunque existe un comité facultado para el mantenimiento y embellecimiento, a los cuatro integrantes se les dificulta cumplir con la labor por la ausencia del suministro y puntos de riego.

“De igual forma queremos hacer un llamado a la empresa Veolia, que es la que siempre nos ha colaborado, a que se implemente una nueva poda de los arbustos alrededor del parque, porque la maleza se está prestando para botar basuras, maderas, vidrios y escombros”, dijo el edil.

Image
/ La Opinión.

 

‘No hay derecho a cobrar’

Otra inconformidad que manifestaron los locales es que desde hace tiempo se han organizado eventos en el parque y se cobra el ingreso de los asistentes.

“Aquí nadie tiene derecho a cobrar nada, el acceso a este espacio es público y gratuito, cosa diferente es que quienes utilicen la luz tengan la voluntad de dejar una ayuda para el mantenimiento”, apuntó Castellanos.

Como medida preventiva, adelantó que la Junta Administradora Local formalizará un oficio para solicitar a los entes competentes mayor atención en esta situación.

Image
/ La Opinión.

 

 

Sara González es una de las trabajadoras del parque, encargada del servicio de baños, quien encontró en este lugar su sustento diario, pero, desde que el Cementerio Central cerró sus puertas, sus ingresos han ido en picada.

“Ya son muy pocas las personas que vienen aquí, así que no nos entran casi recursos. Los robos y la indigencia que duerme en el parque tampoco ayudan, hay también mucho consumo de droga, necesitamos presencia diaria de la policía”, manifestó González.

El golpe económico causado en los comerciantes se evidencia en el abandono de las casetas habilitadas para la venta de flores y otros productos, que desde la pandemia están sin habitar.

“Queremos pedir también que se prohíba rotundamente la venta de cerveza en el parque, porque no utilizan los baños y orinan donde quieren sin importar que haya damas presentes, tampoco está bien que esto se preste para parquear motos”, dijo un habitante.

La obra fue ejecutada en su momento por parte de la Secretaría General del mandato de Rojas, pero, una vez consultado, el despacho refirió la competencia del parque a Gobierno, donde explicaron que hacía parte de uno de los parques concesionados de la ciudad, cuyo contrato venció hace dos días y pasó a ser parte del manejo del Departamento Administrativo de Planeación Municipal (DAMP).

Sin embargo, tras una revisión, el DAMP no identificó al Parque de la Vida como uno de los 13 espacios públicos que regresaron al municipio. La comunidad se pregunta, ¿quién responde entonces por la Vida? Planeación Municipal adelantó que seguirá en averiguaciones.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
/ La Opinión.
Image
Ronaldo Medina
Ronaldo Medina