Escuchar este artículo

El activismo juvenil toma fuerza en Cúcuta

Viernes, 24 de Septiembre de 2021
Iniciativas ayudan a los jóvenes a entender los procesos de la migración.

La ‘Escuelita para Vivir a la Enemiga’ se toma las calles, Movilización social que busca integrar a dos naciones. 

En la ciudad se ha estado llevando a cabo encuentros por parte de diferentes organizaciones sociales con diferentes perspectivas, algunas artísticas, otras de incidencia juvenil y otros movimientos que promuevan la participación de los jóvenes activamente en la ciudad. 

‘El activismo ha ido cogiendo mucha fuerza en los últimos años en Cúcuta’ así lo argumenta Félix Mario Galvis el coordinador de movilización del Derecho a no obedecer en la ciudad. Los jóvenes se han ido organizando en colectivos para planear acciones y trabajar los temas que se deben tener como prioridad en la agenda pública de la ciudad y que desde su perspectiva puedan incidir.

Sobre el activismo en la ciudad se puede notar que ‘nos damos cuenta que los temas se demoran un poco más, que hay que madurar y nutrir mucho más los motivos por los cuales nos movemos y aprender de las emociones de la ciudadanía’ así lo expresó Félix Mario Galvis quien está a la cabeza de estos procesos por parte de la organización. 

Desde el Derecho a No Obedecer, proyecto de la Corporación Otraparte se ha llevado a cabo un proyecto denominado ‘La Escuelita para Vivir a la Enemiga’ en las ciudades de Bogotá, Medellín, Cali y Cúcuta, buscando chicos incidentes en los diferentes aspectos en la ciudad, para lo que se realizó una convocatoria que tenía como iniciativa formar jóvenes y adultos que quieran generar la integración entre los países vecinos con conversaciones de diferentes perspectivas.

Le puede interesar:  Publicaciones discriminatorias en redes aumentan 347% tras declaraciones de Claudia López

 

‘La Escuelita para Vivir a la Enemiga’ es un proceso de formación ciudadana en el cuál se tiene un especial interés en formar a jóvenes de Colombia y Venezuela en las diferentes ciudades en los que se presenta’ así es como Lilibeth Villamizar Coordinadora del Derecho a no Obedecer en Cúcuta ve este proceso que ya está en su tercera versión.

Esto con el fin de generar movilizaciones colectivas y ciudadanas que permitan crear puentes y promover no solo el activismo en la ciudad sino el cambio de perspectiva que tienen algunos ciudadanos respecto a los migrantes. 

Por eso se llevó a cabo en el parque Santander el día martes veintiuno de septiembre una movilización colectiva por los chicos de estos talleres que se dieron a la tarea de estar en el parque y conversar con los habitantes de Cúcuta y explicar cuál era su razón y porque estaban ahí.

Le puede interesar: Kit Antixenofobia en Línea busca luchar contra la discriminación

 

Image
El activismo crece en Cúcuta. Foto: Pablo Castillo Solón

 

‘Precisamente estos procesos nos permiten identificar los diferentes liderazgos que hay en la ciudad y ellos mismos no se reconocen o no encuentran esos espacios donde puedan manifestar esas características de liderazgo y se recalca la importancia de la interacción de la personas para que puedan ver otras perspectivas y ver la forma de construir colectivamente pero que también vean lo gratificante de lo que generan estos espacios’ expresó Lilibeth Villamizar. 

Se busca generar espacios cómo estos que permitan a las personas ser más empáticas respecto a las diferentes situaciones políticas y socioeconómicas que presenta la ciudad a través de este fenómeno de la migración y se invita a la participación activa en la movilización que se realizará el día sábado en la antigua plazoleta de Telecom desde las 2:00 PM por parte de los jóvenes de la ‘Escuelita para Vivir a la Enemiga’. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión