Escuchar este artículo

A Jorge Monsalve el carbón le permitió salir de la calle y ser rescatista

El bumangués radicado en Cúcuta perteneció durante 10 años a Salvamento Minero.

Tiene 35 años, pero 17 de ellos los ha vivido entre el carbón, oficio que le cambió la vida y que le ha permitido sacar adelante a su esposa y dos hijas. Jorge Monsalve, de contextura delgada y de uno 1.70 de estatura, se siente muy orgullo de ser minero y casi siempre se le ve con una sonrisa en su rostro.


Lea además: De picador a jefe de Seguridad Laboral en minera, el ejemplo de Carlos Rincón


En el yacimiento de carbón El Magro, de la empresa Carbomax, que queda en la vía a San Faustino, Cúcuta, vive su día a día. Al finalizar cada turno de trabajo de ocho horas llama a su familia, para saber cómo van las cosas en la casa, pues cada ocho días sale de la mina hacia su hogar, en la ciudad.

“Puedo decir que es mi trabajo deseado, aunque ha sido duro. Me ha permitido conocer personas espectaculares. Si pudiera regresar esos años atrás y tuviera que decidir qué trabajo ejercer, con el mayor de los gustos optaría por ser minero”, expresó Monsalve.


Le puede interesar: Storytelling | El carbón en Norte de Santander, así nació el sector (I parte)


Aunque reconoció que, al principio, su familia se opuso a que desarrollara este empleo por temor a que a él sufriera algún accidente y, “si había muchas opciones, por qué tenía que escoger la minería”.  

“Ellos han aprendido a sobrellevar lo que hago, con el tiempo. Siempre va a estar el temor de que algo ocurra, pero Dios primeramente. Y desde que hagamos las cosas de la mejor manera no vamos a tener inconvenientes de nada”, añadió el alegre hombre, quien además recalcó que nunca piensa en que vaya a suceder algún hecho lamentable, su mente es positiva durante la jornada.


Lea también: Storytelling | Así se usa el carbón de Norte de Santander (II parte)


Y cómo no ser agradecido, dijo el bumangués radicado en la capital de Norte de Santander, si la minería lo sacó de calle, pues antes de conocer este trabajo se ganaba la vida como vendedor informal, lidiando con el cadente sol de los días que caracteriza a Cúcuta.  

Recordó que su primer empleo fue en una mina ilegal en Sardinata, ante la necesidad que tenía, y como minero ha trabajado en Tibú, Cácota, en el departamento, así como en La Guajira.


Lea aquí: Storytelling | ¿Qué hace ‘único’ y ‘especial’ al carbón de Norte de Santander? (III parte)


A Jorge Monsalve, la minería no solo le ha dejado estabilidad económica, conocimientos y crecimiento personal, porque le permitió ser rescatista durante 10 años en Salvamento Minero, hasta el 2019. Ahora, apoya la seguridad laboral en su empresa. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
Leonardo Favio Oliveros Medina
Leonardo Favio Oliveros
Miércoles, 24 de Agosto de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión