Escuchar este artículo

Cúcuta, capital basquetera de Colombia

Viernes, 22 de Marzo de 2013
Eran otros tiempos, otro estilo, otra dirigencia, todo era diferente. La  dinámica  para fomentar el baloncesto ofrecía perspectivas que permitían  los juegos intercalases  y luego los intercolegiados en el que participaban  los colegios Sagrado Corazón, La Salle, Calasanz  y Salesiano, entre otros.
Eran otros tiempos, otro estilo, otra dirigencia, todo era diferente. La  dinámica  para fomentar el baloncesto ofrecía perspectivas que permitían  los juegos intercalases  y luego los intercolegiados en el que participaban  los colegios Sagrado Corazón, La Salle, Calasanz  y Salesiano, entre otros.

De allí  salían las figuras que  posteriormente hacían parte de la selección de Norte de Santander que dignamente nos representaban en el plano  nacional de tal manera  que fuimos  bautizados “Cúcuta, Capital Basquetera de Colombia”.

En esas condiciones  conocimos a Erasmo  Hernández, Hernán Pipo Gómez,  Roque Peñaloza,  los hermanos  Carlos y Alfredo Díaz Calderón,  Rodrigo El Perico Fuentes, Perica Pérez,  Fosforito Castro,  Vinicio Esquivel , El Pote Silva,  Jorge Niño, Augusto Fernández, los hermanos Hugo y David  Hernández,  Carlos La Garra Yánez, Álvaro Tito  Ordoñez, Freddy Moreno, Gabriel Entrena, Heder Durán y el Caballo  Rodríguez, Rafael Navi Gregorio Angarita Lamk, Calixto Angulo y los hermanos Lamk Álvarez.

Cada uno en su época  hizo historia  y como no recordar  el paso por el imbatible  Quinteto de Lotería de Cúcuta  de los  norteamericanos  Sean Shepar  y Eric Evans,  quienes  con los nuestros y  refuerzos  nacionales,  ofrecían  el maravilloso espectáculo que llenaba  el  coliseo Toto Hernández.

Era  el equipo de Norte de Santander,  el baloncesto que  representaba a nuestro Departamento, la sensación en Colombia orgullo de la Raza  Motilona con identidad propia.

La  mejor  afición  del baloncesto  se vino a menos, pero porque ya no se ofrece calidad en el espectáculo,  los colegios  no hacen  sus intercolegiados,  las Secretarías  de Educación que mantenían profesores de educación física que preparaban  a los deportistas, acabaron  con  esa modalidad.

Lo de  ahora es un desacierto, hasta el nombre  de Halcones por Motilones,  la formación de basquetbolistas bajo la producción ,  los gringos que traen  son  paquetes que no  garantizan nada, por eso la Toto Hernández  no se llena,  porque  la gente  no come entero. ¿O me equivoco?