Escuchar este artículo

Cúcuta Deportivo, la misión A está cumplida

Jueves, 15 de Noviembre de 2018
Llanto de alegría en el General Santander. 

¡Jubilo en el General Santander! Todo fue fiesta, el miércoles, en una urbe que clamaba fútbol de primera categoría. Después de tanta lucha, de tanta entrega y de sacrifico, el Cúcuta Deportivo volvió a la A.

El ‘Coloso de Lleras’ estuvo a punto de rebosarse. Más de 40 000 personas gritaban al unísono la frase: “A la A, Cúcuta a la A”, un grito de guerra que le dio el empujón final a un grupo de jugadores que no se merecía menos. 

Desde 2007, cuando se jugó la semifinal del Copa Libertadores ante Boca Juniors, no se veía un General Santander tan lleno de vida, tan lleno de color.

Y es que el cúmulo de emociones luego de tres años en la B fue incontenible en la noche de ayer. Toda esa energía por fin fue liberada y el equipo logró lo que siempre añoró: ver a su estadio vestido de rojinegro. 

La hinchada no falló en el partido más importante del año, y el conjunto hizo lo propio respondiendo con una victoria sobre Llaneros (2-0). Equipo-hinchada, una combinación que cuando trabaja en sinergia puede lograr cualquier cosa. 

Lea también El Cúcuta Deportivo vuelve a la primera división del fútbol colombiano

Una noche para enmarcar

Ayer, lo deportivo, que si bien fue lo más importante durante los 90 minutos de juego, tras el pitazo final pasó a un segundo plano. En ese momento todo se convirtió en llanto, sonrisas, y gritos de alegría.

Una vez se acabó el partido, todos los jugadores se volcaron al banquillo para abrazar al gran artífice, a ese prestidigitador que, durante todo un año, hizo magia para que un grupo golpeado recuperara la vida. Fue ese mismo grupo que, en lo que va corrido del año, solo ha perdido dos partidos y nunca ha sido vencido en su fortín. Quién más haría eso posible sino es Lucas Pusineri, el técnico debutante que le devolvió la alegría un pueblo futbolero que empezaba a perder la esperanza en su único equipo.

Muchos lo criticaron, otros aseguraron que no tenía la experiencia necesaria, pero ayer, sin necesidad de responder con palabras, les dio la razón a quienes siempre lo apoyaron.

Nace un ídolo

Una vez cumplida la celebración dentro del General Santander, la fiesta rojinegra se trasladó a la Plaza de Banderas, donde desde una tarima el técnico motilón se dirigió a la hinchada. Con un gran nivel de emotividad y con algunas lágrimas a punto de aflorar, el argentino dio las gracias a las personas que estuvieron para vivir su momento. 

“La Plaza de Banderas y el ‘Coloso de Lleras’ es nuestro segundo hogar. La verdad es que el acompañamiento hace que uno tenga muchas ganas de celebrar. Me puse a pensar en toda la energía que había en el estadio. Este estadio tenía una energía que hasta hoy la conocí”, dijo el timonel a los miles de hinchas aglomerados a su alrededor. 

Los vivas no se hicieron esperar para agradecerle y felicitar a un técnico que se acaba de graduar en Cúcuta y que a partir de ayer se convirtió en un nuevo ídolo para la hinchada fronteriza.

Un sueño que puede mejorar

Es una realidad. El Cúcuta Deportivo jugará en la A en 2019, pero todavía queda una final que disputar y ganar. Será ante el Unión Magdalena, otro histórico del fútbol colombiano que ayer también celebró su ascenso. Será un duelo a dos jornadas de no perderse y será también el escenario perfecto para que los motilones cierren con broche de oro una temporada que es ciertamente sorprendente. 

Ya no es necesario hacer cuentas ni pensar en cuántos puntos le hacen faltan a la tribu motilona para jugar en el fútbol grande. Ahora solamente queda celebrar y prepararse para lo que se viene. 

El fútbol sigue y el próximo domingo 18 de noviembre se jugará frente al Unión Magdalena el partido de ida de la Gran Final. El escenario será el estadio Sierra Nevada de Santa Marta, lo que significa que la vuelta tendrá como escenario el estadio General Santander. En el ‘Coloso’ se entregará la Copa del Torneo Águila 2018.

“Queda un partido importante, pero creo que este año los mejores equipos ascendieron”, dijo durante la celebración el central y capitán del equipo cucuteño, Braynner García. “Todo el año se trabajó muy bien, estuvo lleno de sacrificio y tenemos que resaltar el trabajo de todos”, comentó por su parte el goleador antioqueño Jonathan Agudelo.

Victoria contundente

En el partido, que ahora es histórico, los encargados de poner a temblar con sus goles el estadio General Santander fueron el cartagenero Jhon Vásquez (48’) y el caucano Wilberto Cosme (78’).

En el primer tiempo no se dieron las oportunidades, pero el segundo la historia fue diferente. Sin depender de ningún partido y haciendo su fútbol, los motilones vencieron con autoridad a un Llaneros que fue sometido. Fue un gran día para subir a la A.

Image
Jeider Rúa Giraldo