Cúcuta Deportivo: ¿liquidador e IMRD se distanciaron?

Sábado, 17 de Abril de 2021
Arturo Acosta Villaveces, argumentando en derecho, se negó a responder una información requerida por Oscar Montes, director del IMRD. "Esto no quiere decir que exista un mal ambiente. El ánimo es bueno, tenemos contacto", aseguró Montes.

La crisis del Cúcuta Deportivo, agudizada en octubre y noviembre del 2020 cuando se suspendió el reconocimiento deportivo, inició el proceso de liquidación judicial y fue desafiliado de la Dimayor, parece ensañarse frente a la institución rojinegra que aún no da los avances esperados por la hinchada. 

Si bien un sector de los seguidores rojinegros es consciente de que el proceso en el que se encuentra el equipo es extenso y puede tener tanto un final feliz como uno dilapidario, otra parte se afana por ver de nuevo a su equipo en acción. 

Desde que asumió las riendas de la institución deportiva, Arturo Acosta Villaveces, el gerente liquidador designado por la Superintendencia de Sociedades, pidió paciencia a la hinchada y a la postre diría que en la medida en que se van logrando los objetivos irá dándolos a conocer, esto con el fin de trabajar sin advertir a la contraparte. 

El pasado 18 de marzo, el Ministerio del Deporte dio a conocer que Acosta pagaría las deudas que acarrearon la suspensión del reconocimiento deportivo equivalentes a 106 millones de pesos. Estos dineros fueron recolectados por el grupo de Amigos del Cúcuta Deportivo. 

A un día de cumplirse un mes después de esa confirmación, la suspensión aún no ha sido levantada. La Opinión intentó comunicarse con la oficina de Inspección, Vigilancia y Control del Ministerio para conocer qué ha pasado, sin obtener una respuesta.

Bajo este panorama, Oscar Montes Ararat,  director del Instituto Municipal para la Recreación y Deporte, y además miembro del grupo de Amigos del Cúcuta Deportivo, envió un derecho de petición al liquidador en el que le solicitaba información sobre el pago de las obligaciones laborales que llevaron  a la suspensión y en llegado caso de ser afirmativo, preguntó sobre si se hicieron las gestiones para acreditar los pagos y la solicitud formal del levantamiento. 

Esta acción fue respondida por Acosta con una negativa a dar la información, hecho que llevó a suponer que las relaciones entre el liquidador y Montes, estaban distanciadas. 

“Ahora que hemos entrado en una fase litigosa, para tratar de superar las barreras externas a la continuidad del Club, nos limitaremos a informar lo básico. En ese sentido, lamento comunicarle que no atenderé su petición, pues no encuentro cuál es el derecho fundamental del IMRD que desea garantizar a través de su ejercicio”, respondió Acosta. 

Este medio intentó contactar a las partes, obteniendo respuesta de Montes quien aseguró que la respuesta no quiere decir que exista un mal ambiente. 

“Es una respuesta que no esperábamos, sin embargo se volverá a requerir. Esto no quiere decir que exista un mal ambiente. Él tiene sus estrategias e ideas en la cabeza y en pro de ellas da esa respuesta. Como IMRD, tenemos que continuar con esa gestión de cobro de recuperar las platas públicas que adeuda el Cúcuta Deportivo”, aseveró Montes director del Insituto al que la institución deportivo le adeuda una suma cercana a los 1.500 millones de pesos.

Al cuestionamiento de por qué utilizar una acción en derecho si en reiteradas ocasiones han señalado que trabajan de la mano, el director expresó que son requerimientos que deben quedar por escrito. 

“Hay unos dineros públicos que se deben recuperar, que el liquidador debe pagar y por eso buscamos estar al tanto de la actualidad del equipo. Es una gestión de cobro que debe quedar por escrito, por trazabilidad. Por eso optamos por hacerle esos requerimientos de forma escrita”, dijo Montes Ararat.

Otro de los puntos que causa inquietud, es si este derecho de petición fue presionado por los Amigos, grupo al cual Montes pertenece. Esto dijo:

“No, en ninguna circunstancia. El IMRD tiene que estar al tanto del proceso sí o sí en todas sus aristas. Una de ellas es que a él se le entregó los dineros para que cumpla con el reconocimiento deportivo y como es una condición para que pudiera adelantar otros trámites que nos había comentado, en ese sentido se le requirió para tener idea de lo que está pasando”, comentó. 

“Lo de los Amigos es aparte. Si la fundación quisiera conocer información lo puede hacer perfectamente por cualquier medio que parezca oportuno para saber que hicieron con esos dineros. No tendría por qué actuar por medio de nosotros. Pero toda la situación no implica que haya una enemistad con el liquidador. El ánimo es bueno, tenemos contacto. Son temas administrativos”, subrayó Montes. 

Los dineros del reconocimiento se habrían pagado en un depósito judicial, a falta de una acreditación. Este hecho no fue confirmado por Mindeporte, que al cierre de esta edición.

Image
La opinión
La Opinión