Escuchar este artículo

El Torneo tiene tela por cortar

Martes, 24 de Julio de 2018
Quedan sobre el camino 14 fechas por jugarse en el campeonato de ascenso.

El Torneo Águila se reanudó el lunes de la mejor forma posible para el Cúcuta Deportivo. Y es que como gran favorito a ascender este año a la máxima categoría del fútbol colombiano, los dirigidos por el argentino Lucas Andrés Pusineri demostraron, sin desgastarse en exceso, que todavía tienen todo el potencial para lograr ese anhelado objetivo de fin de año, aun cuando han sufrido algunas bajas importantes en la plantilla.

Con un contundente 1-0 ante el también aspirante a la A Deportes Quindío, la tribu motilona asaltó la fortaleza de los cuyabros. Un ‘flechazo’ fue suficiente para derrumbar el Centenario de Armenia. El encargado de dispararlo  fue el central Jhonny Mostacilla, para que luego llegara la celebración. 

Lea también Regreso soñado al Torneo Águila

No hay nada asegurado

 

Pero todavía nada está asegurado, pues quedan sobre el camino 14 fechas por jugarse en el campeonato de ascenso. Es decir, aún hay en disputa 42 puntos para la tabla de posiciones, más de los que tiene el cuadro fronterizo en su bolsa (40), por lo que el Torneo apenas está a la mitad y el equipo no se puede dar el lujo de bajar su ritmo ganador. 

Decir que es un campeón anticipado estaría fuera de la realidad.

Lo que sí es pertinente es recordar que para este año el fútbol de la B se juega en 30 fechas (15 antes del Mundial de Rusia). Una vez jugadas en su totalidad, los mejores ocho avanzarán a un cuadrangular final, instancia de la que saldrá el primer ascendido del año. El segundo cupo se definirá en un partido entre el subcampeón del Torneo y el mejor posicionado en la reclasificación. El Cúcuta Deportivo también comanda esa tabla. Así las cosas, todavía hay dos cartuchos disponibles parfa el ascenso, si es que no se moja alguno de los dos -o los dos- en lo que resta de campeonato.

Un promedio de envidiar

Como si estuvieran calcadas para el Cúcuta Deportivo, tanto la tabla de posiciones como la de reclasificación le sonríen. Y es que en ambas estadísticas lo rojinegros son líderes indiscutidos con 40 unidades, mientras que el Deportivo Pereira y el Unión Magdalena tiene 30 y 29, respectivamente. En otras palabras, rumbo a la A los motilones tienen una ventaja de tres victorias y un empate respecto a sus actuales rivales de peso. 

Pero los números positivos no solo se ven reflejados en los puntos, si no en las estadísticas en general del cuadro fronterizo, que van más allá de lo regular. Y son precisamente esos números los que respaldan la gran campaña de un equipo al que sus jugadores identifican como una familia. 

Los rojinegros son los más goleadores de la B con 32 tantos a su favor con una diferencia de 23; el segundo es el Pereira con 25 dianas. Así mismo, lo rojinegros tienen un 75% de efectividad en lo que va corrido del Torneo, con 12 victorias en 16 encuentros jugados, cuando los demás fueron empates.

La seguridad viene desde atrás 

Cúcuta es un equipo compacto y equilibrado. Y eso es fácil de confirmar al remitirse al número de goles que ha recibido. Han sido tan solo nueve en lo que va del año, un número menor teniendo en cuenta que hay equipos que han sufrido hasta 24 goles, como lo es el caso del Universitario de Popayán, del Valledupar y del Cortuluá.

Pero esa cifra tiene nombre propio: Juan Camilo Chaverra, el hombre que, en gran medida, ha sido el responsable de que los motilones no hayan conocido aun la derrota. 

Por eso no es casualidad que tan buen promedio se disparara desde la llegada de este hombre al onceno titular. 

Chaverra era hasta el final del 2017 la segunda opción en la portería. Pero luego de la salida del arquero Mauricio Mafla, sumado a la confianza que le brindó Pusineri, el cancerbero ha convertido la portería motilona en un verdadero fortín; como muestra de ello, en el partido del lunes lo reafirmó. Pues bien, en el 1-0 ante el Quindío Chaverra salvó la portería rojinegra en al menos cinco oportunidades claras; cinco disparos que de concretarse habrían derrumbado el imperio de invictos construido hasta ahora. Dichas salvadas se dieron en momentos en que los rojinegros flaqueaban en defensa y los locales elaboraban incisivos ataques por las bandas. Pero los tantos no lograron materializarse, y Juan Camilo se llevó todo el mérito. 

Un rival como Barranquilla

En ese sentido, el equipo motilón deberá mantener su racha positiva en la lucha por la máxima categoría. El próximo rival en ese camino será el Barranquilla, que llegará al estadio General Santander el próximo martes (7:45 p.m.) para intentar arrebatarle el invicto a los locales.

El equipo caribeño tiene actualmente la posición número 14 de la tabla de posiciones y llega con la esperanza –y la necesidad- de empezar a sumar en esta carrera, que todavía tiene mucha tela por cortar.

Image
Jeider Rúa Giraldo