Escuchar este artículo

Hincha del Cúcuta Deportivo: Mi pasión por los rojinegros no tiene límites

Miércoles, 6 de Febrero de 2019
María Marín es una fiel seguidora del equipo, desde hace 50 años.

Un título profesional en 2006, un subcampeonato en 1964, cuatro ascensos a primera división (95-96, 2005, 2015 y 2018) y una fantástica campaña en la Copa Libertadores edición 2007, son algunas de las tantas proezas que ha vivido María Dellanira Marín de Gutiérrez. Ella es hincha del Cúcuta Deportivo desde 1959, cuando llegó a la capital nortesantandereana.

De 80 años, Marín es reconocida por una gran cantidad de hinchas cucuteños que asisten a la tribuna sur del estadio General Santander cada fin de semana. Allí siempre se le ve con su camisa rojinegra, su bandera, un cojín, bufanda y tenis, todo relacionado con el equipo, alentando al once motilón de sus amores.

Gane o pierda, ella es feliz viendo al ‘doblemente glorioso’ y más este año que el equipo volvió a la máxima categoría del fútbol colombiano y pudo obtener su abono para no perderse ningún partido de la campaña.

El inicio de una pasión

Para esta mujer, haber nacido en Olaya, Antioquia, no fue un impedimento para serle fiel al conjunto del cual se enamoró. Fue hace 45 años, en 1974, cuando Marín, después de haber llegado a Cúcuta, sintió que el equipo que la había flechado era el motilón. Desde ese entonces, no para de ir al estadio para acompañarlo en cada fecha.

“Lo más importante de ser hincha del Cúcuta, es que hay que serle fiel en las buenas y en las malas, y aquí nos caracterizamos por eso”, dijo.

Añadió que, “por lo menos, yo soy una de las que nunca falta al estadio. Allá muchos me conocen y saben que siempre estoy en primera fila, vaya bien o vaya mal”.

Hacer presencia en el estadio desde hace cinco décadas le ha servido a Marín para ver a muchos jugadores defender los colores del equipo. Entre los que más recuerda son Sergio Santín, Faustino Asprilla, Arnoldo Iguarán, Robinson Zapata, Blas Pérez, Macnelly Torres y Jhonatan Agudelo.

Le puede interesar Cúcuta es un equipo humilde y trabajador: Chica

La hincha del 2006 

Hace 13 años, esta seguidora de la amada rojinegra tuvo un gran reconocimiento por ser la hincha más fiel del equipo en 2006, con su llamativo atuendo.

Marín se ganó camisas, afiches, entre otros implementos del equipo, por participar en un concurso de un almacén, con su cara pintada de rojo y negro, su camisa, la bandera, su sudadera oscura y alpargatas, lo cual logró convencer a los jurados y ser nombrada como la mejor de todas.

“Es que yo soy una verraca, mi pinta, mis ganas de cantarle al equipo y mi actitud, me hicieron acreedora de ese premio; ojalá vengan más (entre risas)”, indicó.

Además de eso, tiene un balón original firmado por todos los jugadores del equipo que estuvieron en la campaña 2016, el cual se ganó luego de una entrevista que le hicieron en el estadio. Todo un tesoro para cualquier seguidor de los motilones.

De la cuna al cajón 

Ser del Cúcuta Deportivo es algo con lo que se nace, se crece y se muere, sostiene esta hincha motilona. Por eso, cuando le llegue el momento de partir, quiere que la entierren con una bandera de color rojo y negro, los mismos por los que ha vibrado durante 50 años.

“Cuando yo me muera, yo quiero que mi cajón lo pinten de rojo y negro igual que mi corazón”, indicó Marín, que además, añadió que, no quiere que la lloren cuando parta de este mundo, pues ella nació del indio y este es felicidad. ¡Toda una motilona!

Image
Rito Julio Patiño Echavarría