Escuchar este artículo

¿Llegará un nuevo equipo de fútbol a Cúcuta?

Jueves, 7 de Enero de 2021
Juan Carlos Restrepo, dueño del Real Sincelejo y padrastro de James Rodríguez, estuvo exponiendo su proyecto deportivo en la ciudad.

La idea de traer un nuevo equipo a la ciudad tras todos los problemas que atraviesa el Cúcuta Deportivo, que a la fecha no tiene reconocimiento deportivo, está en proceso de liquidación y se encuentra desafiliado de la Dimayor, no parece ser tan descabellada para la autoridades locales. 

Desde el pasado mes de diciembre, se conoció un fallo del Consejo Superior de la Judicatura, en la que ordena al Ministerio del Deporte devolverle el reconocimiento deportivo al equipo profesional Real Sincelejo y a la Dimayor afiliar al club como un afiliado Clase B. 

Este equipo, que es representado por Juan Carlos Restrepo, padrasto de James Rodríguez (quien no tiene nada que ver con el equipo), no ha podido iniciar a jugar por diferentes líos jurídicos en los que está implicado el equipo Depor FC hoy en día Atlético FC, quien jugó con el NIT del Real Sincelejo. 

Restrepo tiene el proyecto en Ibagué desde el 2015 con el club Tolima Real, con el que esperaba incursionar en el fútbol profesional. Todo el engorroso problema judicial impidió que se diera la llegada del nuevo equipo al rentado nacional, pero ahora parece ver una oportunidad en Cúcuta. 

A la espera de afiliación

Restrepo espera que la División Mayor del Fútbol Profesional Colombiano lo afilie como lo ordena el fallo. De darse este hecho, el equipo entraría a jugar en la segunda división, anteriormente conocida como la B. 

El dirigente sostuvo antier y ayer una reunión con Oscar Montes Ararat, director del Instituto Municipal de Recreación y Deportes (IMRD) quien lo invitó para escuchar su proyecto. 

“Estuvimos en una reunión escuchándole su proyecto. Fue una invitación de reconocimiento para explorar y/o evaluar la posibilidad de tener fútbol profesional en la ciudad como lo ha expresado el alcalde Jairo Yáñez. Estamos trabajando, buscando soluciones. Aún no se ha concretado nada”, afirmó Montes. 

¿Un nuevo rojinegro?

En diálogo con La Opinión el pasado diciembre, Restrepo afirmó que “Cúcuta es una ciudad envidiable desde el punto de vista deportivo, por su afición por el amor de los ciudadanos por el fútbol y el Cúcuta Deportivo y en ese sentido para mí es un privilegio llegar a Cúcuta con el respaldo de la ciudadanía de las fuerzas vivas quisieran o quieran a bien que estemos allá, nosotros estaríamos más que complacidos a escuchar en torno a una ciudad con la tradición futbolística de Cúcuta”. 

De igual forma comentó que su idea es tener un equipo que a dos o tres años ascienda a la primera división y ahí luche por cosas importantes. 

“Tiene un proyecto interesante, de reconocimiento nacional, desea traer todo lo que tiene en Ibagué y replicarlo en la ciudad con escuelas de formación deportiva, categorías mayores y demás. Su pensado es estar dos años en la B y de ahí apostar a un ascenso a la primera división mientras se consolida de manera deportiva, financiera y económica”, comentó el director del IMRD. 

En la misma conversación que tuvo Restrepo con este medio, aseveró que el lema del proyecto “es que haya sentido de pertenencia, el cual se logra si vinculamos a los cucuteños, al talento de la región de tal manera que ese talento sea la columna vertebral de un proyecto joven con ambición”.

¿El nombre?

En el llegado caso de que se diera la afiliación de la Dimayor y pudiera empezar a jugar en la B en febrero, Montes contó que tendría el apoyo para jugar en la ciudad. 

“De llegarse a dar, jugaría con los colores de esta tierra y el nombre haría alusión a esta región. De consolidarse sería un equipo naciente, que esperamos apoyar y que tenga el cariño de la ciudad”, dijo. 

¿La gramilla del General?

Uno de los impedimentos para que el Cúcuta  Deportivo jugará en el segundo semestre del 2020 en la ciudad fue el pésimo estado del gramado que ya cumplió su vida útil, según informó la empresa Paisajes y Jardines, quien es su responsable. 

A principios de diciembre, se adelantaron unos trabajos para alargar la vida útil y en llegado caso de que se iniciase el campeonato, se pudiera jugar fútbol profesional en el terreno. 

“La cancha está disponible. Se le alargó su vida útil hasta finales de junio. En llegado caso de que no se juegue fútbol profesional, se inicia el cambio de la gramilla a principios de febrero. De darse, se hablaría con el equipo que la esté usando para hacer el cambio a mitad de año”, dijo Montes. 

¿Y el Cúcuta Deportivo?

El conjunto rojinegro continúa sin reconocimiento deportivo, tiquete que le permite acercarse a la Dimayor para buscar una reafiliación. En esa tarea, el liquidador Arturo Acosta Villaveces continúa trabajando. 

“El respaldo de la administración se mantiene. Es completo, absoluto, total. Seguiremos acompañando al liquidador en todo lo que necesite. Estamos esperando que resuelve”, subrayó Montes Ararat. 

Asimismo, señaló que en la ciudad podrían jugar dos equipos. 

“Cúcuta siempre ha estado rezagada en cuanto a equipos profesionales. Hay ciudades con 4 o 5 equipos. No podemos ser ajenos a eso. Queremos tener y podemos tener perfectamente un proyecto deportivo de la mano de Restrepo y estamos a la espera y seguimos acompañando al liquidador”, aseguró.

Al mismo tiempo, en Bogotá se encuentra la tutela presentada por Édgar Cortés, la cual busca tumbar el proceso de liquidación judicial por una presunta falta al debido proceso. Esta se resolvería en las próximas semanas. De fallar a favor de Cortés, se da reversa a todo lo sucedido, incluyendo que José Augusto Cadena volviera a las dirigir al equipo que muy seguramente se lo llevaría de la ciudad, por la mala relación con las autoridades. 

De momento, nada es concreto. Lo único seguro es que la Dimayor continua con sus planes de iniciar la Liga con 19 equipos y el Torneo  (segunda división) con 16.