Escuchar este artículo

Motilonas empatan ante las lideresas, en casa

Miércoles, 7 de Marzo de 2018
Para el segundo tiempo, el juego se vio truncado lo que no permitió a ninguna de las escuadras llevarse los tres puntos.

Tras cinco partidos jugados, el Cúcuta Deportivo femenino volvió a empatar en el General Santander. 

Tras un 1-1 definitivo ante Alianza Petrolera -que comanda la Liga (11)-, las motilonas suman en la competición cinco puntos, que las deja provisionalmente en la cuarta posición de la tabla.

En el arranque del partido, el equipo de Barrancabermeja empezó proponiendo en ataque, aunque el Cúcuta Deportivo supo responder con presión desde el medio campo y no les permitió acercarse a los predios dirigidos por el técnico Giovanni Espalza.

Las comandadas en la cancha por la paraguaya Fany Gauto jugaron el encuentro con una formación más defensiva que la vista en los cuatro partidos que ha jugado por la Liga Águila femenina. Espalza dibujó un 4-3-2-1, que por momentos le jugó en contra a las locales.

Sobre el minuto 10, y luego de un contragolpe, la misma Gauto avisó al encontrarse cara a cara con la portera visitante Andrea Tovar. La rojinegra intentó disparar un globo que acabó en las manos de la cancerbera.

En gran parte del encuentro, por la formación, Fany Gauto se vio casi sin opciones en ataque por la fuerte marca que por momentos se le vio hasta triplicada. Aun así fue una las destacadas del encuentro, con varias opciones claras de gol, pero la imprecisión volvió a ser protagonista.

El primer gol del partido lo celebraron las visitantes sobre los 25. Tras un error de Greysi Galvis, logró concretar Estephania Espinales. El descuento se vivió tan solo ocho minutos después por medio de Yuriana Ávila que remató desde fuera del área para poner a celebrar el General Santander, antes de ir al descanso.

Para el segundo tiempo, el juego se vio truncado en medio campo lo que no permitió a ninguna de las escuadras llevarse los tres puntos.

Tras el 1-1, las locales dejaron buenas sensaciones. Pero también quedó claro que hicieron falta las sustituciones -que nunca llegaron para las cucuteñas- para oxigenar el juego.

 

Image
Jeider Rúa Giraldo