Motilones se ganan un empate de locales

Domingo, 25 de Febrero de 2018
Un penalti errado y varias opciones claras de gol justificaron el marcador 1-1 en el General Santander.

Jugando el partido de la fecha 3 del Torneo Águila, el Cúcuta Deportivo, de local, no pudo pasar del empate ante Fortaleza CEIF, en un encuentro que pintaba desde el inicio como una victoria para los de la frontera, que llegaban de empatar (1-1) ante el Barranquilla FC.

Un penalti errado y varias opciones claras de gol tiradas a la línea de meta justificaron el marcador 1-1 en el General Santander.

Aunque el equipo visitante apeló a la defensa y a las jugadas de contragolpe, las opciones de ganar para el onceno motilón estuvieron latentes, pero las dudas en los últimos 25 metros de cancha reflejaron el marcador final.

Un recital rojinegro

La tribu motilona salió a darlo todo desde el primer tiempo. Como ya se le conoce en el torneo de ascenso, los motilones no juegan a defenderse.

Las primeras propuestas en ataque fueron de los dirigidos por Lucas Pusineri, que por medio del argentino Cristian Marcelo Álvarez buscaron ponerle acción al marcador. No había pasado el minuto cuatro cuando el exBoca Juniors, de pelota quieta, sacó un disparo al ras de piso que pasó rozando el palo del cancerbero visitante dando el primer aviso.

Los primeros quince minutos del encuentro fueron un recital del Cúcuta Deportivo, que recibió a un equipo que llegó a defenderse formando una doble línea de cinco en su propio campo y que apeló a los contragolpes para rescatar el empate.

Pasado el minuto 20, se vivió un juego enredado la mitad el campo con un Fortaleza que intentaba reaccionar por medio de un contraataque sin conclusión efectiva organizado por el lateral Sebastián Osorio, hermano de la tenista María Camila Osorio.

Fue un primer tiempo en el que el arquero motilón Juan Camilo Chaverra pudo contener los contraataques de los de Zipaquirá, y donde Harrison Mancilla y Diego Chica ganaron protagonismo orquestando el ataque, valiéndose de pases incisivos para desarmar el esquema defensivo, aunque como en todo el partido, la falta de precisión en el último tramo primó.

La más clara de la primera parte la tuvo el mismo Cristian Álvarez, que sobre el minuto 30, con una jugada de fantasía se sacó un sombrero para Camilo Blanco y remató a puerta un balón que rebotó en el travesaño. 

Falta de eficacia

Para el segundo tiempo los motilones siguieron en la misma tónica, y a los seis minutos de volver a la cancha, el general Santander pudo celebrar con el tanto de Jhonny Mostacilla, que puso la victoria parcial luego de un tiro de esquina ejecutado por Cristian Álvarez.

En el 61, el encuentro pudo haber sido sentenciado cuando el árbitro decretó penal en el área visitante. Sin embargo, Jonathan Agudelo desperdició la oportunidad con un remate que pudo adivinar Andrés Hernández.

Aunque el ataque rojinegro fue prometedor, el segundo gol nunca llegó. Agudelo tuvo nuevamente en sus pies el balón del aumento tras una gran jugada individual (69’) que acabó con la esférica en la linea de meta.

Luego, como se dice popularmente: ‘el que no las hace, las ve hacer’, y fue precisamente lo que le pasó al conjunto local. Tras desperdiciar sus oportunidades, llegó el gol del descuento por la vía de Jhonatan Urrutia (78’), que puso a celebrar a Fortaleza. 

Las sustituciones llegaron para los rojinegros, pero el 1-1 fue definitivo y se perdieron dos puntos que pudieron estar asegurados desde el primer tiempo. 

A seguir sumando

Tras el pitido final, el equipo tendrá su tiempo para reflexionar sobre lo ocurrido en un encuentro al que asistieron unas 9.000 personas que se fueron a casa con una sensación agridulce.

El cuadro motilón ya suma dos empates y una victoria en lo que va del Torneo Águila. En la fecha cuarta, que se jugará el próximo 4 de marzo (3:30 de la tarde), los motilones visitarán a Llaneros en el estadio Manuel Calle Lombana en busca de tres puntos valiosos para devolver la confianza.

Image
Jeider Rúa Giraldo