Escuchar este artículo

Paternidad y violencia: así fue la última victoria del Cúcuta en Bucaramanga por Liga

Lunes, 26 de Octubre de 2020
Han pasado 13 años desde el último triunfo rojinegro en el Alfonso López por campeonato de primera división. 

Una nueva edición del Clásico del Oriente Colombiano en Bucaramanga se avecina y el recuerdo de la última victoria del Cúcuta Deportivo, por Liga, trae recuerdos a los cientos de hinchas rojinegros que viajaron a la capital del Santander el 23 de septiembre del 2007, quienes presenciaron un triunfo que estuvo marcado por la violencia. 

Aquel clásico era el cuarto del año y el cuarto que ganó el equipo rojinegro de Jorge Luis Bernal, quien meses antes había hecho historia al ser semifinalista de la Copa Libertadores con el único de los equipos que ha sido campeón. 

El juego que se disputó por la fecha 10 de la Liga-II fue para los motilones con un marcador de 2-1, gracias a los tantos del boliviano Diego Aroldo Cabrera al minuto 33 y de Alex del Castillo al 67’. Por los bucaros marcó Víctor Danilo Pacheco al 56.

Aquella tarde el Cúcuta formó de la siguiente manera: Leandro Castellanos; Elvis Rivas, Julián Hurtado, Roberto Peñaloza, Elvis González; Dumar Rueda, Nelson Flórez, Alex del Castillo, Macnelly Torres; Víctor Cortés y Diego Cabrera. En la segunda parte ingresaron Lionard Pajoy, Lin Carlos Henry y Charles Castro. 

Mientras que el Bucaramanga de Eduardo Retat saltó a la cancha con Willers Valencia; Iván Garrido, Alexis González, Braynner García, Marino García; Luis Lugo, Jeison Chacón, Andrés Sarmiento, Víctor Pacheco; Julio Caicedo y Edwards Jiménez. Como cambios entraron Eudalio Arriaga, Edinson Pinzón y Sherman Cárdenas.   

El juego que fue recio y fuerte como habitualmente es esta clase de partidos, quedó para la historia por la violencia dentro y fuera del estadio. 

“Los ánimos dentro del estadio se calentaron cuando un grupo de hinchas de la tribuna sur alta recorrieron más de 100 metros en medio del terreno de juego para robar un trapo del Cúcuta y luego regresar campantes a sus sillas, donde además tuvieron tiempo para responder a la policía y herir a varios agentes del orden”, así registró La Opinión el famoso robo de una bandera a la barra popular del fronterizo ocurrido en ese encuentro. 

Este hecho, sucedió, en parte, como un retaliación de los barrista del Bucaramanga quienes una semana antes habían sido víctimas del robo de un trapo en el General Santander. 

“En las afuera del estadio la situación era caliente. La Policía reportó en controles viales a siete buses que venían con hinchas del Cúcuta, en pleno Alto de los Padres, el triste hallazgo de tres dagas, 10 cuchillos, marihuana, y pólvora”, narraba la crónica de dicho encuentro.  

Además de esto, este medio registró que hubo dos heridos con armas de fuego en inmediación del estadio. 

Si bien estas situaciones llevaron a estigmatizar a las barras, el año pasado el comportamiento en Cúcuta fue ejemplar, en el que las dos agrupaciones tuvieron un pacto de paz con el fin de la sana convivencia en el fútbol. 

Después de ese partido se jugaron cuatro más por Liga ya que desde 2009 hasta 2015, el Bucaramanga jugó en segunda división coincidiendo con el Cúcuta en la B en el 2014. En el 2015 el motilón estuvo en Liga pero caería al Torneo a fin de año, justamente cuando el Bucaramanga regresaba. Fue hasta 2019 que volvieron a coincidir tras el ascenso de los rojinegros en el 2018. 

Los cuatro encuentros jugados en el Alfonso López en el 2008 y en el 2019 (por Liga), tres fueron ganados por el leopardo y hubo un empate. 

 

Image
La opinión
La Opinión