Supersociedades insiste por tercera vez en embargo sobre la 'ficha' del Cúcuta Deportivo

Jueves, 22 de Abril de 2021
La Dimayor ha mantenido el discurso de que el derecho de participación, también conocido como ficha, no tiene ningún valor económico. Supersociedades le responde.

La constante negativa por parte de la División Mayor (Dimayor) para acatar la medida cautelar de embargo de los derechos del Cúcuta Deportivo ante la misma entidad, ha llevado a la Superintendencia de Sociedades a insistir por tercera vez en esta orden, tras resolver una reposición instaurada por el ente rector del fútbol profesional en el país. 

La Dimayor, que decidió desafiliar al equipo rojinegro el pasado 25 de noviembre, ha mantenido la postura de que el elenco de 96 años de historia ya no es poseedor de ninguno de los derechos, entre ellos los económicos y el de afiliación, popularmente llamado ficha.

“Recursos extemporáneo”

Bajo esa postura, el presidente Fernando Jaramillo decidió interponer un recurso de reposición en contra del auto del pasado 11 de marzo, en el que la Supersociedades insistía en el embargo de los derechos del Cúcuta ante la Dimayor. 

Como respuesta, la Superintendencia le afirmó a la Dimayor que la decisión de embargo contenida en el auto del 11 de marzo, no es más que “la insistencia a una decisión que se encuentra en firme” proferida en la audiencia del 11 de noviembre de 2020, día en el que se decretó el inicio del proceso de liquidación judicial. 

La Supersociedades recordó que en el acta de aquella audiencia, no hubo ningún recurso en su contra, hecho que lleva a que la medidas “se encuentra en firme y cualquier recurso contra el mismo solo podría ser tachado de extemporáneo”. 

Contraargumentación a la Dimayor

De igual forma, la entidad vigilante respondió a la Dimayor un escrito en el que exponía las razones en donde aduce la imposibilidad del embargo. 

En uno de los puntos del escrito, la División Mayor señala que el derecho de afiliación es un derecho personalísimo que no tiene valor económico, ni se estimaba con dinero. 

“Los derechos personalísimos son inherentes al ser humano, razón por la cual no puede predicarse dicha condición de un derecho de afiliación a una corporación, que para el presente caso es una relación contractual entre dos personas jurídicas, una de carácter civil que ejerce actividades mercantiles como es la Dimayor, y otra de naturaleza comercial como lo es la sociedad Cúcuta Deportivo Fútbol Club S.A. en Liquidación Judicial”, respondió la Supersociedades.

Al argumento de que no tiene valor económico, la Superintendencia refutó citando el artículo 13 de los estatutos de la Dimayor, en el que se establece un valor  de 5.550 o 10.000 salarios mínimos mensuales dependiendo de la categoría, para obtener un derecho de afiliación.

Este estatuto dio la posibilidad para que la Superintendencia recordara que los derechos personalísimos “no son susceptibles de medición económica, no son objeto de ningún tipo de transacción o enajenación económica”. 

Del mismo modo, señaló que la afiliación a la Dimayor no es “vitalicio, innato, inherente e irrenunciable” puesto que en sus estatutos se establecen requisitos de afiliación y se contemplan suspensión y perdida del mismo. 

“La afiliación si vale”

A la afirmación de la Dimayor que la afiliación no tiene valor económico, la Supersociedades volvió a recurrir a los estatutos para señalarles que efectivamente establecen un valor. 

“Si constituye un intangible, que por motivo del paso del tiempo y del mercado generó una valorización, la cual Dimayor, le da un valor de acuerdo a sus estatutos de 10.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes”, dijo la entidad que aceptó al Cúcuta Deportivo en 2012, para iniciar el proceso de reorganización empresarial en 2013. 

Vale la pena recordar que el liquidador Arturo Acosta Villaveces expuso que el Cúcuta Deportivo recibió por parte de la Dimayor una suma de 21 mil millones de pesos en los últimos cinco años, dineros otorgados por ser un afiliado. 

La Supersociedades también advirtió que “los clubes deportivos pertenecientes a la Dimayor que no tuvieron que hacer pago alguno por su derecho de afiliación no pueden incluir en su información financiera este intangible” y de hacerlo, se procedería a revisar ajustes de contabilidad y de ser necesario, imponer sanciones. 

“Trato discriminatorio”

La Superintendencia señaló que el hecho de entrar al proceso de liquidación judicial no conllevaba como única opción a la desafiliación, como no se hizo con el Deportivo Pereira que también se encuentra en el mismo proceso. 

“Corpereira, quien a pesar del proceso de liquidación judicial ante el Juzgado Primero Civil del Circuito, es decir en idéntica condición jurídica de la aquí concursada, no perdió en ningún momento su calidad de afiliado, lo que deja ver en contraste un trato diferencial e incluso discriminatorio en el caso que nos ocupa”, subrayó la entidad vigilante.

“El embargo no puede desconocerse”

Como conclusión, la Supersociedades expresó que el Cúcuta Deportivo S.A en Liquidación Judicial es el titular de un activo que se denomina derechos de afiliación. 

“En razón a que la ficha o derecho de afiliación está embargado desde el día 11 de noviembre de 2020, no puede desconocerse ni por parte de la asamblea de afiliados de la Dimayor, ni por su Presidente, ni por parte de ninguna persona pública o privada, la fuerza ejecutoria que tiene la orden judicial impartida por parte de la Superintendencia de Sociedades como juez de insolvencia”, concluyó. 

Por ello insistió por “tercera y última vez” a la Dimayor a través de su presidente, acatar inmediatamente la medida cautelar. 

De no hacerlo, Jaramillo incurriría en una sanción de hasta 200 salarios mínimos legales mensuales vigentes. 

Con esta acción se busca preservar ese derecho del Cúcuta que le significa, basándonos en el artículo 13 de la Dimayor, una suma de superior a los 9 mil millones  de pesos que le servirían al liquidador para pagar a su masa de acreedores. 

También puede interpretarse como una acción que resguardaría un cupo de participación. que no puede ser ocupado por otro equipo. 

Rumores han indicado que la Dimayor estaría dispuesta a concederle un espacio con otro equipo a José Augusto Cadena, expresidente que generó la crisis que vive hoy el Cúcuta. 
 

Image
La opinión
La Opinión