Escuchar este artículo

Abandonaron los malos pasos y ahora andan en los buenos

Lunes, 17 de Junio de 2019
Los miembros de Asoexres hasta hace apenas unos años, eran delincuentes en las calles de Cúcuta.

Bueno, en realidad hace años ni siquiera tenía en mi mente un trabajo diferente. Las empresas, la sociedad no daban oportunidades y por eso a muchos nos tocó andar en el mundo de la delincuencia, contrario al oficio legal que cada uno soñamos.

Las palabras salen de la boca de Carlos Olmedo Cortés, un hombre de contextura delgada, tez morena y pelo canoso,  que purgó una condena en la cárcel Modelo de Cúcuta y que por muchos años trasegó en Cúcuta en el mundo del delito.

Hoy tiene 58 años, padre de dos hijos, y es el representante legal de la Asociación de exdelincuentes por la rehabilitación social (Asoexres). Así como lo leen, las 35 personas que forman parte de esta organización, ahora legal, hasta hace apenas unos años eran delincuentes en las calles de Cúcuta.

Por distintos motivos, los miembros de Asoexres hicieron parte del hampa local en bandas de atracadores, asaltantes de residencias, hurto a mano armada, y otros estaban al servicio del narcotráfico, una fachada nada atractiva para una asociación que da los primeros pasos en la legalidad.

Al hacer balance de los malos pasos en los que andaban, Olmedo reseña que por muchas causas cayeron en el mundo del delito: situación económica, las drogas, el licor e, incluso, por desamores.

Aunque la idea de la asociación surgió años atrás, fue solo hasta este año que empezó a mostrarse. Llegó un momento en que nos dimos cuenta que los errores que cometimos no nos condujeron a nada bueno, por el contrario, con cada día que pasaba nos hundíamos más en el lodo, y fue entonces que nos reunimos y decidimos firmar un pacto para dejar el delito atrás, dijo Olmedo.

La familia, los hijos, fueron el motivo principal que nos sedujo a abandonar los malos pasos. No podíamos seguir mostrando el mal ejemplo, ello nos dio fuerzas crear nuestra propia empresa, luchar por ella y demostrarle a la sociedad que queremos aportarle cosas buenas, dijo Juan Fernando Rivera Moreno, otro miembros de asoexres.

Él dice que la iniciativa de asociarse va de la mano con el proyecto de ayudar a embellecer a Cúcuta. Si en alguna oportunidad le hicimos daño a la ciudad ahora se lo queremos resarcir con nuestro trabajo.

Los primeros pasos hacia la legalidad los dieron con la apertura de una zapatería en el barrio Arnulfo Briceño, en la que unos cortaban suelas, otros diseñaban modelos y otros cosían. Sin embargo, este intento tuvo su tropiezo porque la industria del calzado está muy competida en la ciudad y además en crisis, dice Olmedo.

Pero no se dieron por vencidos, también, en la asociación habían otros talentos con otros artes por explotar, como la albañilería, mantenimiento de escuelas, escenarios deportivos, embellecimiento de zonas verdes, jardinería, aseo en general, etc.

No ha sido fácil para asoexres vender la idea de que un grupo de exdelincuentes ahora están reunidos para hacer cosas buenas por la ciudad. Eso lo tenemos claro  y por eso ahora estamos en la tarea de mostrarnos en otros oficios, como el de embellecimiento de zonas verdes, que las hacemos de manera gratuita en compañía de nuestras esposas e hijos, dijo José Antonio Meneses castilla, otro miembro de asoexres.

Él decidió abandonar el tren de vida que llevaba en el bajo mundo para dedicarse a las cosas productivas. Estamos pidiendo a las empresas que nos apoyen, porque no vamos a volver a la vida que traíamos. A la sociedad quiero pagarle por mis errores haciendo cosas buenas para la ciudad.

A pesar de que el apoyo hasta ahora ha sido esquivo, Olmedo dice que no se van a dar por vencidos. Por empezaron a tocar puertas en Cúcuta en la empresa privada, en la alcaldía, la gobernación, a fin de que se nos tenga en cuenta.

Cuando decidimos dejar de ser delincuentes lo hicimos convencidos de que podíamos ser útiles a Cúcuta, también de que iba a ser dificil convencer de nuestras intenciones, “preo créame, ninguno de los que hoy conformamos asoexres ba a retroceder, porque de por medio están ahora nuestras familias, que nos están apoyando en esta nueva empresa que creamos”.

De hecho, hemos tocado puertas hasta en Bogotá, buscando que entidades del Gobierno Nacional, como el Departamento para la Prosperidad Social, INNpulsa, Cancillería, el mismo Sena y las entidades de gobierno de Cúcuta escuchen nuestra propuesta, dijo Olmedo.

La sede de Asoexres es la calle, porque no tienen una en dónde reunirse a planear las tareas y las brigadas que están adelantando de manera gratuita en distintos sitios de Cúcuta.

Olmedo dice que lo que tienen en mente en el corto plazo es tener sede propia y para ello exhortaron al alcalde y al gobernador a que les tiendan la mano. “Si esto ocurre estaremos dando un paso definitivo y firme por los buenos pasos, esos que nos han sido hasta ahora esquivos y por los que estamos luchando”.

Image
La opinión
La Opinión