Formulario de búsqueda

-
Domingo, 24 Enero 2016 - 1:05am

Abuelos cucuteños mantienen vivos los juegos tradicionales

El trompo, la coca y las canicas no han muerto, gracias a los comerciantes de juegos autóctonos en el centro. 

Rodrigo Sandoval
En la calle 13, en pleno centro de Cúcuta, el trompo, el yoyo y las metras tienen un ligar mágico.
/ Foto: Rodrigo Sandoval

Ninguno recordó, exactamente, cuándo fue la última vez que puso a bailar un trompo; sin embargo, todos están juntos, volviendo a ser niños, rememorando el pasado.

Son las 10:00 de la mañana, del jueves, y algo empieza a llamar poderosamente la atención de los transeúntes y conductores que pasan por la avenida séptima con calle 13, en pleno centro de Cúcuta. Son varias figuritas de palo, pintadas como la bandera de Colombia que giran sobre su punta metálica, bajo un sol radiante.

Para los curiosos, es raro que haya trompos girando en la avenida séptima, una de las más congestionadas de la capital, pero lo curioso es ver que dos viejos, de más de medio siglo de vida, estén divirtiéndose tanto con ese juguete.

En ese sector vivió Carlos Celis Carrillo, exsenador de la República. Si estuviera ocurriendo en aquella época, hace más de 50 años, fuese normal, porque era una calle polvorienta y tranquila, donde en vez de carros había niños.   

-¿Cómo fue posible que tan macondiana escena de viejos jugando trompo se hiciera realidad?

(El yoyo se juega más al estilo de exhibición. Es menos competitivo.)

Poco antes de que los objetos giraran,  Edilberto Ruiz, dueño de un pequeño almacén de juegos autóctonos, llamado El Tejista, habló de lo mágicos que resultan sus juguetes. Aunque tiene 65 años, nos reta, diciendo que con sus trompos puede divertir a chicos y grandes.

Para probarlo, desenreda unos trompos, unas cocas, varios paquetes de metras y unos yoyos que tiene en exhibición. De paso, desafía a los presentes, y a toda la gente que pasa por la calle, diciendo que el trompo, las canicas, el parqués y los otros juegos ancestrales que comercia, no han muerto.

De inmediato incita a jugar una partida: presentes están su nieto, el joven Richard Fernando y Álvaro Carreño, de 67 años, que según dice, es la leyenda del minitejo. La alegría de Edilberto, Álvaro y Richard Fernando parece florecer cuando se animan a enrollar y a tirar, cada uno, a sus bailarines juguetes de madera.

(La alegría de ver bailar trompos fascinó a Rosabel Ortiz. Dice que le gustan todo tipo de juegos autóctonos desde que era niña.)

“Me acuerdo cuando hacíamos campeonatos en el barrio Cundinamarca y jugábamos a darle una vuelta a la manzana arrastrando un trompo”, rememora la leyenda del tejo local, quien con gran esfuerzo y apretando los labios, ruega para que su trompo, algo tatareto, coja estabilidad y baile sobre su mano.

Ya comenzada la exhibición, conductores y transeúntes parecen absorbidos por el encantador baile de los pequeños conos de palo. También los conmueve que quienes juegan son un par de viejos.

Ver los trompos girar y la sonrisa a desparpajo de todos hacen que Raúl Triana, taxista hace 46 años, hunda el pie derecho en el freno del Chevrolet Spark y se recueste en el volante de su carro, casi hipnotizado.

-¿Quiere jugar?, aproveche y se echa el tirito, grita Edilberto al taxista.

-Bueno, yo me bajo, pero qué apostamos si les gano, responde Triana. (Sueltan una carcajada)

Ya con otra persona la partida se empareja. Son cuatro jugadores y se pueden repartir por equipos de dos. El juego consiste en tirar un trompo dentro de una moma, que es círculo pintado con tiza, llevarlo a golpes, con otro, hasta una pared y volverlo a meter en el círculo, explica Richard Fernando.

Aunque lo intenta, a Edilberto el trompo no le quiere ‘andar’, parece que los años han cobrado factura a su potencia y luce lento.

A la leyenda del tejo, Álvaro Carrillo, el trompo no le es estable. Su cintura está tan rígida, que parece partirse con el solo movimiento; y al taxista, el cordón se le embolsa, porque parece que olvidó cómo enrollarlo. Quien tiene agilidad es el nieto de Edilberto, de apenas 16 años.

Rosabel Ortiz, ama de casa y comerciante independiente, que pasa por el lugar, queda embelesada con los trompos. Sin pensarlo, suelta una bolsa de harina pan sobre el andén y se mete en la partida sin pedir permiso.

La mujer, imponente, enrolla el pedazo de madera con gran agilidad y tira acertadamente. Luego hace posar  el elemento giratorio sobre su mano derecha, demostrando que el juego no solo es para los hombres.

Diez minutos después de aciertos y desaciertos,  gana el nieto de Edilberto y las impresiones del juego fueron varias.

—Fue muy divertido, dice Triana. “El juego le hace falta a uno porque el manejo del volante no lo es todo, me faltaba  la diversión”. Revela que quizá hace 40 años no tiraba trompo.

Rosabel señala que le gustan todos los juegos y que enseñó a jugar trompo a sus hijos porque eran muy hiperactivos. “Estos juegos ayudan porque los niños se relajan”.  Cree que hace unos 20 años atrás no tiraba un trompo.

—Álvaro Carreño, 67 años, quien tendría 50 años sin jugar trompo, dice que las costumbres han cambiado tanto que ahora los niños no saben divertirse como los de antes, porque ahora se la pasan solos en su casa mirando el celular.

-Edilberto Ruiz Araque, dueño del negocio, afirma que volver al trompo es retornar a las raíces de una juventud maravillosa. “Desafortunadamente todo eso ha desaparecido por motivo de la tecnología”. El comerciante todas las mañanas se levanta a limpiar su tienda de juegos autóctonos porque dice que mientras viva, no los dejará morir.

(Los juegos infantiles del ayer  son usados como reliquia en los hogares.)

Algunas reglas de cada juego

El trompo: Son variables las reglas. A veces se juega a ir chocando y dejando fuera de juego trompos rivales mientras todos giran. La mayoría de las veces se deja un trompo en un círculo que debe ser arrastrado hasta un punto y devuelto a la moma o círculo.

El yoyo: Su competencia se mide en el nivel de destreza. La vuelta al mundo, pasear el perrito, el columpio y otras figuras de exhibición son las pruebas. Quien logre las mejores figuras gana.

Las metras o canicas: Son diversas las formas de juego. En Cúcuta se solía jugar a la culebrilla o vuelta a Colombia, que consiste en arrastrar una canica con otra a través de un túnel que los jugadores fabrican en tierra. Otra forma de juego es el triángulo, que consiste en ubicar varias metras sobre una figura geométrica y quien logre sacar más metras de esta área, gana.

Jean Javier García

jean.garcia@laopinion.com.co

Periodista Local de La Opinión

Suscríbete y recibe las últimas noticias de La Opinión
Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad

Publicidad
Cúcuta
Artículo

Jóvenes brasileras ayudan a población migrante

Las familias beneficiadas pertenecen al proyecto deportivo Antorchas.

Cortesía
Colombia
Artículo

Las peleas del uribismo con el procurador Fernando Carrillo

La contienda la lideran el presidente del Senado y la senadora María del Rosario Guerra.

Colprensa
Publicidad
Venezuela
Artículo

Embajador de Guaidó en EEUU toma control de tres sedes diplomáticas

El canciller venezolano Jorge Arreaza, denunció la "ocupación forzosa e ilegal" de sus misiones.

AFP
Región
Artículo

Indignación por proceso de desalojo contra hombre en silla de ruedas

La comunidad de Lomitas, en Villa del Rosario, respalda al exsacristán, su vecino desde hace 30 años.

César Obando
Publicidad
Colombia
Artículo

Vicepresidenta: Protestas en Cauca y a favor de la JEP buscan hacer pulso al gobierno

Marta Lucía Ramírez dijo que lo que el país está viendo con el bloqueo de la carretera es inaceptable. 

Cortesía
Colombia
Artículo

Consejo de Estado admitió demanda contra senadores de la República

Una demanda electoral que deja en entredicho actuaciones de 100 senadores.

Colprensa
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Zona verde
Artículo

Niños travestis, la mina de oro de 'las madres'

Una vez enrolados en la prostitución, su retorcido instinto maternal era reemplazado por una conducta de violento capataz.

Internet
Zona verde
Artículo

Expedición Colombia Bio identificó 18 nuevas especies de flora y fauna

La investigación se desarrolló en compañía de científicos del Sinchi.

Colprensa
Publicidad
Colombia
Artículo

Murió José Galat, excandidato conservador a la Presidencia

Falleció en Bogotá, a los 91 años. 

Colprensa
Política
Artículo

En agarrón terminó audiencia de las víctimas por objeciones a la JEP

Hubo y empujones en el Senado. La congresista Ángela María Robledo se enfrentó a varios de los asistentes.

Colprensa
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.