Escuchar este artículo

Adecuarán vía alterna al puente que va a El Zulia

Viernes, 2 de Septiembre de 2016
Se dispondrán $1.000 millones para la adecuación de esta carretera.

Ante la inminente amenaza que representa para la seguridad de los transportadores y pasajeros el deterioro del puente Mariano Ospina Pérez, que comunica a Cúcuta con los pueblos de occidente, el gobernador William Villamizar Laguado se reunió con representantes de los gremios económicos, del Instituto Nacional de Vías y de San Simón, para tomar medidas que eviten un colapso de la estructura.

Villamizar Laguado decretará la emergencia manifiesta para la intervención de la vía alterna a la altura de Urimaco-Termotasajero-San Cayetano, para desviar por esta zona la carga pesada que ya se encuentra represada allí.

La administración seccional dispondrá de $1.000 millones para la adecuación de esta carretera, para no paralizar el tránsito normal de los camiones cargados con arroz, carbón, arcilla y otros productos que son comercializados desde y hacia el norte del departamento.

“Somos conscientes de la importancia estratégica que tiene esta vía para la economía del departamento, por ello, dispondremos de $1.000 millones de pesos que se necesitan de manera rápida, para intervenir y habilitar el paso por Urimaco hacia San Cayetano”, sostuvo Villamizar Laguado.

El tránsito por el puente Mariano Ospina Pérez quedó restringido a  vehículos de menos de 20 toneladas y con el paso de un automotor a la vez.

Gestión de la ANI

La Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) gestionó cerca $2.500 millones para repotenciar la estructura del puente Mariano Ospina.

“La ANI ha venido trabajando en conjunto con el concesionario San Simón, para atender la situación presentada en el puente, que es importante para la conexión del Norte de Santander con la Costa Caribe”, aseguró Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura.

“Con el inicio de las obras de repotenciación se debe tener la restricción de 20 toneladas, además le estamos pidiendo al concesionario un plan de trabajo que indique en qué fechas se deberán hacer los cierres parciales o totales por la estructura, las cuales pueden durar seis meses aproximadamente”, enfatizó Luis Fernando Andrade, presidente de la ANI.

La ANI y el concesionario San Simón hacen un llamado a los trasportadores para que acaten estas medidas y atiendan las indicaciones del personal operativo y controladores de tráfico que se encuentran en la zona, así como de la respectiva señalización.

La Opinión