Escuchar este artículo

Alumnos del Camilo Daza vuelven a clases y esperan por contrato

Martes, 29 de Enero de 2019
Las siete sedes educativas conforman una matrícula aproximada de casi 4.500 estudiantes.

Los casi 4.500 estudiantes de la escuela Camilo Daza comienzan clases este miércoles. “El derecho a estudiar de mis nietos no debe ser violentado por nadie, y menos por el Estado, por un mero puntaje académico o por un documento, que solo es burocracia”, dijo Violeta Sánchez, abuela de dos alumnos del colegio. 

Tras conformarse la unión temporal entre las congregaciones religiosas católicas Scalabrinianos y Claretianos para darle solución a los requisitos exigidos por el Ministerio de Educación, por fin arrancan las clases en las siete sedes educativas.

Aunque aún no se ha firmado el contrato entre la secretaría de Educación municipal y la unión temporal los alumnos retornan a sus actividades.

Lea también Garantizan clases para los 4.300 estudiantes del Camilo Daza

El padre Francesco Bortignon explicó que aún no han firmado el contrato porque están a la espera de un documento, tras un cambio que se dio en Bogotá. Enfatizó que la idea es que los niños no sigan perdiendo más días fuera del colegio.

La Procuraduría Regional, que está haciendo seguimiento del caso, recibió la información sobre el reintegro de los profesores para el martes, y de los niños para hoy.

Bortignon sostuvo que la secretaría de Educación municipal está dispuesta a firmar, pero se trata de trámites.

Esta unión temporal se da luego de llegar a un acuerdo en el que la congregación Claretiana presta el percentil (índice de calidad académica) para cumplir con las exigencias del Decreto 1851 de 2015, donde se establece los criterios para las contrataciones con las congregaciones religiosas. 

Maestros

Según los datos expuestos en las mesas de trabajo que hizo el personal de la escuela y la Alcaldía, en el Camilo Daza hay 152 maestros: 102 oficiales y 50 privados.

El dirigente sindical e integrante de Asinort, Orielso Torrado, pidió a los maestros contratados en la nómina scalabriniana que se unan a los docentes oficiales y generen espacios que permitan mejorar el rendimiento académico de los estudiantes.

“Porque es muy difícil que un maestro vaya a un aula de ayudas educativas con los niños, y le estén diciendo mire que ya lleva más de una hora utilizando la luz”, enfatizó.

Además, hizo un llamado a la secretaría para que en común acuerdo con las administraciones de estas sedes educativas incluyan en un mismo escenario educativo tanto a docentes oficiales como privados.

Entre los acuerdos a los que se llegó con la conformación de la unión temporal está capacitar a tres docentes para ser formados por los Claretianos para replicar su proyecto educativo, al tiempo que se garantiza la autonomía Scalabriniana.

Image
La opinión
La Opinión