Escuchar este artículo

Antigua ‘olla’ de Cúcuta se convertirá en colegio

Jueves, 17 de Septiembre de 2020
La comunidad Cuberos Niño ha padecido durante dos décadas el flagelo de la venta de drogas.

Durante más de 20 años los vecinos del barrio Cuberos Niño padecieron el flagelo del microtráfico en todas sus manifestaciones.

De día y de noche la presencia de viciosos era el común denominador en una de las 'ollas' más reconocidas de Cúcuta en ese sector del sur de la ciudad.

Las bandas de microtráfico reinaron a sus anchas en este espacio que en el pasado fue recinto para la educación de niños y jóvenes. La ausencia de autoridad brilló por muchos años y ello permitió que este delito se fortaleciera.

Sin embargo, la actual Alcaldía asumió el reto de erradicar la olla y en su reemplazo anunció levantar allí de nuevo un colegio con todas las especificaciones que se requieren para una sede de esta naturaleza.

Es una realidad, estamos impactando positivamente los territorios de alta complejidad en el municipio; ahora Cuberos Niño tendrá una nueva Institución Educativa. Este es el primer paso para construir un lugar de paz, pensando en el bienestar y el desarrollo de sus ciudadanos”, manifestó el alcalde Jairo Yáñez.

Se intervendrán zonas críticas

El alcalde agregó que el tema de la seguridad es un punto estratégico de su alcaldía, que tiene que articularse integralmente con participación interinstitucional de la Procuraduría, la Fiscalía, el Inpec, la Policía, la Defensoría del Pueblo, e ir de la mano de la ciudadanía para encontrar soluciones concretas a las problemáticas del territorio, trabajando por la recuperación estratégica de los barrios, como es el caso de Cuberos Niño, uno de los más importantes y tradicionales de la ciudad. 

Este mismo ejercicio, sostuvo, debe pensarse y desarrollarse en otros sectores de Cúcuta.

Por eso, la esperanza de tener un barrio más sano, seguro y tranquilo, hoy es ya una realidad para todos los habitantes del barrio Cuberos Niño, luego de que la administración municipal decidiera  emprender el proyecto de reconstrucción del colegio conocido como Luis Carlos Galán, ahora Santo Ángel de la Guarda.

Por más de veinte años, los habitantes de este barrio fueron testigos de cómo el abandono del colegio, única institución educativa en el barrio, lo fue convirtiendo en el escenario propicio para el consumo de drogas, mientras los niños y jóvenes perdían la oportunidad de educarse. 

Ningún gobierno de turno se interesó por cambiar la cara nuestro barrio como lo está haciendo el alcalde Jairo Yáñez, dijo Maritza Cueto, vecina del sector desde hace 25 años.

Yáñez visitó el terreno donde ya fue demolida la estructura para dar paso a la construcción de una nueva edificación con dos pisos, que contará con 10 salones y dos baterías sanitarias, reafirmando el compromiso de la Alcaldía de Cúcuta por mejorar la infraestructura educativa de la ciudad.

“Esta obra es trascendental porque estamos transformando un sitio de alta complejidad en un colegio con las mejores condiciones de las obras públicas que queremos desarrollar en la ciudad,  acompañando siempre a la comunidad y llevando un mensaje de priorización en la estrategia de la educación; este mismo ejercicio lo trasladaremos con muy buenos resultados y perspectivas a todos los rincones de la ciudad donde están los 17 puntos de impacto y territorios de alta complejidad”, agregó el alcalde.

Habrá segunda fase

Eliana Medina, secretaria de Infraestructura, explicó que la obra tiene una inversión de $814 millones en su primera fase y se desarrollará una segunda con un aproximado de $700 millones. La primera fase del proyecto contempla cinco salones, una batería sanitaria, la sala administrativa, encerramiento y andenes.

“Haremos un esfuerzo, junto a la Secretaría de Educación, para continuar la construcción del segundo nivel, que nos dé un total de 10 aulas de clases. Es una obra importante para la ciudad y para la reactivación económica de Cúcuta”, agregó Medina.

La hermana Tatiana Sarmiento, rectora del colegio Santo Ángel, explicó que desde hace años los niños del barrio han recibido clases en la institución educativa más cercana, pero aun así se les hace difícil a muchos de ellos trasladarse, lo que ha ocasionado deserción escolar.

“Vemos con muy buenos ojos el esfuerzo que está haciendo la administración municipal para recuperar este espacio tan importante, los niños son el futuro de la ciudad y como tal merecen tener las mejores condiciones de aprendizaje; tenemos la plena confianza de que esta obra será para el beneficio de toda la comunidad”, agregó.

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda