Escuchar este artículo

Árboles de Cúcuta están sin dolientes

Martes, 26 de Septiembre de 2017
En la ciudad hay unos que tienen más de 60 años y por su limitado mantenimiento, se convierten en riesgo.

Decepcionada. Así quedó Patricia Ceballos Lara, residente del barrio La Cabrera, tras haber hecho la denuncia del riesgo que representa un árbol que está sobre el andén justo al lado de su casa y no encontrar quien respondiera.

El secretario de Gestión del Riesgo del Municipio, Félix Muñoz, le atribuye la responsabilidad a Planeación; Planeación afirma que es Gestión del Riesgo la que debe atender este tipo de solicitudes y Corponor dice tampoco tener potestad para actuar.

Y es que aunque Cúcuta es catalogada como la ciudad verde de Colombia por la cantidad de árboles que hay, las autoridades no tienen claro a quien le corresponde actuar.

En la ciudad hay árboles que tienen más de 60 años, y como el mantenimiento es tan limitado, se convierten en un riesgo. Se cree que el 50 por ciento de los árboles de Cúcuta son viejos.

Ceballos cuenta que lo que teme es que su casa sea aplastada por la caída del árbol que parece no tener doliente. Pasó un derecho de petición el 16  de mayo de 2017 pidiendo la pronta tala, y hasta la fecha no le han dado respuesta. Menos, solución.

El secretario Muñoz dijo que él es el encargado de dar el concepto (sobre los árboles que pueden acarrear peligro), pero Planeación es la que hace el seguimiento y poda los árboles con apoyo de las empresas de servicio público”.

Es decir, que mientras las solitudes deambulan por los despachos de la Alcaldía, hasta encontrar quien responda, los árboles continúan cayéndose. 

Por su parte, Anelfi Balaguera Carrillo, de la Alta Consejería de Gestión del  Riesgo, dijo que “la entidad Municipal es la encargada de coordinar y resolver la poda de estos árboles que amenaza con caerse”.

Según conoció La Opinión, el recorrido que hace este tipo de solicites es el siguiente: la queja llega a Gestión del Riesgo, este pide un concepto de Corponor, tras conocer la respuesta, se traslada a Planeación, que finalmente determina y ordena talar o podar los árboles en cuestión.

La ciudad no cuenta con un inventario de árboles, expertos creen que hay  unas 800 mil especímenes, de los cuales la mitad ya cumplió su ciclo de vida. 

Y aunque desde hace meses, la secretaría de Gestión del Riesgo ha anunciado que trabaja en la elaboración de un plan para diseñar la ruta de atención necesaria, los árboles continúan muriendo y cayendo... y generando peligro.

Astrid Carolina Genes
Practicante de periodismo

Image
La opinión
La Opinión