Escuchar este artículo

Autoridades hacen llamado al Gobierno por crisis del Erasmo Meoz

Jueves, 30 de Marzo de 2017
El gobernador de Norte de Santander y el director del Instituto Departamental de Salud exigieron medidas inmediatas.

El gobernador de Norte de Santander, William Villamizar, y el director del Instituto Nacional de Salud, Juan Alberto Vitar, dirigieron este viernes un oficio al superintendente Nacional de Salud, Norman Muñoz, en el que le exigen que de manera inmediata se adopten medidas para contener la grave crisis de salud que azota a la ciudad de Cúcuta.

Este es el quinto llamado que hacen las autoridades departamentales a la superintendencia y al Gobierno Nacional, con el agravante de que fue declarada la alerta naranja en el hospital por la sobre carga en la atención de pacientes de Eps como Cafesalud, Coomeva y de la Clínica Metropolitana, ésta última cerró sus puertas y por la avalancha de pacientes de Venezuela

Por otra parte, el gerente del  Hospital Universitario Erasmo Meoz, Juan Agustín Ramírez, también hizo un llamado al Gobierno Nacional para poner los ojos en el ente hospitalario de Norte de Santander y asuma su responsabilidad en esta crisis, en especial por la atención de pacientes venezolanos, que a la fecha suman ya son 3600 atendidos, a un costo de 3200 millones hasta febrero.

Ramírez mencionó que el hospital está a punto de copar toda su capacidad instalada y que de no darse una solución a corto plazo, entraría en una grave crisis la salud de Cúcuta y Norte de Santander.

Declaración de alerta naranja

La caótica situación que soporta desde comienzos de año el hospital Universitario Erasmo Meoz, por cuenta de la sobrecarga de atención de pacientes que está llevando ante la negación de prestación de servicios que IPS hacen a pacientes del régimen subsidiado de las EPS Cafesalud y Comeva, obligó a las directivas a declarar la alerta naranja.

El gerente del ente de salud, Juan Agustín Ramírez, le dijo a La Opinión que en las actuales condiciones se está haciendo imposible garantizar la atención a más pacientes que lleguen, debido a que la capacidad instalada, la logística y el personal científico están copados.

“Además de los pacientes que nos llegan de otros municipios, también estamos atendiendo a ciudadanos venezolanos y últimamente a los de la mayoría de EPS, estos últimos, porque son rechazados en clínicas porque su operador de salud no tiene contratos con ellas”, dijo Ramírez.

La situación se terminó por complicar a raíz del cierre de la clínica Metropolitana, carga que ahora recibe el hospital Universitario Erasmo Meoz.

Las urgencias están colapsadas. Solo en mujeres para parto se tienen en lista de espera a 37, dijo el directivo.

Pero como si todo lo anterior fuera poco, el centro hospitalario de los nortesantandereanos soporta una cartera morosa de EPS, IPS y entes territoriales que asciende a más de 180 mil millones de pesos. Sumado a esto está la cartera que el Gobierno Nacional no ha querido atender por concepto de pacientes venezolanos, cuya atención hasta febrero le había costado al hospital 3 mil 200 millones de pesos.

Los gobiernos departamental y nacional deberán tomar medidas de choque, para determinar en qué condiciones y en dónde se siguen atendiendo las urgencias de salud que se generen en Cúcuta y el departamento.

Image
La opinión
La Opinión