Basura: se raja la cultura ciudadana en Cúcuta

Martes, 21 de Enero de 2020
Mensualmente son arrojadas casi 1.200 toneladas de residuos sólidos al espacio público de la ciudad.

¿Cuántas veces ha pasado por una calle llena de bolsas de basura, muebles abandonados sobre el separador y montañas de escombros? o ¿cuántas veces olvidó sacar las bolsas de basura a la hora indicada y después encontró en la calle un reguero con sus residuos?.

Situaciones como estas se repiten una y otra vez  y le suman peso a las casi 1.200 toneladas de residuos sólidos que arrojan cada mes los cucuteños al espacio público. Muchos sectores de la ciudad se han convertido en  un basurero infernal por cuenta de la falta de civismo y de controles más estrictos por parte de las autoridades.

De hecho, solo basta recorrer la Diagonal Santander, en el centro de la ciudad, para evidenciar la acumulación de basura sobre los andenes, o atravesar el canal Bogotá para notar desechos en su interior y a lo largo de la vía pública.

El alcalde de Cúcuta, Jairo Yáñez está interesado en dar un uso productivo a la basura, pero al mismo tiempo en fomentar el orden y el aseo, y para ello dispondrá el Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos (Pgirs), aprobado hace tres años por el Concejo. Esto lo hará con cultura ciudadana, dijo.

La Opinión les presenta cuatro de los sitios crónicos de disposición irregular de residuos que se han vuelto imposibles erradicar por parte de las empresas de aseo y de las mismas autoridades.

1. Puente Eustorgio Colmenares Baptista o también conocido como ‘Puente de Tirantas’, ubicado a un costado de la Diagonal Santander, es considerado una verdadera despensa de basura a la intemperie, lo que riñe con la política del actual administración municipal, que tiene en marcha un plan para embellecer la ciudad y convertirla como la más bonita de América. Quienes arriben a la ciudad por la terminal de transporte terrestre se encuentran con este foco de contaminación en su camino.

2. Barrio San Miguel, en límites con Cundinamarca. Este basurero, ubicado en la calle 9 con avenida 27, riñe también con la sana convivencia y con la salud de los vecinos y de los niños que acuden al parque infantil que colinda con él. Como se puede observar, a diario esta es la escena que debe soportar la comunidad de ese sector.

(Este basurero está en plena calle del barrio San Miguel y colinda con el parque a donde los niños acuden a jugar.)

3. Prados del Este. En este mismo barrio hay dos basureros al aire libre, que los mismos vecinos crearon sin ninguna resistencia de las autoridades. A diario se arroja en ellos basura sin importar que se haga cerca a las viviendas.

(Cerca a las viviendas y sobre la zona verde los vecinos de Prados del Este crearon este basurero que atenta contra la salud.)

4. Parque Lineal: por más que las autoridades insistan en mantenerlo limpio, al día siguiente vuelve a estar lleno de basura. Los habitantes de la calle son los protagonistas de este basurero en el que a diario se dispone basura y chatarra.