Escuchar este artículo

Bienestar de los jóvenes en Cúcuta es moderado, revela informe

Estudio evaluó cómo fue el desarrollo de la juventud a partir de las necesidades humanas básicas, los fundamentos de bienestar y las oportunidades.

La pandemia de la Covid-19 tuvo influencia en el progreso social de la juventud del país y aunque el comportamiento registró variaciones en algunas ciudades, en Cúcuta, el crecimiento para las condiciones de calidad de vida y bienestar de la población entre los 14 y 28 años fue moderado.

Así lo reveló un informe elaborado por Social Progress Imperative, Fundación Corona y la Red de ciudades Cómo Vamos, en el que se analizó el Índice de Progreso Social (IPS) para ciudades de Colombia entre los años 2016 y 2021.

El estudio evaluó cómo fue el desarrollo de la juventud a partir de las necesidades humanas básicas, los fundamentos de bienestar y las oportunidades en ciudades como Armenia, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Buenaventura, Cali, Cartagena, Cúcuta, Ibagué, Manizales, Medellín, Montería, Pereira, Quibdó y Santa Marta. 

De acuerdo al Índice de Progreso se estableció que en Colombia hubo rezagos de hasta un año como consecuencia de la pandemia, aunque en algunos se tradujo en un periodo de pérdida con respecto a los niveles alcanzados en los años anteriores. 


Lea también: Comercio binacional creció cuatro veces por reapertura


El Índice de Desarrollo reflejó que existen desigualdades entre los jóvenes del país en cuanto a las tres dimensiones de su progreso social, como son sus garantías mínimas de supervivencia, las bases que les permiten mejorar o mantener su calidad de vida y en las oportunidades de alcanzar el pleno potencial de sus habilidades.

Las necesidades humanas básicas fueron la que tuvieron mayor crecimiento. “Esto sugiere que las ciudades colombianas se vienen preocupando más por las necesidades básicas para vivir de los jóvenes que por las demás dimensiones”, dice el informe.

Estos conceptos básicos no solo registraron un repunte sino que también marcaron los mayores patrones de desigualdad entre las ciudades objeto de estudio. Esto quiere decir que unas avanzaron a pasos más lentos que otras en garantizar los derechos fundamentales.

Con relación al comportamiento por ciudades, el Índice de Progreso de la Juventud (IPJ) que es medido en una escala de 0 a 100 puntos, ubicó a Cúcuta entre las que alcanzó  un crecimiento moderado entre 2016 y 2021, logrando para este último un valor de 69,0 y ocupando la décima posición del ránquin.

 
Necesidades Humanas básicas

El informe señala que las necesidades básicas de los jóvenes habían reflejado una mejoría en los indicadores desde el 2016, pero por la pandemia, entre 2020 y 2021, esa dimensión cayó 1.4 puntos. 


Le puede interesar: “De desigualdad nadie se ha muerto”: la controvertida frase de Miguel Polo Polo


Para el 2021, 12 de las 15 ciudades empeoraron en comparación con el año anterior y entre estas estuvo Cúcuta que tuvo una variación anual de 0.6 en el 2021 con 83.7 puntos, con respecto a los 84.3 que alcanzó para el año 2020.

En nutrición y cuidados básicos que se refiere a las condiciones elementales de salud, así como indicadores de mortalidad y desnutrición, la capital de Norte de Santander ocupó el puesto 11 del ránquin con 88.1 puntos, el valor más bajo que tuvo para los seis años.

En la valoración de las condiciones de agua y saneamiento para las viviendas en cada ciudad, la mayoría alcanzó resultados altos, por ejemplo, Cúcuta logró 91.7 puntos para el año 2021, pero de acuerdo al índice esas condiciones vienen en caída desde el 2019 cuando obtuvo 93.5.

El componente de vivienda que hace referencia a otras condiciones distintas al agua y el saneamiento, como hacinamiento, calidad de los servicios y espacios, Manizales se queda con el primer puesto, mientras que Cúcuta   se quedó en el décimo con 76.7 puntos. 


Entérese: Cúcuta ya tiene ruta de atención para animales callejeros


En lo que corresponde a la seguridad personal, basado en la integridad de las personas  y que va desde los homicidios, hasta los hurtos y percepciones de seguridad, una vez más el índice refleja una caída del promedio total. “El crecimiento promedio sostenido de las ciudades se ve disminuido en tres puntos pasando de 72.8 en el año 2020, a un 69.8”, dice el documento.

Solo tres ciudades mejoran su puntaje para el año 2021, con respecto al anterior en materia de seguridad. La primera fue Barranquilla con un crecimiento de 0.8, la segunda fue Cúcuta  con 0.3 y la tercera Quibdó con 0.8, aunque la ciudad que logró la mayor mejora en el periodo de estudio fue Manizales con una subida de 25.6.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Lunes, 28 de Noviembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión