Escuchar este artículo

Cada semana, 4 casos de acoso escolar en Cúcuta

Domingo, 5 de Agosto de 2018
Estos son solamente los casos denunciados vía telefónica ante la Policía de Infancia y la Adolescencia.

Cuatro niños sufren de violencia física o sicológica escolar a la semana, en Cúcuta. Estos son solamente los casos denunciados vía telefónica ante la Policía de Infancia y la Adolescencia, pero muchos otros casos se quedan entre las cuatro paredes de las aulas de clase, incluso, entre dos o tres pupitres, no más. 

En Colombia, según el ministerio de Educación, 7 de cada 10 estudiantes dicen haber sido objeto de alguna intimidación escolar. El 61 por ciento de los alumnos indica que sus compañeros los llamaron en algún momento por un apodo ofensivo, y el 31 por ciento sostiene que le han roto algún artículo personal dentro del plantel, como forma de acoso.

Estos son números duros detrás de un fenómeno que crece. En el foco están los niños maltratados y los niños agresores. Según indica el intendente de Policía para Infancia y la adolescencia, Andrés Erazo, tanto para el niño agredido como para el maltratador, la práctica malsana tiene sus consecuencias psicológicas e incluso físicas, cuando la agresión traspasa la acción verbal.

Así ocurrió el pasado jueves 2 de agosto en el corregimiento de La Garita, donde Viviana del Carmen Ricardo Vega, 14, se suicidó con un plaguicida. Según sus familiares, la adolescente se deprimía por el matoneo que le hacían sus compañeros de clase por haber nacido con labio leporino y paladar hendido.

Erazo indicó que la mayoría de los casos que son notificados ante la Policía Metropolitana están relacionados a violencia tipo II, que no alcanza a presentar agresiones físicas.

“Lo que se quiere es que la gente denuncie, que no le dé miedo hacerlo, para que no haya más niños vulnerados. Las denuncias han aumentado, pero vital es la prevención en el hogar y el colegio, porque si prevenimos no habrá necesidad de denunciar”, dijo. 

El intendente Erazo indicó que en Cúcuta, el 80 por ciento de los alumnos manifiesta en charlas y talleres que practican el ciberbullying. Estos alumnos están en un rango de edades entre 12 y 16 años.

El profesor del colegio Rafael Uribe Uribe, Esteban Pérez, quien desarrolla el conocido proyecto escolar +Cómics+Paz en busca de mejorar los índices de convivencia escolar, indicó en todos los planteles educativos debe tener conformado el comité de convivencia escolar para trabajar en la prevención, la promoción de prácticas antibullying, y la revisión detallada de los casos que se presenten, que son manejados por el orientador de cada plantel. 

Indicó que el acoso escolar no es un problema único de los colegios públicos, al contrario la proporción es la misma.

En el evento Cúcuta contra el bullying (término inglés para el acoso), donde participaron 60 instituciones educativas públicas de la ciudad, se planteó la necesidad de reforzar el conocimiento de las líneas de atención, tanto las presentes en el colegio como las que dispone la policía.

En ese encuentro, cada personero estudiantil se comprometió con publicar el afiche con los números de contactos donde se pueda llamar para colocar la denuncia. 

La policía tiene la línea 350-5542121, donde cualquier persona puede llamar, y a nivel nacional la línea 141 que es con el Icbf.

La psicóloga Elsa Cedeño precisó que lo que más se presenta en los colegios es la violencia escolar, que es distinto al bullying. La primera de ellas es una agresión sin planificación, que generalmente se da en grupo, mientras que la segunda conducta es sistemática, repetitiva y planificada, que busca llevar a la intimidación con la intención.

Signos de alerta

Dentro de los factores que se deben tener en cuenta, según los especialistas, están: 

-El menor no quiere ir al colegio.

-Esta nervioso si llega a ir a la escuela.

-Deja de hablar o salir con sus amigos.

-Deja de conversar en casa o responde con evasivas, sobre todo en temas relacionados con el colegio.

-Baja el rendimiento escolar.

-Se nota triste o con cambios de humor repentinos.

-Sufre de malestares al levantarse como mareos, dolor de cabeza, molestias gástricas, asfixia u opresión en el pecho. 

-Tiene alteraciones del apetito o del sueño. 

-Inicia a presentar moretones sin explicación.

-Manifiesta tristeza y se siente deprimido al consultar redes sociales, mensajería, etc.

Image
La opinión
La Opinión