Escuchar este artículo

Colectivos blancos: fin del transporte masivo

Lunes, 4 de Septiembre de 2017
El concejal Oliverio Castellanos señaló que Cúcuta seguirá atrasada en materia de transporte público urbano.

En lugar de avanzar a tono con las demás ciudades del país, el transporte público urbano de pasajeros en Cúcuta lo hizo como el cangrejo: hacia atrás.

La expresión corresponde al consenso que surgió de distintas voces de expertos en transporte público, políticos y líderes locales, tras entrar ayer en operación, por parte de la empresa Transportes Ontiveros, la prestación del servicio en autos de alta gama con capacidad solo de cuatro pasajeros, al igual que los taxis.

Le puede interesar: Comienza servicio de taxis colectivos en Cúcuta

El concejal Oliverio Castellanos señaló que Cúcuta seguirá atrasada en materia de transporte público urbano.

“Mientras que en otras ciudades están avanzando en la solución del transporte masivo, aquí se sigue en el atraso, solo por complacer a unos pocos’, señaló el concejal.

Dijo que se está incumpliendo con el Plan de Desarrollo en esta materia.

Castellanos se refirió al anunció que hizo en junio del año pasado el alcalde, César Rojas, ‘y que quedó en letra muerta’, en el que dijo que a más tardar en julio (de 2016) debía quedar definido el proyecto para el transporte público colectivo del Área Metropolitana de Cúcuta.

Todo queda en ceros

Se pretendía de esta manera poner punto final a la gestión que se inició en la administración de la exalcaldesa María Eugenia Riascos en 2010, cuando se alcanzaron a dejar listos los estudios técnicos y financieros del transporte masivo de pasajeros.

Lea también: Los colectivos blancos no van más: Área Metropolitana

En esa oportunidad, Rojas explicó a los gerentes de las 11 empresas de transporte urbano de la ciudad, que había que hacer borrón y cuenta nueva, es decir, iniciar un nuevo sistema estratégico, que permitiera prestar un servicio moderno, óptimo y de calidad para los usuarios”.

El proyecto que planteaban Rojas y el Área Metropolitana, el cual contemplaba la prestación del servicio en busetones con capacidad para 40 pasajeros, también demandaba un sistema de rutas que integrarían 12 metropolitanas, 23 urbanas, 6 municipales y dos internacionales que movilizarían en total unos 42 mil 300 pasajeros por hora. 

Empero, no parece haber ninguna unidad de criterio entre lo que se habló el año pasado y lo que empezó a hacer este año la empresa Transportes Ontiveros al incursionar en la prestación del servicio con automóviles de alta gama con capacidad de taxi.

Reunión urgente

El concejal Jaime Marthey dijo que estos carros blancos, supuestamente van a cubrir rutas colectivas, “pero ¿y las empresas de transporte público qué?, ¿y el problema social que ya tenemos con la sobrepoblación de taxis qué?, ¿qué va a pasar con la movilidad de la ciudad?”, se preguntó.

Los empresarios de transporte público urbano asociados en Unibus convocaron una reunión extraordinaria para analizar la situación que se les presenta ahora con la incursión de carros colectivos.

Aunque no dieron a conocer una posición de plano sobre esta nueva modalidad de prestación del servicio, sí dijeron estar preocupados por lo que calificaron estar frente a la estocada final para sus empresas.

El gerente de Ontiveros, Miguel Ángel Flórez, le dijo a La Opinión que el servicio de su empresa es legal y que está autorizado por el ministerio de Transporte y el Área Metropolitana.

Image
La opinión
La Opinión