Colegios religiosos en Cúcuta deberán pasar a jornada única en 2018

Miércoles, 20 de Septiembre de 2017
Alcaldía propuso al Sagrado Corazón trasladarse a las intalaciones del Inem. Padres de familia no están de acuerdo.

Si en 2018, los cuatro colegios públicos operados por comunidades religiosas en Cúcuta no se pasan a jornada única, el Municipio no podrá contratar más con ellas.

Así lo confirmó Mayra Soto, secretaria de Educación encargada.

“No vamos a acabar con nada; es una resolución del Ministerio de Educación, que no solo se debe aplicar en Cúcuta, sino en todo el país. Ellos (los colegios) tenían conocimiento desde 2015, cuando se firmó”, dijo la funcionaria.

¿Qué pasa entonces?

En Cúcuta, los colegios públicos operados por comunidades religiosas son la Normal Superior María Auxiliadora (1.900 estudiantes), Scalabrinianos (4.300), Sagrado Corazón de Jesús (3.100) y Santo Ángel (1.765, en la tarde). 

Le puede interesar: Polémica por posible traslado del colegio Sagrado Corazón en Cúcuta

Todos deben operar el próximo año en jornada única, por lo que la secretaría de Educación busca establecer si tienen infraestructura para soportar el cambio o hacen ajustes.

Hasta hoy,  según Soto, con el único que habría dificultad es con el Sagrado Corazón, pues solo en su sede principal hay 2.449 niños en dos jornadas, lo que significa que no habría posibilidad de que allí (Av. 4 con calle 16, La Playa) haya jornada única.

Por eso, la Alcaldía propuso al colegio que traslade su sede al Inem, en el barrio Guaimaral, donde solo hay 700 estudiantes.

En las instalaciones de Inem sí se podría implementar la jornada única sin ningún inconveniente de capacidad de la planta física.

“Esa sede puede albergar, en una solo jornada, hasta 2.700 estudiantes”, aseguró Soto. “Hay comedor, garantizaríamos el almuerzo y hay una inversión programada para las adecuaciones necesarias”.

El traslado no significaría el cambio de operación de la comunidad.

Los 700 alumnos del Inem se reubicarían en otros colegios y a la sede del Sagrado posiblemente trasladarían el Santo Ángel o la Nacional de Comercio. 

Soto aseguró que no hay nada establecido más allá de una propuesta con la que pretenden fortalecer la educación.

A finales de octubre se debe tener una decisión, para que los traslados no sean traumáticos.

El lote donde está ubicado el colegio es propiedad del municipio y según explicó la funcionaria no se utilizaría para otro fin que no sea el educativo.

Es decir que al salir el Sagrado Corazón, solo otro colegio vendría a ocupar estas instalaciones.

Los papás rechazan la propuesta de la Alcaldía

Ricardo Flórez, presidente de la asociación de papás del colegio Sagrado Corazón de Jesús, dijo que la primera reacción es de rechazo, pues no ven las condiciones adecuadas de la otra planta física, aunque reconoce que todos los cambios son buenos.

Los papás también mostraron su  preocupación ante la propuesta de la administración de hacer intervenciones para que se lleve a cabo el traslado, pues dicen no creer en la efectividad de estas promesas.

“Nos preocupa que se haga un traslado brusco y sin las condiciones mínimas para hacer el cambio”, dijo Flórez.

Además, manifestaron que hay un arraigo por la planta física donde están actualmente, porque fueron ellos quienes la ayudaron a construir, a través de actividades comunitarias. 

Sugirió que la inversión que se va hacer en el otro colegio se haga en el Sagrado Corazón, para lograr tener una planta física acorde para soportar la jornada única.

Kiky Alexander Murcia Suárez, rector del colegio Sagrado Corazón de Jesús, dijo que esta propuesta hecha por la secretaría de Educación será contemplada con los papás y se mirará lo positivo y lo negativo de este posible cambio.

Aseguró que es mentira que la comunidad religiosa deje de manejar la institución, así como que es falso que el colegio se vaya a desintegrar. Dijo que luego de los trabajos de socialización se tomará la decisión más oportuna para los estudiantes,

Jaime Marthey , concejal de Cúcuta le pidió al concejo que se haya un llamado a la secretaría de Educación para que explique el porqué de estos movimientos.

Además cuestionó que ellos tengan que enterarse de las cosas a través de los medios de comunicación o cuando ya se han tomado la decisiones.