Escuchar este artículo

Comunidad pide a la Alcaldía recuperar CDI de Cormoranes

Lunes, 15 de Octubre de 2018
El informe técnico de experto avala la intervención.

Vecinos y líderes del sector de Cormoranes plantearon a la administración municipal que una solución razonable para no dejar perder la inversión que se hizo en el Centro de Desarrollo Infantil (CDI) de ese sector, es intervenir lo que ya está hecho, corregir las fallas estructurales y ponerlo en servicio.

La construcción de los CDI se inició en diciembre de 2013 y tuvo un costo de 4.696 millones de pesos.

El presidente de la junta de Cormoranes, José Ordoñez, pidió a las autoridades celeridad en la toma de decisiones, pues en la urbanización hay una necesidad de atención a más de 200 niños.

Ciro Suárez, líder social del mismo sector y Atalaya, señaló que lo mejor que se puede hacer es intervenir la estructura, recuperarla, para no privar a la comunidad, en especial los niños, de una obra necesaria.

Si ya está en marcha un proceso para  arreglar la torre 28,  que es de cinco pisos, por qué no aprovechar y hacer lo mismo con el CDI, que es una construcción de un solo nivel, se preguntó Suárez.

El líder señaló que los  otros dos CDI que construyeron los mismos constructores en Siglo XXI y El Rodeo, quedaron muy bien, están funcionando y prestando un gran servicio. Por qué no aprovechar el informe técnico que expertos desarrollaron sobre las causas que originaron las fallas del CDI nuestro, con el propósito de que se produzca una solución definitiva.

Suárez se refiere al informe del ingeniero civil, consultor y perito de obras de infraestructura, Ronald Alexander Carrascal Jácome, cuya conclusión final es de que existen todas las posibilidades para que se recupere esa infraestructura.

Le puede interesar Torre 28 de Cormoranes: tres meses sola y sin reforzamiento

Recomienda el informe que la alcaldía y las firmas constructoras inicien un proceso, bien sea administrativo de reparación directa y/o civil de responsabilidad civil extracontractual en contra de los constructores de las torres de edificios Cormoranes y del Ministerio de Vivienda, para que respondan por los daños que presenta el CDI.

Agrega que eventualmente, también, en contra de la Universidad Francisco de Paula Santander, por generar daños en los cimientos de la construcción por el mal manejo de los escombros y calidad de la tapa de apique que se hizo allí.

Menciona el informe que el centro infantil fue construido en un lote de aproximadamente 2.000 metros cuadrados, los cuales debían albergar en promedio a 200 niños. El CDI colinda con el proyecto de vivienda de 48 torres.

Carrascal mencionó una serie de causas que incidieron considerablemente en la afectación de la construcción y en afloramiento de los daños, las mismas que están relacionadas con la ruptura hidráulica interna en la zona adyacente a la torre 28 de Cormoranes, lo cual generó un daño a la misma torre.

Pero adicionalmente, fue la causa de un tránsito subterráneo de esas aguas, las cuales, por acción de gravedad, fueron incursadas hacia el CDI, ubicado en una cota inferior a la torre 28, demostrándose con ello la responsabilidad  de dicho tercero en los daños, sostiene Carrascal en su informe.

En cuanto al terreno utilizado para la construcción del proyecto de vivienda, Carrascal explicó que no fue confinado para evitar daños a los predios vecinos. Se aplicaron unas cargas puntuales y peso exorbitante, al igual que se hicieron movimientos de tierra, razón por la cual se afectaron los predios colindantes, entre ellos el predio del CDI.

Terminada la obra fue víctima de un daño de terceros que se produjo por la perforación que se hizo para hacer los estudios técnicos de la UFPS.

El informe señala que la tapa de dicha perforación se partió y no ha sido reparada y esto ha permitido durante las épocas de lluvias que el agua ingrese al terreno (arcillas expansivas) causando daños internos que no son responsabilidad del constructor del CDI.

Otro daño producido por terceros se encontró en el canal de aguas lluvias a cielo abierto que fue diseñado para que la escorrentía transite por fuera de la construcción, el cual fue bloqueado con los escombros que quedaron de la perforación que se hizo para los estudios técnicos.

Image
La opinión
La Opinión