Escuchar este artículo

Con árboles recuerdan a los difuntos en Norte de Santander

Viernes, 5 de Febrero de 2021
La Alianza Biocuenca y la organización La Esperanza promueven incentivos para reemplazar los arreglos florales por la plantación de árboles en zonas estratégicas.

La siembra de árboles se constituye en la vía más acertada para preservar los ecosistemas que generan vida al planeta, pero también, ahora, para mantener viva la memoria de un ser querido que murió.

Esto es lo que se persigue a través de la estrategia ‘Árbol de la Esperanza’ que pusieron en marcha, a través de la Alianza Biocuenca, el Fondo de Agua de Norte de Santander y la organización La Esperanza.

Los promotores de la iniciativa han puesto al alcance de la comunidad incentivos para reemplazar los arreglos florales por la plantación de árboles en zonas estratégicas para la protección de ecosistemas, como medio alterno para rendirle tributo a las personas en diferentes momentos de la vida, incluso de manera póstuma.

En el caso de Norte de Santander, los árboles se sembrarán en aquellas zonas en las que más se necesite, como  las zonas de bosque alto andino, indicaron los voceros de las dos organizaciones.

El acto se transforma así en un gesto para mantener vivo el recuerdo del ser querido, es un homenaje para los que se han ido, “es ayudar a reforestar el planeta y un soplo de vida para los que se quedan”, así lo interpreta la Alianza Biocuenca.

‘Árbol de la Esperanza’ es un mecanismo de contribución directa que cumple con estas misiones: preservar la memoria de la persona exaltada; aportar directamente a los programas que mejorarán la disponibilidad y calidad del agua para las futuras generaciones y servir de medio lúdico para generar consciencia ambiental en cada uno de nosotros.

En la página web de la Alianza Biocuenta www.alianzabiocuenca.org se encuentran las instrucciones para participar de la iniciativa.

Image
La opinión
La Opinión