Escuchar este artículo

Cúcuta espera que limpien el cauce del Pamplonita

Domingo, 14 de Enero de 2018
Con la posible llegada del fenómeno de La Niña es todavía más urgente la recuperación de la capacidad hidráulica del afluente.

Aunque desde noviembre del año anterior las autoridades regionales expresaron que se aprovecharía parte de la temporada seca para efectuar los trabajos de limpieza del cauce del río Pamplonita, la espera continúa, pese al evidente crecimiento de material vegetal que, en época de lluvias, afectaría parte de la infraestructura de Cúcuta.

Si bien ya están identificados los sectores objeto de limpieza, luego de los estudios de Corponor y la Universidad Francisco de Paula Santander, las obras y su fecha de ejecución se aplazó por la continuidad de lluvias.

Así lo explicó Anelfi Balaguera, coordinador del Consejo departamental de gestión del riesgo.

Según el funcionario, “se esperaban las condiciones meteorológicas apropiadas para utilizar la maquinaria en condiciones seguras, pero las lluvias y los pronósticos del Ideam obligaron a postergar la fecha”.

El principal temor de los habitantes del área metropolitana por la tardanza de este trabajo, que se espera desde 2016, es que con el anuncio de la posible llegada del fenómeno de La Niña es todavía más urgente la recuperación de la capacidad hidráulica del río.

Pese a ello, Balaguera advirtió que “todas las obras no se pueden ejecutar este año” debido a que no hay posibilidad de tener toda la maquinaria para hacer la limpieza total.

“Hay puntos focalizados que requieren trabajos inmediatos para garantizar la protección de infraestructura y los sitios en los que hay mayor socavación”, declaró el coordinador. 

Entre los puntos prioritarios están: los puentes San Rafael, La Gazapa, García Herreros sobre el anillo vial, el canal de Chiveras y un sector en inmediaciones al nuevo centro comercial Jardín Plaza, sectores en los que la socavación es más intensa.

Balaguera señaló que en estos puntos se reforzarán los jarillones en la margen izquierda del río, y se descapotará la cobertura vegetal invasora que está dentro del río.

Enseguida, parte del material retirado se usará para reforzar jarillones “y el que no tenga esa capacidad será retirado, porque ese sedimento afecta el cauce, y preservación de la infraestructura”.

Image
La opinión
La Opinión