Escuchar este artículo

Cucuteño convierte en arte metales reciclables

Domingo, 31 de Octubre de 2021
Las esculturas pesan entre 25 y 70 kilos.

Desde muy pequeño, al cucuteño Jhonatan Palacios le apasionaba todo lo que estuviera relacionado con juegos y elementos para armar, por lo que hoy su mayor pasión es crear esculturas de “guerreros” como él las llama, pero únicas, todas con material reciclable como metal, acero, bronce, entre otros elementos.

Le puede interesar: ¿Sabe cuáles son los artículos que más roban en los supermercados?

Abandonó sus estudios a los 14 años, para dedicarse a hacer un curso en el Sena (Servicio Nacional de Aprendizaje) sobre montaje de calzado y esto le permitió trabajar en el área de la zapatería hasta que cumplió la mayoría de edad.

Luego, decidió dedicarse a la construcción como ayudante de diferentes obras, pero con el tiempo, gracias a todo lo que aprendió se convirtió en oficial del mismo oficio, por lo que hoy trabaja de manera independiente como “enchapador, echo pisos y hago algunos contratos, pero mi pasión es el arte al cien por ciento”, dijo Jhonatan.

¿Cómo inició con las esculturas?

Transcurría el 2014, cuando la esposa de Jhonatan estaba haciendo un curso en el Departamento de Prosperidad Social (DPS) sobre el ahorro para las mujeres. 

En una de las tareas, le pidieron desarrollar un proyecto creativo con una alcancía, pero con la condición de que este se realizara con materiales reciclables como cartón, plástico y demás elementos. 

“En ese tiempo mi esposa me dijo que el premio era de 4 millones de pesos, entonces yo me motivé y me puse a trabajar para ayudarla con el proyecto. Yo empecé a hacer un guerrero primero con cartulina y cartón, pero no me sentía a gusto con eso, entonces me di cuenta de que tenía bastantes latas en la casa y retal de puerta y comencé a armar el diseño con varillas y amarrándolo con alambre”, explicó Jhonatan.

Palacios detalla que duró 5 semanas haciendo la primera escultura con el objetivo de que esta fuera una alcancía, ya que como no tenía un soldador eléctrico para unir todas las piezas, le tocó ponerse a terminar la estructura a base de puntillas y martillo.

“Me demoré un poco, pero llevamos la escultura para que participara. Allá hacían un jurado entre los compañeros, pero ellos dijeron que así no era, que el modelo de la alcancía debía hacerse con cartón y que eso no lo había hecho mi esposa, sino yo, entonces la sacaron del concurso”, agregó.

Lea aquí: Amenazas contra líderes comunales de Cúcuta

Sin embargo, eso no fue motivo para que Jhonatan se rindiera, sino al contrario, fue un impulso.

“El profesor de mi esposa me mandó a llamar, quiso hablar conmigo y me motivó, me dijo que, aunque me hubieran sacado del concurso eso era arte y que yo tenía que seguirlo haciendo”, expresó Palacios.

Fue entonces, desde ese momento, cuando Jhonatan inició su proceso con la creación de otras esculturas.

“Pedí un préstamo en un banco por un millón de pesos para poder comprar una pulidora y un soldador, para hacer otra escultura. Me fui para las chatarrerías y empecé a buscar piezas de carros, de metal, aluminio, bronce”, indicó Jhonatan.

Trabajando como oficial de construcción empezó a ocupar su tiempo libre en el desarrollo de otras esculturas, destacando que se demoró aproximadamente 3 años en construir los nuevos “guerreros”.

“Me demoré tres años, pero todos los terminé simultáneamente. Los fines de semana me dedicaba por completo a ir armando las esculturas. Cada vez que voy a una chatarrería puedo gastar entre 40, 50 o 60 mil pesos, pero a veces las piezas no las venden por kilos, sino individuales, entonces siempre trato de buscar elementos únicos para que todo sea innovador”, mencionó Jhonatan.

 

Significado de sus obras

Jhonatan comenta que la primera de sus esculturas es la que está relacionada con el proyecto de alcancía que le habían pedido a su esposa, pero que con el tiempo perfeccionó.

Conozca más detalles: Cucuteños piden fumigar para exterminar zancudos

“Luego de hacerle los arreglos, quedó mejor. La alcancía es como el corazón del guerrero. Es una lata de galletas que está adentro de la escultura, porque la idea era que el guardián protegiera los intereses de las mujeres para que hicieran los ahorros”, precisó.

La segunda escultura está totalmente inspirada en su hijo, quién es su mayor motivación para continuar en este proceso, pues a pesar de las dificultades de salud por las que ha tenido que pasar el menor, hoy es un gran ejemplo de superación.

La tercera obra está inspirada en el doctor que le salvó la vida a su hijo.

“A mi hijo hace muchos años le dio una bronconeumonía, se puso grave, lo llevamos por urgencia al Hospital Universitario Erasmo Meoz, porque a él le dio un paro respiratorio y el doctor Humberto Galvis le salvó la vida. Yo quedé muy agradecido con él, porque fue una situación muy difícil, entonces la obra lleva su apellido”, contó entre lágrimas Jhonatan.

La cuarta escultura fue hecha en honor a la Fuerza Pública, en este caso, construyó un policía.

“Lo primero que pensé fue hacer un policía bien equipado, que resista cualquier situación, que quedara como un policía táctico, bien acorazado, pero yo no quería hacerlo con tantas latas, sino que se viera más blindado. Entonces lo que hice fue irme a donde venden cosas mecánicas de carros, chatarra, puras cosas que son de calibre pesado y la idea fue recolectar las mejores piezas para que la obra quedara lo más detallada posible”, explicó.

Esa escultura está hecha con piezas de carros exclusivas y de máquinas industriales.

Lea además: Murió un niño arrollado por una tractomula en Los Patios

Las obras de Jhonatan son imponentes y brillantes, cada una es única y, aunque quisiera hacerlas idénticas, cada detalle marca la diferencia.

Su sueño es llevar las esculturas hasta Bogotá y presentarlas en una exposición de arte para ser reconocido, pues considera que en la ciudad y en la región no hay muchas oportunidades.

“Hay mucha gente que lo motiva a uno, pero hay otros que lo critican y dicen que uno con esto no sale adelante en Colombia, pero estoy en la lucha, porque yo quiero dedicarme a crear estas esculturas”, agrega el artista.

Aunque Jhonatan aún no tiene un presupuesto fijo de cuánto pueden costar cada una de sus obras, manifestó que hace algunos años un empresario estadounidense le ofreció 15 mil dólares por cada una, sin embargo, en ese tiempo él apenas estaba iniciando. 

Hace un llamado a las secretarías de Cultura de la ciudad y de la región para que lo apoyen en este proceso y pueda ser realmente valorado. 

Quienes deseen comunicarse con Jhonatan lo pueden encontrar a través de Facebook como 'Jhonatan escultor' y en YouTube como 'Jhonatan Palacio'. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion . 

Image
Deicy Sifontes
Deicy Sifontes

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas