Escuchar este artículo

Cucuteños rechazan el alza de precios en los pasajes

Viernes, 23 de Abril de 2021
La comunidad considera que el servicio que se presta en la región no es de calidad, además de tener en cuenta que, debido a la pandemia, la crisis económica ha empeorado.

Por medio del Acuerdo Metropolitano No. 002 del 21 de abril del 2021, el Área Metropolitana de Cúcuta (AMC) fijó nuevas tarifas para el “Servicio del Transporte Público Terrestre Automotor Colectivo de Pasajeros”.

De acuerdo con lo estipulado por la Junta Metropolitana, la tarifa del servicio colectivo de pasajeros (microbús y buseta) en las rutas que se prestan dentro de los municipios de Cúcuta, Villa del Rosario y Los Patios ya no será de $1.800, sino que llegará a $2.400 a finales del año.

Este aumento se aplicará en tres momentos: el primero de ellos a partir del 21 abril, cuando el pasaje tuvo un incremento de $200 y por lo tanto su valor quedó en $2.000; en agosto volverá a subir otros $200, para quedar en $2.200 y en diciembre $200 más, para un total de $2.400.

La tarifa para las busetas que cubren las rutas entre el municipio de Cúcuta, El Zulia y el corregimiento de La Garita (Los Patios), quedó en $2.800, pero el incremento, igualmente, se dará en las tres fechas ya mencionadas (abril, $100; agosto, $300; diciembre, $300).

En el caso de la ruta entre Cúcuta y San Cayetano, la tarifa se fijó en $3.000 y el aumento también será gradual, (abril, $100; agosto, $200; diciembre, $200). 

De igual forma, se estableció que los taxis que prestan su servicio en la ciudad, aplicarán un aumento en la carrera mínima de $500, llegando a un valor de $5.500.

Inconformidad

La decisión de aumentar las tarifas del servicio de transporte público no tardó en generar el rechazo de la ciudadanía y tanto en las redes sociales como en las calles, los cucuteños no ocultaron su inconformidad, pues consideran que el servicio que se presta en la región no es de calidad, además de tener en cuenta que, debido a la pandemia, la crisis económica ha empeorado. 

“Esto le va a dar en el bolsillo a las clases más necesitadas, porque los que montamos en el transporte público somos los de estrato 1 y 2,  y más del 90 por ciento de las busetas no tienen el sistema de amortiguación adecuado ni cumplen con los protocolos de bioseguridad. Con esa alza vamos a tener que montar en camiones, pagando precio de buseta”, expresó Alfonso Parra, líder social y comunitario de la ciudad.

Lea también: “Queremos que nos respeten y nos dejen la tarifa como estaba”: taxistas de Cúcuta

Por su parte, el gremio de taxistas rechazó el aumento de la tarifa que aplicó el AMC, argumentando que en ningún momento se les tuvo en cuenta y que con esta decisión la piratería será la única beneficiada.

Nos tocaría actualizar taxímetros y tarjetones y eso no es de un momento a otro. No vamos a afectar a la comunidad, vamos a seguir cobrando la tarifa mínima en $5.000”, dijo Juan Carlos Bastos, líder sindical de los taxistas.

AMC responde 

Miguel Peñaranda, director del AMC, aseguró que el aumento de tarifas se hizo con base en un estudio de costos que adelantaron en articulación con la Universidad Francisco de Paula Santander y distintos profesionales para evaluar la “longitud de rutas, valor de la gasolina, consumo de la gasolina diaria, valor de la lavada del carro, valor de la cambiada de aceite, valor de las llantas, del taller, además del salario mínimo”.

Explicó que, con respecto al aumento en la carrera mínima para los taxistas, lo que se busca es la posibilidad de que los transportadores tengan un mejor ingreso que les permita, por lo menos, “pagar la seguridad social o por lo menos tener un ahorro frente a los gastos”. 

Le puede interesar: Aumentó valor de las tarifas de servicios de transporte público, en Cúcuta

Señaló que la única empresa de transporte público de la ciudad que no estuvo de acuerdo con el alza en las tarifas fue Trasan. De igual forma, anunció que el incremento que está planeado para diciembre será estudiado por el AMC.

“Todas las ciudades estamos pasando por la misma situación de la pandemia, por eso vamos a buscar ese punto de equilibrio. Vamos a revisar el documento y el estudio después de julio, para lograr equilibrarnos en la tarifa de $2.200 que es una cifra en la que hemos estado acordes con los empresarios”, agregó Peñaranda.
 

Image
La opinión
La Opinión