Escuchar este artículo

Custodia convirtió su casa en Cúcuta, en un templo del fútbol

Lunes, 18 de Junio de 2018
La entusiasta mujer se declara amante de la Selección Colombia y de su ídolo Falcao García

En Cúcuta, la hincha más fiel de la Selección Colombia se llama Custodia Rojas Medina. Esta mujer, nacida hace 59 años en Gramalote y criada en La Parada, le pone el alma a cada partido de la tricolor.

Por estos días de fiebre mundialista, Custodia no pasa inadvertida en la calle 9A de Nuevo Escobal. Ella, junto a una de sus tres hijas y un vecino, llenaron de banderas el frente de su casa y la sala, donde los símbolos patrios son los protagonistas, y donde la camisa del gran Falcao García es la reliquia más preciada de esta ferviente hincha nacional. 

“Desde que mi mamá me tenía en el vientre daba patadas. Por eso creo que desde que tengo memoria juego y amo el fútbol”, cuenta la aficionada.

Su posición favorita es la de delantera, pero aseguró que cuando en un partido hacía falta un arquero, ella se ponía los guantes, pues también se defendía en esa área.

“A mí me decían ‘Maradona’. Recuerdo mi paso por los estadios de Pueblo Nuevo en San Cristóbal (Táchira), en mi propio Gramalote, en el departamento de Sucre y por supuesto en el General Santander”, añadió.

De los tantos goles que marcó en su vida, Custodia recuerda uno en particular que hizo en el estadio de San Antonio del Táchira. “Sucedió en el año 74. Fue un gol olímpico, siempre inolvidable”, relató.

Le puede interesar Comercio de Cúcuta va al ritmo del Mundial

Falcao es su ídolo

El delantero colombiano Radamel Falcao García es la fascinación de Custodia. Para ella no basta contar con la camisa del 9 de la Selección, ni un balón con su foto, ni las decenas de revistas con entrevistas al jugador; Custodia ama al ‘Tigre’ y todo lo que tenga relación con él se convierte en una reliquia que nadie puede dañar o botar.

“De Falcao conozco todo. Me he leído cuanta revista sale de él. Mis hijas saben que lo amo y me las compran. Ellas son alcahuetas”, dice.

Custodia ha llorado de alegría y rabia por cuenta del fútbol. “El mundial pasado sufrí y lloré mucho por la lesión que lo sacó de Brasil 2014. Pero como soy creyente le pedí mucho a Dios que lo ayudara. En cada misa lo ponía en las peticiones y el padre ya sabía que era yo la que pedía oración por él”, recuerda Custodia sobre Falcao.
Es tanto lo que esta mujer sigue al delantero colombiano, que contó entre risas cómo se perdió de un regalo por culpa del Tigre.

“Una de mis tres hijas me llamó una tarde justo cuando Falcao estaba jugando con el Mónaco y me dijo ‘mamá, véngase, coja un taxi y llegue al centro. Acá le pago al conductor. Véngase que quiero comprarle unos zapatos’. De una le dije que no podía por verme todo el partido, que me trajera unos zapatos a la medida de ella, que no había problema. Pero ella se enojó y me respondió ‘sino viene no le voy a comprar nada’ y así fue. Por fortuna ese día ganó el equipo de mi Falcao, entonces no me pegó tan duro”, contó entre risas.

El sueño de custodia es que el gran Falcao sepa de ella, logre enterarse de que en Cúcuta tiene a la más fiel de sus seguidoras. Por eso, hace un año le escribió una carta en donde le revelaba toda su admiración y de paso le pedía que algún día esperaba que uno de sus goles tuvieran su nombre como dedicatoria. “El día que eso pase, muero feliz”, recalcó la mujer.

*Por Laura Serrano