Escuchar este artículo

Damnificados por lluvias en Cúcuta empezaron a recibir subsidios de arriendo

Sábado, 6 de Febrero de 2021
Errores en la documentación que debían aportar los afectados de la ola invernal de 2020 a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo retrasaron el proceso.

La noche del 17 de noviembre de 2020 es una fecha que los habitantes del barrio 23 de Enero y del conjunto Los Arrayanes jamás olvidarán, pues debido a la ola invernal y al desbordamiento de la quebrada Tonchalá, cientos de familias lo perdieron todo. La furia del agua arrasó con casas y provocó graves inundaciones. 

En los próximos días se cumplirán tres meses de la tragedia y los damnificados han asegurado que, aunque la Alcaldía de Cúcuta les otorgó algunas ayudas alimentarias, esto no fue suficiente. Señalaron que la entrega de subsidios para arriendos se demoró demasiado. 

“Teníamos un inconveniente con la administración municipal, porque no había desembolsado los subsidios de arriendo, pero en el transcurso de esta semana se empezaron a cancelar ya los subsidios a 80 familias que entregaron bien los documentos y no tuvieron errores”, dijo Said Lozano, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) del barrio 23 de Enero. 

El líder detalló que aún hay 40 familias del sector a la espera del subsidio, ya que al momento de enviar la documentación a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) se presentaron errores, puesto que “los afectados entregaban la copia de su cédula, pero en el recibo de luz que enviaron estaba el nombre de otro propietario, ya que nunca cambiaron los papeles de la casa”. 

La UNGRD otorgó el subsidio de arriendo por 3 meses, por un valor de $250.000 cada mes. Este beneficio vence en marzo y quienes lo reciben están a la espera de que entreguen una prórroga hasta el mes de junio. 

“Ha sido difícil porque hasta ahorita están recibiendo la plata y eso es para pagar lo que deben y luego, si no dan solución, vuelven a quedar en la calle”, agregó Lozano. 

Con respecto a los predios, la comunidad informó que están a la espera de que el Departamento Administrativo de Planeación les indique cómo va a quedar delimitado el barrio, pues los terrenos están deshabitados. 

Eduardo Sánchez, administrador del conjunto Los Arrayanes, sostuvo que el mayor problema es que, al igual que en el 23 de Enero, aún hay familias damnificadas que no han recibido el subsidio de arriendo. 

Sánchez afirmó que la Secretaría de Gestión del Riesgo de Cúcuta ya socializó con ellos las obras (muros de contención) que se adelantarán sobre la quebrada Tonchalá entre los sectores de Manuela Beltrán y los Arrayanes, con el fin de mitigar cualquier riesgo.  

Gestión del Riesgo responde

Huber Plaza, secretario de Gestión del Riesgo de Desastres de la ciudad, dijo que efectivamente hubo retrasos en el pago de los subsidios porque la comunidad presentó documentos que no eran, situación que obligó a que tuvieran que hacer nuevamente el proceso. 

“Fue necesario dejar en regla los más de 150 que teníamos, pero 80 ya están listos, que son los giros que se están pagando estos días. La semana anterior se volvió a recoger documentación para verificar a estas personas que faltan de los sectores de 23 de Enero, Canarios, La Isla y Valles de Girón”, dijo Plaza. 

El funcionario mencionó que en Los Arrayanes aún faltan personas por reclamar el subsidio, puesto que este beneficio es otorgado cuando verifican en el EDAN (Evaluación de Daños y Análisis de Necesidades) si “la vivienda se encuentra habitable, no habitable o destruida y el subsidio va para las familias que quedan en viviendas no habitables y destruidas”. 

Con respecto a las viviendas no habitables, el secretario explicó que estas tienen un proceso de adecuación para que las personas puedan reconstruirlas. Agregó que ya se reunió con la JAC de Los Arrayanes y “hay personal revisando cuáles son los beneficiados y están en proceso de subsidio”. 

Huber Plaza afirmó que hay más de 1.000 familias de la ciudad registradas como damnificadas de la ola invernal del año pasado, pero se está verificando a quiénes les corresponde el subsidio de arriendo, pues algunas solo recibieron ayudas humanitarias, dado que no tuvieron problemas en sus lugares de residencia. 

Con respecto al barrio 23 de Enero, el Departamento Administrativo de Planeación indicó que la Alcaldía de Cúcuta creó una comisión para hacer un seguimiento a los asentamientos informales de Cúcuta, la cual está conformado por las Secretarías de Vivienda, Infraestructura, Gobierno y Gestión del Riesgo de Desastres. 

Respecto a la solicitud de delimitación del asentamiento 23 de Enero, el Departamento Administrativo de Planeación Municipal señaló que debido a las restricciones que se impartieron desde el Gobierno Nacional, generadas por la pandemia de la COVID-19, no ha sido fácil efectuar esta labor, ya que estas medidas restringen los trabajos en campo. 

“Además, es fundamental contar con información cartográfica precisa sobre el territorio para delimitar. Es por esto por lo que se requiere adelantar un proceso basado en los soportes técnicos necesarios y ajustados a los lineamientos determinados por el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) vigente, al igual que contar con el apoyo de la recién creada Subsecretaría de Catastro Multipropósito de la Secretaría de Hacienda”, explicaron desde Planeación Municipal. 

El secretario Plaza agregó que de los asentamientos que resultaron afectados por la ola invernal, el único que avanza en el proceso de legalización es La Isla, y mencionó  que “en el 23 de Enero hay un asentamiento que no está legalizado y su proceso no se había iniciado”. 

Sobre Los Arrayanes informó que la constructora inició un estudio estructural y “nosotros revisamos con los ingenieros varias torres y ahí los edificios no sufrieron afectación”. 

De igual forma, mencionó que ya se socializó con los líderes comunales las obras que se van a hacer para la prevención y mitigación del riesgo: trabajos como la intervención del margen izquierdo del río Pamplonita a la altura del barrio San Rafael, diferentes canales hidráulicos, 18 urbanos y 3 rurales; así mismo, la ejecución de obra sobre la quebrada Tonchalá, entre los sectores Manuela Beltrán y los Arrayanes. Proyectos que tendrán una inversión de más de $5.100 millones.  

Del megacolegio Pedro Cuadro Herrera y el Centro de Desarrollo Infantil (CDI) Grandes Genios de Paz, que también resultaron afectados por las lluvias, Huber Plaza afirmó que los reportes fueron enviados al Ministerio de Educación Nacional y la recuperación de los espacios está en proceso, pues hay un organismo internacional que quiere ayudar en las labores de adecuación. 

Con respecto al proceso de reubicación para quienes lo perdieron todo, el funcionario de la administración señaló que con la UNGRD, el Ministerio de Vivienda, la Vicepresidencia de la República y la Alcaldía de Cúcuta se están evaluando las alternativas.

Image
El megacolegio Pedro Cuadro Herrera y el Centro de Desarrollo Infantil (CDI) Grandes Genios de Paz también resultaron afectados. / Luis Alfredo Estévez/ La Opinión