Escuchar este artículo

El centro de Gestión Integral de Riesgo está próximo a inaugurarse

Lunes, 7 de Agosto de 2017
Casi al 100%, las autoridades locales y regionales verificaron el avance de las instalaciones.

Al nuevo Centro de Gestión Integral de Riesgo de Desastres Fronterizo (Cegird), ubicado en el barrio García Herreros de Cúcuta, solo le faltan detalles para su inauguración y algunos ajustes administrativos para que empiece la operación de las autoridades de gestión del riesgo del departamento y la ciudad.

Así lo confirmó el director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, Carlos Iván Márquez, quien visitó el lugar este fin de semana e indicó que la obra civil está totalmente terminada y será de gran utilidad para la atención de todo tipo de calamidades, derivadas de fenómenos naturales o antrópicas no intencionales.

El Centro hace parte de un sistema nacional de estructuras replicadas en Antioquia, Magangué, Bogotá, Manizales, San Andrés, y dos más en construcción en los Llanos Orientales y Barranquilla.

El director destacó que el sitio tiene una amplia capacidad de respuesta, en materia de atención en salud, equipos, un helipuerto para la movilización de ayudas, bodegas y la conexión total con otros organismos de socorro.

Igualmente, resaltó que se está adecuando la integración con el sistema de alertas tempranas regional, que monitorea los caudales de algunos ríos y condiciones climáticas.

Márquez destacó el apoyo de los líderes del sector, que antes de la edificación del Centro tenían una inmensa cancha, pero comprendieron la importancia de la llegada de la obra para el beneficio general.

“Qué bueno que se sacrifique un espacio para el servicio de los demás y eso hay que aplaudirlo a los líderes del sector”, dijo.

El gobernador William Villamizar resaltó la “respuesta unificada” que se logrará, así como “el privilegio de ser uno de los pocos departamentos en tener un lugar con estas características”.

Por su parte, el alcalde de Cúcuta, César Rojas, manifestó satisfacción porque no solo se atenderán emergencias sino también las situaciones derivadas de la frontera.

En materia de inversión, se calificó la inversión como “austera” y, en palabras de Márquez, se comprobó que “con pocos recursos se pueden hacer buenas obras”.

En total, la obra física tuvo un valor de 5.000 millones de pesos, aportados por la Unidad Nacional, mientras que en la dotación se destinaron 1.600 millones de pesos, provenientes de la Gobernación y la Alcaldía.

Esta última entidad también aportó el lote, cuyo valor alcanza los 3.500 millones de pesos.

Image
La opinión
La Opinión