El cucuteño es indiferente al ámbito cultural

Sábado, 27 de Junio de 2015
Hay poca aceptación de las visitas a museos, festivales y el teatro, según encuesta ‘Cúcuta Cómo Vamos’ de Ipsos-Napoleón Franco.

La encuesta aplicada en el marco del programa ‘Cúcuta Cómo Vamos’ midió 50 indicadores, entre ellos cultura, recreación y deportes. Para estos ámbitos, sin importar la edad, estrato o género, los cucuteños son aquejados por los mismos problemas.

En el panorama cultural de Cúcuta –que debería ser transversal al desarrollo de la ciudad–, sorprende la indiferencia de la ciudadanía por estos temas.

Así lo reveló la encuesta elaborada por la firma Ipsos-Napoleón Franco, en la que el 36% de los 1.030 encuestados manifestaron no estar satisfechos ni insatisfechos con la oferta cultural.

En prácticas específicas, las que menos aceptación tienen son las visitas a museos, los festivales culturales, las presentaciones teatrales, las conferencias y conciertos.

Entretanto, las más apetecidas son las salidas a cine y la lectura de periódicos y de libros. En este último punto sorprende que Cúcuta esté por encima del promedio nacional en materia de lectura de libros, el cual está entre uno y dos títulos.

En la población consultada se lee, en promedio, cuatro libros al año. Eso equivale a que en medio de la indiferencia hay un campo de acción por fortalecer y que sirve para jalonar otras prácticas culturales.

Ahora bien, para el caso de recreación y deportes, los planes favoritos de los cucuteños son ir a centros comerciales y a restaurantes.

En el polo opuesto está practicar algún tipo de deporte, ir a ciclovía o simplemente ser espectador de eventos deportivos. Curiosamente, un dato de interés es que pese a ello, el 64 por ciento de los encuestados están satisfechos con la oferta en este campo.

Visitar los parques de la ciudad también goza de buena aceptación entre la ciudadanía, razón por la que deberían fomentarse más actividades recreativas y deportivas en estos escenarios.

Otro de los datos curiosos de la medición es que las personas de Cúcuta que se consideran pobres participan menos en las actividades de tipo recreativo y están menos satisfechas con dicha oferta.

En todo este panorama y a la hora de diseñar estrategias que permitan fortalecer lo que está bien y darle un giro a lo que no tiene aceptación, deben tenerse en cuenta no solo los resultados de la encuesta, sino la condición fronteriza de la ciudad, que sin lugar a dudas influye en las concepciones culturales de quienes habitan en Cúcuta.