El cucuteño que en EE. UU. protegió al presidente Joe Biden en su posesión

Domingo, 24 de Enero de 2021
Juan David Eusse pertenece a la Guardia Nacional y estuvo en la primera línea de seguridad del Capitolio durante la llegada a la Casa Blanca del mandatario.

Como pocas veces ocurre la ciudad de Washington D. C., en Estados Unidos, permanece prácticamente militarizada tras la posesión de Joe Biden, como presidente de la nación que tiene 330 millones de habitantes.

El despliegue de más de 25.000 integrantes del Ejército, Policía y organismos de seguridad como el FBI (Oficina Federal de Investigaciones), comenzó hace más de dos semanas después de que un grupo de manifestantes, que apoyaban al presidente saliente, Donald Trump, ingresaron ilegalmente al Capitolio.

Ese día, 6 de enero, se realizaba en el Congreso la certificación de votos para proclamar a Biden como el nuevo mandatario de la llamada nación más poderosa de la tierra.

Los destacamentos de militares en las calles de Washington se mantienen cuatro días después de que Biden se juramentó en su cargo y entre esos uniformados que patrullan la ciudad, ubicada entre los distritos de Maryland y Virginia, se encuentra el cucuteño Juan David Eusse que formó parte del primer anillo de seguridad que durante la posesión de Biden vigiló el Capitolio.

El nortesantandereano, de 27 años de edad, tez trigueña y 1,78 metros de estatura, pertenece a la Guardia Nacional (National Guard), un componente del Ejército de los Estados Unidos que con una fuerza de reserva es desplegado en labores de control especiales y acciones humanitarias, entre varias actividades.

Con el uniforme característico de la Guardia, implementos militares y las prendas suficientes para soportar el intenso frío característico de esta época en Washington, el cucuteño hace presencia en los lugares icónicos de la ciudad en una labor que es reconocida en el país del norte.

“Las personas en la calle nos tratan muy bien y nos agradecen por lo que estamos haciendo”, dijo el mayor de los dos hermanos Eusse.  

Juan David, quien conserva la amistad de varios amigos con los que estudió en el colegio Calasanz de Cúcuta, ingreso al Ejército hace 6 años después de graduarse de sus estudios de sociología y francés en la Universidad de Maryland.

Y como si dominar tres idiomas fuera poco, el joven también aprendió el portugués interactuando con amigos provenientes de Brasil.

“El portugués ha sido más por curiosidad que lo aprendí, tengo muchos amigos de Brasil, voy a sus casas donde hablamos en su idioma, leo periódicos de Brasil y Portugal y veo producciones de televisión en ese idioma”, aseveró Juan David. 

Una larga aventura

Al término de uno de los patrullajes previos a la posesión de Biden Juan David le contó a La Opinión que llegó con sus papás a Estados Unidos cuando tenía 8 años de edad. Atrás se quedaban sus amigos de infancia, la lengua en salsa que preparaba su abuela –su plato preferido- y los pasteles de garbanzo y morcilla que tanto le gustan.

Jorge Eusse, padre de Juan David, recordó que, junto con su esposa, tomó la decisión de solicitar asilo en Estados Unidos después de que el frente Efraín Pabón Pabón, de la guerrilla del Eln, lo secuestró en 1998 y lo mantuvo 8 meses entre las montañas de Norte de Santander y Arauca. 

Me llevaron por San Bernardo de Bata, Chucarima, Presidente y Arauca, caminé mucho. Cuando me liberaron quedé muy aburrido y nos vinimos para Estados Unidos donde he escalado en una compañía de gases médicos para Maryland y mi esposa, que es administradora de empresas, trabaja en escuelas privadas”, agregó Eusse.

El papá dijo que inicialmente intentó montar una fábrica de plástico en Washington, para seguir con la tradición de su familia cucuteña, pero no pudo consolidar su idea por dificultades en los trámites exigidos.

El orgulloso padre de dos hijos narró que Juan David, antes de llegar a la universidad, estudió en Landon School donde se destacó académicamente, por su comportamiento y también como deportista.  

Eusse, cuyo apellido es de origen francés, contó que su hijo se enlistó en el Ejército donde en el Fuerte Jackson, en Carolina del Norte, estudió medicina de combate para especializarse en la parte médica durante su paso en una unidad situada en San Antonio (Texas).

Juan David sigue con sus estudios de salud pública porque desea ingresar a un programa que le permita tener el conocimiento necesario para llegar a un rango que califican entre paramédico y doctor.

 El joven nortesantandereano indicó que mientras no está prestando sus servicios en la Guardia Nacional, donde tiene el grado de especialista, se desempeña como profesor de español y francés en el mismo colegio donde él se graduó. Allí, enseña los idiomas a chicos entre los 10 y 11 años de edad.

“Siempre me ha gustado el orden y la disciplina que vienen con una formación militar. Esta organización (La Guardia) es la más diversa en términos de cultura y mezclas raciales en Estados Unidos y me da la oportunidad de vivir donde yo quiera y, a la vez, servir al país”, agregó el militar.

Image
La Guardia Nacional permanece en las calles de Washington por disposición del Ejército de Estados Unidos. / Foto: AFP

Apoyo en el trabajo

Cuando restaban pocas horas para la posesión de Joe Biden, Juan David recordó que el año pasado permaneció tres meses en Baltimore apoyando el trabajo que la Guardia realizó para garantizar la entrega de alimentos a estudiantes de bajos recursos durante la cuarentena por la pandemia generada por el coronavirus.

“Inicialmente íbamos por dos semanas y el trabajo con la Guardia Nacional, en esa oportunidad, se extendió por tres meses”, manifestó el joven Eusse, quien también apoyó los trabajos de instalación de hospitales de campaña e infraestructura para la atención de pacientes afectados por la COVID-19.

La última visita que el militar colombiano, con nacionalidad estadounidense, realizó a Cúcuta fue en diciembre del 2019 cuando permaneció diez días en el país y junto con su familia, y un amigo de Estados Unidos, también visitó Villa de Leyva.

Mientras su amigo quedó fascinado con Colombia, y quiere regresar, Juan David tiene invitaciones a tres países de amigos que tiene en la Guardia y espera viajar después de que el planeta supere la pandemia por el coronavirus. “En la Guardia uno puede hacer voluntariado y me gustaría, si fuera en Colombia me encantaría ir allá para ayudar, siento mucho orgullo y conexión con mi país que me hace mucha falta”, concluyó Juan David.

Redacción | Félix Leonardo Quintero