Escuchar este artículo

El POT de Cúcuta, con los ánimos tensionados

Viernes, 2 de Agosto de 2019
El plan de manejo de la cuenca del río Pamplonita fue incluido dentro de las determinantes ambientales.

La concertación del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Cúcuta en materia ambiental está a punto de salir de la Corporación Autónoma regional de la Frontera Nororiental (Corponor). Sin embargo, en este punto surge otra observación, y esta vez relacionada con la inclusión del Plan de Manejo y Ordenamiento de la Cuenca (Pomca) de 2014, y los planes parciales de desarrollo aprobados antes de esta fecha.

Los gremios se mostraron preocupados por el tema porque indican que este Pomca se encuentra desactualizado e implicaría un atraso en aspectos relacionados con la planeación.

El plan de manejo de la cuenca del río Pamplonita fue incluido dentro de las determinantes ambientales que solicitó Corponor al municipio la primera vez que el documento fue retirado de la corporación para su concertación, a finales del año pasado.

Sin embargo, según lo señalado por la Procuraduría delegada para asuntos ambientales, que ha venido acompañando el proceso de formulación y revisión del POT, estos Pomca tienen una temporalidad, y en este caso aún está vigente. 

Según explica la Guía de ruta para la formulación de los Pomca, la temporalidad para estos planes se da de acuerdo con el resultado de la aplicación metodológica de ciclos y fases.

Son 6 fases: aprestamiento, diagnóstico, prospectiva y zonificación, formulación, ejecución y seguimiento, y evaluación. Estas seis fases conforman un ciclo. “Cada ciclo marca un horizonte de tiempo para el cual el Pomca responde (10 años) y su culminación marca un nuevo comienzo que dé cuenta de otras circunstancias sin perder de vista el conocimiento, la información y los logros obtenidos”. 

El plan del manejo de la cuenca del río Pamplonita en su reglamentación a nivel de jerarquía es superior incluso al mismo POT, y por lo tanto debe prevalecer dentro del documento, señala el ministerio público.

Juan Francisco Yáñez, presidente de la junta directiva de Camacol Cúcuta y Nororiente, indicó que el Pomca del año 2014 no tomó en cuenta los derechos adquiridos de las licencias de urbanismos y construcción de los años anteriores.

“Los desarrollos que quedan cubiertos dentro de la zona de afectación que menciona el Pomca deben aparte de sacar su licencia de construcción ir a pedir el visto bueno por parte de Corponor, que no son tan expeditos, y que frenarían la actividad económica”, indicó.

Según explica la Procuraduría ambiental, el Pomca debe quedar tal cual como fue concebido dentro del POT; sin embargo, Corponor hizo algunas observaciones, como por ejemplo, en aquellos casos en los cuales se pueda demostrar que se pueden restaurar esas áreas naturales, entonces el municipio deberá hacer los estudios técnicos especializados para lograr la restauración.

Detalla que si antes del 2014 el municipio otorgó esos planes parciales, y esos predios nunca fueron afectados por alguna medida especial como zona de riesgo, de protección, ronda hídrica, es decir, si no tienen esa condición especial no se podría decir que eso va a cambiar, “lo que quiere decir que deben seguir vigentes”. 

El vicepresidente de Camacol Cúcuta y Noriente, Raúl Andrés Colmenares, explicó que estos planes parciales fueron revisados y aprobados por Corponor en su momento. 

Sobre el Pomca especificó: “nos preocupa mucho que esos estudios no están en las escalas que se requiere para un plano urbano, sino que están más para planos rurales, lo que implica dos cosas: o que el estudio debe complementarse para que se pueda implementar de forma completa, o que deba contratarse y hacerse desde cero”, detalló.

Solicitudes

La gerente de Camacol Cúcuta y Nororiente, Margarita Contreras, explicó que a través de la veeduría ciudadana se solicitará a los gremios cuáles fueron las observaciones que desde cada área se hicieron, y precisar cuáles fueron tomadas en cuenta y cuáles no.

Actualmente, Corponor se encuentra en la expedición del concepto técnico y jurídico para que finalmente la dirección haga la revisión y entregue la expedición del acto administrativo donde se declara concertado el POT.

Una vez concertado ambientalmente, el documento pasa al Consejo Territorial de Planeación, entidad que debe dar el visto bueno para que posteriormente baje al Concejo Municipal.

La Procuraduría solicitó al Concejo Municipal que hicieran por lo menos dos cabildos abiertos, como mecanismo de participación ciudadana.

Image
La opinión
La Opinión