Escuchar este artículo

El POT de Cúcuta quedó con deficiencias

Martes, 21 de Abril de 2020
Gobernación lo objetó técnicamente, pero documento sigue vigente.

En diciembre pasado y luego de una amplia discusión no solo con los gremios y la comunidad, sino con la administración que estaba por llegar, el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que regirá durante los próximos 12  años en Cúcuta fue aprobado por el Concejo y sancionado por el exalcalde César Rojas.

Aunque el documento final sufrió al menos 15 modificaciones que eran reclamadas por diferentes sectores, en el ambiente quedó el sinsabor de que la nueva carta de navegación que guiará el desarrollo físico de la ciudad durante al menos tres gobiernos, no era lo suficientemente rigurosa en términos técnicos, como lo exige la planeación de un territorio.

Este planteamiento fue confirmado recientemente por la Gobernación de Norte de Santander, que tras concluir la revisión ordinaria del POT de Cúcuta, emitió un “concepto técnico no favorable” del mismo. Es decir, objetó técnicamente el documento que le fue entregado al actual mandatario de la ciudad, Jairo Tomás Yáñez Rodríguez.

“(…) Su perfeccionamiento no es del 100%. Se reconoce que se han logrado avances significativos en el texto y en la cartografía, pero aún quedan vacíos por mejorar tanto en el diagnóstico como en la formulación”, señala el oficio entregado por la Gobernación.

En este se agrega que, en vista de lo encontrado: “se exhorta al municipio de San José de Cúcuta a continuar con esta labor de búsqueda de perfeccionamiento del POT y contemplar la corrección inmediata de los aspectos que le restan legalidad y la incorporación de aspectos faltantes en el corto o mediano plazo de la vigencia de este plan”.

El análisis señala, por ejemplo, que en el documento aprobado el año pasado se reconoce la existencia de 35 centros poblados en el municipio, pero  no se indica su perímetro urbano   y su perímetro de servicios  públicos, para efectos de reconocer o constatar el área reconocible para cada uno de ellos.

Dice que se reconoce, así mismo, el suelo “suburbano en corredores viales, suburbano industrial, suburbano residencial”, pero finalmente estos suelos no se observan en la cartografía del POT 2019.

También se advierte que en el documento no se adopta la División Político Administrativa Veredal o señalamiento veredal por corregimientos del territorio municipal, para fines administrativos y de ordenamiento territorial. Tampoco la barrial ni la división comunal.

En las objeciones presentadas por la Gobernación del departamento  se señala que en lo que respecta a las normas aplicables para los proyectos urbanísticos, el nuevo Plan de Ordenamiento solo permite ver algunas normas generales para edificaciones, “más no señala el complemento que trae el anexo 3.5 Normas particulares para edificaciones”.

Otros de los aspectos frente a los cuales se detectaron inconsistencias técnicas, según el documento conocido por La Opinión son:

-No se incluyeron mapas sobre los conflictos de uso de suelos, localización de actividad económica, pendientes, minero energético municipal, sistema funcional del territorio, unidades espaciales de funcionamiento, uso potencial, unidades de planificación rural, entre otros.

-No se observan mapas de geología, geomorfología, pendientes en forma completa para el municipio de Cúcuta y el casco urbano.

-No se delimitan las cuencas hidrográficas.

-No se encuentra la cartografía relacionada con los suelos suburbanos corredor vial, industrial y residencial.

-No se encuentra el mapa que delimite el área de vivienda campestre reconocida en el Acuerdo.

En términos generales, el diagnóstico entregado a la Alcaldía de Cúcuta sobre el POT es que este omite “elementos estructurantes del ordenamiento territorial que se habían señalado en el de 2001”.

“Al respecto, el municipio debe revisar, corregir, reglamentar acciones y  complementar en concordancia con el Acuerdo y la Cartografía de acuerdo a sus prioridades y las consecuencias legales que esto pueda generar”, reiteró la Gobernación.

El POT sigue vigente, pero tendrá ajustes

Tras el concepto no favorable recibido hace unas semanas, desde la Alcaldía de Cúcuta recordaron que el mismo mandatario municipal, antes de tomar posesión de su cargo y durante el debate que se le hizo al documento, advirtió las inconsistencias que este presentaba, pero no fueron tenidas en cuenta.

“El entonces alcalde electo, Jairo Yánez, había presentado una serie de observaciones de tipo técnico en el cabildo del 6 de noviembre de 2019, relacionadas con el POT que estaba en estudio. Estas recomendaciones –dirigidas al Concejo- buscaban también que dicho documento se pudiera articular con el Plan de Desarrollo que se avecinaba. Sin embargo, este fue aprobado sin tomar en cuenta las respetuosas sugerencias hechas”, señaló la Alcaldía en un comunicado de prensa.

La directora de Planeación Municipal, Margarita Contreras, precisó que a pesar del concepto entregado por la Gobernación, el POT seguirá vigente, pues para dejarlo sin validez el Tribunal Administrativo de Norte de Santander tendría primero que determinar la nulidad o inhabilidad del Acuerdo 022 de 2019 que le dio vida al Plan.

No obstante, Contreras explicó que si bien el contrato suscrito en la administración pasada para la elaboración del documento ya no se puede intervenir, lo que se hará es orientar unas modificaciones y ajustes, con el fin de cumplir con el perfeccionamiento que se pide.

“El Departamento Administrativo de Planeación orientará dicho proceso indicando cómo se realizarán los respectivos ajustes, así como el valor de la inversión y si se incluirá en el Plan de Desarrollo Municipal”, precisó la funcionaria en el comunicado de prensa.

Allí mismo, Contreras extendió la invitación a gremios, constructores, veedores, academia, organizaciones de protección al ambiente y todos aquellos que rigen sus actividades económicas, técnicas y sociales a partir del Plan de Ordenamiento, para que participen de la nueva revisión y hagan sus aportes frente a lo que se podría mejorar.

“Esta, sin duda, es una oportunidad para hacer ajustes significativos como lo enmarca la ley y consolidar un POT que proyecte y beneficie la zona rural y urbana de Cúcuta”, dijo. 

Posibles acciones legales

Desde que fue otorgado el contrato mediante el cual se encargó la elaboración del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial para Cúcuta, en 2017, este estuvo rodeado de una permanente polémica.

Inicialmente, la adjudicación del estudio del POT sufrió un duro revés, pues el primer contrato que se firmó con la Unión Temporal Nuevo POT Cúcuta fue reversado, luego de que un ciudadano denunciara que la hija del condenado exalcalde Ramiro Suárez Corzo, Eimy Julieth Suárez González, hacía parte del negocio, a través de la empresa Suárez y Cruz Urbanos S.A.S.

Posteriormente, la Alcaldía firmó el contrato de más de $5.000 millones con la Unión Temporal Planeando Cúcuta, quien fue la que terminó proyectando el documento, en medio de una lluvia de críticas y cuestionamientos.

De hecho, el exdirector de la oficina de Planeación municipal, José Orlando Joves Paz, se hizo acreedor de una investigación, por cuanto no tuvo en cuenta que una de las personas que hizo parte de la Unión Temporal estaba inhabilitada, por ser hija de una funcionaria pública. Esta persona era la misma Eimy Julieth Suárez González.

Luego, los permanentes reparos hechos por el entonces secretario de Planeación, Cristian Buitrago, al documento presentado por el contratista, también le valieron su salida del cargo.

Respecto a las objeciones hechas por la Gobernación de Norte de Santander, la administración municipal anunció que analizará la pertinencia de adelantar acciones legales contra quienes “tienen una responsabilidad aparente y directa en la estructuración del Plan”..

Image
La opinión
La Opinión