Escuchar este artículo

El santuario de la Virgen de Fátima cumple 70 años

Miércoles, 18 de Diciembre de 2019
La Virgen de Fátima, patrimonio religioso de los cucuteños, está al final de la calle 8 de San Miguel. 

Hoy, las romerías volverán a la parte alta de San Miguel, los ojos estarán volcados al emblemático santuario en honor a la virgen de Fátima que cumple 70 años y que recibirá a los visitantes en su mirador recién remodelado.

La remodelación costó alrededor de $20.000 millones, y se complementa con el Parque de la Vida, un proyecto de la Alcaldía de Cúcuta que une la zona del Cementerio Central con este sector del barrio San Miguel. Desde allí, los cucuteños podrán apreciar una hermosa panorámica de Cúcuta.

En la inauguración del Parque de la Vida en el Cementerio Central, el alcalde César Rojas aseguró que se hará una segunda fase de este proyecto, en donde se adecuará a la obra un cable canasta que llevará a la gente hasta el cerro de La Virgen de Fátima (barrio San Miguel) y viceversa.

La Virgen de Fátima, patrimonio religioso de los cucuteños, está al final de la calle 8. Fue construida en concreto y yeso en Europa y luego trasladada a Colombia por vía marítima.

La estatua mide tres metros y se erige sobre una bola que simboliza el planeta tierra y una columna de 10 metros de alto.

El monumento fue inaugurado por la Diócesis de Cúcuta y es una copia de la que se encuentra en Portugal.

Cada año, hay una peregrinación, el 13 de mayo, mismo día que en 1917, tres pastorcillos de entre 7 y 10 años afirmaron haber visto a la Virgen María por encima de una encina verde en Cova da Iría, en aquel entonces, un terreno pedregoso cercano a la localidad de Fátima.

Un mensaje en tres secretos

Según la versión de la hermana Lucía, la Virgen les dio un mensaje que debían guardar en secreto, pero del que el papa Pío XII desveló públicamente dos partes en 1942.

El primer secreto se refería a una “visión del infierno” para denunciar el ateísmo y las persecuciones contra la Iglesia.

El segundo, evocaba “una guerra todavía peor” a la que estaba teniendo lugar en 1917, y pedía la penitencia de los cristianos y la “conversión de Rusia”, en aquel momento sacudida por la revolución bolchevique.

El tercer secreto, revelado por El Vaticano en 2000, contenía una visión, juzgada profética, el del atentado perpetrado contra Juan Pablo II en la plaza de San Pedro de Roma, el 13 de mayo de 1981.

En una visita a Portugal en 2010, su sucesor, Benedicto XVI, aportó una interpretación actualizada, afirmando que la Virgen anunció el “sufrimiento” de la Iglesia, que en aquel entonces se vio salpicada por escándalos de pedofilia.

Image
La opinión
La Opinión