Escuchar este artículo

En Cúcuta arrancan planta que envenenó a niños en Cesar

Miércoles, 27 de Octubre de 2021
La iniciativa se debe a la tragedia ocurrida con los dos menores que fallecieron en Ocaña.

Luego de conocerse la lamentable noticia del fallecimiento de dos niños, que probaron inocentemente la fruta roja que da la planta Bonetero, conocida comúnmente como manzanillo, algunos cucuteños han decidido arrancar voluntariamente esta mata.

El conjunto Los Arrayanes, ubicado en el Anillo Vial Occidental, así como Los Naranjos del barrio Alfonso López, se dieron a esta tarea con el fin de no exponer a ningún menor de edad ante un riesgo o tragedia.

Lea aquí: Dos niños murieron tras comer un fruto

Eduardo Sánchez, administrador de ambos conjuntos manifestó que en total fueron 35 plantas las arrancadas en los dos conjuntos.

“Tras lo ocurrido con los dos niños en el Cesar, consultamos sobre la planta en Internet y a un experto que nos explicó que el peligro es el fruto que da. Y, precisamente es ese fruto lo que la hace atractiva para las personas que la siembren en sus jardines, por eso decidimos que no podíamos tenerla”, dijo Sánchez.

Según el administrador, todo se decidió para no poner en riesgo a los niños que, en un descuido de los padres o cuidadores, llegarán a consumir ese fruto.

Veinte plantas fueron retiradas de Los Naranjos y 15 de Los Arrayanes. La invitación que dejaron en inmediaciones a estos sectores y a quienes tengan dicha planta es que le den el manejo correspondiente.

Consulte: En Puerto Santander un quince años terminó en doble homicidio

“Pueden arrancar el fruto o definitivamente arrancar de raíz la planta. Lo importante es pensar en evitar consecuencias que lamentar como el dolor por el que están pasando las dos familias al perder a dos niños”, dijo.

Aquella tragedia 
A mediados de octubre, se conoció que los pequeños Jhofran Mathías González Chaya (5) y su prima Amira Jhasley Chaya Valera (3), de nacionalidad venezolana y quienes se encontraban de vacaciones, fallecieron luego de intoxicarse tras comer el fruto de la planta.

Los niños, quienes se encontraban con sus padres en la vereda Montecitos de Río de Oro, en Cesar, fueron traslados al Hospital Emiro Quintero Cañizarez, de Ocaña, el pasado 14 de octubre, en donde fueron atendidos; allí murió la niña de 3 años, mientras que su primo falleció cuando  era trasladado a Cúcuta para que recibiera atención especializada.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas