Escuchar este artículo

En Cúcuta fabrican bolsas ecológicas

Miércoles, 3 de Abril de 2019
Las bolsas están diseñadas para degradarse en menos de un año.

Sus ganas de darle un nuevo aire al medio ambiente y liberarlo de tanta contaminación, fueron el mayor impulso para Marly Yurley Villamizar Sepúlveda, de 27 años, y su esposo Eduardo Alfonso Moros Muñoz, cuando tuvieron la idea de crear bolsas ecológicas para el uso común.

El uso irracional del plástico, el impacto ambiental negativo y la presencia de componentes nocivos (ya sean químicos físicos o biológicos) en el entorno, son los factores de contaminación que esta pareja sueña con empezar a reducir desde su propio hogar.

Mientras que una bolsa de plástico puede llegar a degradarse en 140 o 150 años, las que fabrican Villamizar y su esposo pueden durar menos de uno.

Gran aceptación

Aunque pasar de un producto a otro nunca es fácil, parece que esta ocasión será la excepción, pues al hacerlo se ayudará a mitigar el impacto ambiental negativo.

“Queríamos que Cúcuta tuviera un lugar que pensara en el planeta y su bienestar. Que no tuviéramos que buscar en las grandes ciudades del país, sino que estuviera al alcance de nuestras manos”, indicó Villamizar.

Lo más importante es que el producto está hecho para que no dure tanto tiempo en degradarse y así se evite la contaminación del medio ambiente en un futuro.

“La degradación de la bolsa ocurre de 3 a 12 meses y la tinta que se usa es ecológica para que la degradación sea total, todo con el fin de que el proceso sea en la menor cantidad de tiempo posible luego de su uso”, señaló Villamizar.

Bolsas creativas

Con el fin de infundir en el cucuteño la cultura del no uso de la comúnmente llamada bolsa desechable y darle una oportunidad a la ecológica, Villamizar y compañía pensaron en darle un poco más de atractivo a estas con una diversidad de diseños.

“La idea es que todos aportemos nuestro granito de arena usando este tipo de bolsas y de esta manera poder lograr disminuir el calentamiento global”, dijo Villamizar. 

Añadió que “si la persona ve alguna imagen o un símbolo que lo represente en la bolsa, seguramente se le va a hacer más fácil llevarla a cualquier parte; así, de a poco, silenciosamente, vamos mejorando la situación medioambiental”.

Image
Rito Julio Patiño Echavarría