Escuchar este artículo

En Cúcuta se viola la ley ante los ojos de la autoridad

Lunes, 25 de Marzo de 2019
Desguazaderos de carros y talleres de mecánica en el espacio público.

Lo que ocurre en las narices de la Policía y la Alcaldía en el centro de la ciudad es de no creer.  

Sí, así como lo lee, tres manzanas que están seguidas una de la otra, comprendidas en las avenidas sexta, séptima y octava con calles 2, 3 y 4, fueron convertidas en desguazaderos de carros y talleres de mecánica, todo al aire libre, en plena vía pública.

Recorrer estas manzanas es encontrarse regados por calles y andenes pedazos de latas, llantas viejas, partes de carros como puertas, ventanas, vidrios, varillas y repuestos viejos como si se tratara de algo normal y sin importar que a sus espaldas funcione el terminal de transporte de Cúcuta, a donde llegan a diario turistas de todas partes del país. 

La suciedad, el desorden y la desidia es lo que impera, dice Ana Dolores Bustamante, vecina del barrio El Callejón, donde ocurre todo, y donde a nadie parece importar lo que está pasando.

Denunció que quienes protagonizan estas actividades se pasan por la faja el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), y el Código de Policía, que las prohíben en el espacio público y en esta parte de la ciudad.

Pero lo que más llama la atención  es que tales violaciones ocurren ante los ojos de los policías que hacen presencia a diario en el CAI ubicado en la misma zona donde desguazan los carros, y a solo unas cuantas cuadras de la oficina donde se sienta el alcalde César Rojas, en el palacio municipal.

El negocio crece como la espuma porque cada vez son más los carros que se traen a desguazar a este sector, dice Alberto Acuña, otro vecino de El Callejón, quien denunció que lo que sucede allí ya se ha denunciado a la alcaldía en reiteradas oportunidades, desde que era alcaldesa María Eugenia Riascos, “pero ningún alcalde se ha atrevido a dar una solución en una zona donde también abundan los talleres de mecánica y las chatarrerías al aire libre”.

Los carros son desarmados en plena vía pública sin importar el mal aspecto que se ofrezca a los vecinos del sector.

e puede interesar El parque Lineal es el nuevo mercado local

Cuando se le preguntó a la subsecretaria de Gobierno de Cúcuta, Sandra Roa, encargada del control del espacio público en la ciudad, si conocía lo que estaba sucediendo a escasas cuadras de la alcaldía, su respuesta fue tajante: “No”.

La funcionaria también dijo que a su despacho no han llegado quejas sobre la presencia de desguazaderos de carros ni por talleres de mecánica en el espacio público, “por lo que no se ha actuado”.

Esta respuesta fue rechazada de plano por Acuña, quien denunció que no solo cartas se han llevado a la alcaldía pidiendo solución, si no también interpuesto tutelas. 

Estas últimas le ordenaron a la alcaldía en el mandato de Donamaris Ramírez reubicar no solo las chatarrerías que funcionan en el centro, sino también los talleres de mecánica y los desguazaderos que funcionan en el espacio público.

En total son veinte las chatarrerías que desde 2015 debieron salir de la zona centro de la capital nortesantandereana.

“Lo que estamos exigiendo es que la alcaldía y la Policía hagan cumplirla ley”, sentenció Acuña.

En algunos sectores de El Callejón se observan desperdicios de partes de carros, abandonados en el espacio público.

El eterno dolor de cabeza

La alcaldía de Cúcuta acordó para este año con el seguimiento de la Procuraduría Regional de Norte de Santander avanzar en lo relacionado a la recuperación del espacio público del centro de la ciudad, y la caracterización de los vendedores.

Los comerciantes informales piden que se dé prioridad a derechos como el trabajo, pero la ciudadanía también reclama por el derecho a la libre transitabilidad por andenes y zonas que son negociables.

La negociación con los vendedores informales ha sido el eterno dolor de cabeza de la administración municipal. Las secretarías de Gobierno, Seguridad Ciudadana, los órganos de control, personería, y vendedores se han sentado a dialogar este año ya en varias oportunidades para determinar plazos, sitios, reubicación. 

Entre las propuestas está que el proceso de reubicación sea reglamentado, para que se dé el definitivo cumplimiento.

La avenida sexta es una de las más afectadas por la venta de partes al aire libre.

Image
La opinión
La Opinión