Escuchar este artículo

En el barrio Latino se quejan por invasión de indigentes

Jueves, 22 de Septiembre de 2016
La denuncia fue hecha por vecinos del sector quienes afirman que se tomaron andenes y garajes.

Los indigentes se tomaron el barrio Latino, o por lo menos es la percepción que tienen sus residentes quienes denunciaron que a diario decenas de habitantes de la calle se toman sus andenes, antejardines y garajes.

Personas como Orlando González alegan que en múltiples oportunidades han tenido que pelear con los invasores para que le permitan entrar y salir de su casa en libertad.

“En días pasados, no pude sacar mi carro, porque un indigente estaba inconsciente en el piso atravesado”, explicó González. “En su mano cargaba una inyección y esto es algo que se ve a diario en esta zona”.

En algunas ocasiones, cuando los vecinos los levantan para poder pasar a sus casas,  los indigentes responden violentamente, por lo que la comunidad pidió a las autoridades competentes una intervención inmediata.

“En el día esa gente se la pasa por nuestro barrio, porque por acá cerca les dan comida y tienen el canal Bogotá para comprar el vicio”, indicó la vecina Aurora Prada. “Nuestro barrio se convirtió en dormitorio y baño público de los indigentes”.

Intervención municipal

Ante esta situación, Telésforo Blanco, director del departamento de Bienestar Social dijo que el municipio está adelantando dos programas de intervención social con los habitantes de la calle, los cuales son un poco más de 400 según el censo que adelanta este despacho.

El primer programa tiene que ver con la atención integral a los indigentes. Periódicamente se realizan jornadas de salud, cedulación  y entrega de ropa y comida, donde se atienden a cerca de 100 indigentes del Parque Lineal y las zonas aledañas.

La segunda iniciativa es la rehabilitación de un centro día en Cúcuta, el cuál abrirá sus puertas a partir de la próxima semana en el barrio Carora.

En este centro se atenderán diariamente unos 150 indigentes, quienes recibirán atención psicosocial, médica, ropa y comida, con el fin de alejarlos de la calle, el alcohol y las drogas.

“Queremos empezar a disminuir el número de indigentes  para devolverle la tranquilidad a los vecinos del barrio Latino y garantizarles una mejor calidad de vida a esta población”, indicó Blanco.

Según el censo realizado por Bienestar Social la gran mayoría de estos indigentes tienen un hogar fijo y deambulan por las calles durante el día y retornan a sus casas en la noche, por lo que este despacho realizará una intervención con los indigentes y sus familias para trabajar en conjunto en su recuperación.

Blanco dijo que gracias al censo se está determinando si los indigentes son de otra nacionalidad para presentarlos a las autoridades migratorias. La meta del director de Bienestar es reubicar semanalmente unos 10 indigentes, ya sea en hogares de paso o con sus familias. Adicionalmente, está gestionando ante el gobierno nacional un bien que haya sido objeto de extinción de dominio para poner a funcionar un centro de rehabilitación de indigentes en el municipio.

La Opinión