Escuchar este artículo

En el colegio Inem hay una gran cosecha de músicos cucuteños

Jueves, 6 de Septiembre de 2018
Los 47 jóvenes que conforman la sinfónica tienen más de 60 recitales. 

Las manos inquietas de Luis Carlos Jaimes, de 16 años, tocaron hace dos años las cuerdas de la viola. Hoy se sienta en la segunda fila del grupo de 47 artistas que conforman la Orquesta Sinfónica Juvenil del Inem José Eusebio Caro de Cúcuta.

Toca con la misma pasión que le inyectaron el director, Oscar William Nieto Melo, y sus talleristas. Jaimes no sabía que era una partitura y hoy la lee a la perfección.

Hace un par de semanas, estos jóvenes ofrecieron un magistral concierto en el teatro Zulima, dando a conocer a Cúcuta el talento musical que tiene la ciudad.

A pesar de sus cortas edades, estos jóvenes tienen más de 60 recitales, y son capaces de ir con sus instrumentos desde el género del rock clásico como We will rock you, de Queen, hasta el género sinfónico como O Fortuna, de la obra Carmina Burana, del compositor Carl Orff.

“Hace unos años, intenté ingresar a unas clases de música, pero no pude, por los altos costos que tenían. Esto me obligó a anular aquel sueño bonito.

Pero con la llegada del maestro Oscar, ese sueño revivió. Las clases no tienen costo, esta fue una gran oportunidad para mí vida”, dijo el joven que estudia el undécimo grado.

El sueño de Nieto formar musicalmente a los estudiantes del Inem se convirtió en realidad. Hoy es palpable a los oídos de todos.

Llegó hace 3 años, repatriado de Venezuela, donde también impartía sus enseñanzas musicales, y sembró la semilla del amor por la música en el colegio.

“Luego de estar por 20 días en el refugio del colegio, le presenté el proyecto al rector, Alberto Rosas Contreras. Lo primero que logré fue hacer a los muchachos unos enamorados de la música, para luego mostrarles que existían otros instrumentos como los violines, violas y chelos”, dijo.

Los viejos instrumentos fueron desempolvados y muchos reparados por él mismo, que empezó como maestro voluntario sin cobrar un peso por sus enseñanzas.

Las notas musicales colmaron los espacios del plantel. Clases de partitura, primer instrumento, segundo instrumento, formación vocal y otros son parte del quehacer en la orquesta. Han sido invitados a escenarios nacionales, codeándose con las mejores sinfónicas del país, como el XII Festival Internacional de Música en Cartagena de Indias.

“Se empezó a dar a conocer el proceso entre los niños y se han llegado a dar tantas cosas, conseguimos profesores que vinieron a ayudarnos en la formación de los muchachos, en la parte instrumental. Hoy tenemos siete talleristas, entre colombianos y venezolanos” detalló el director de la orquesta.

Lea también Sinfónica Juvenil del Inem llega a 'Miércoles de Cultura Regional'

El colegio José Eusebio Caro durante el período escolar 2019 busca materizalizar el bachillerato musical, para ser la primera institución oficial en Cúcuta que ofrecerá esta alternativa educativa.

Conversatorio

Hace un año se materializó el sueño de ser mejores y unir a más niños y jóvenes con la música clásica. En noviembre, se conformó del conservatorio donde están participando los estudiantes del colegio Sagrado Corazón de Jesús, la Nacional de Comercio, San Francisco de Sales, Salesianos, y del Inem. 

Son 150 alumnos que reciben clases de lunes a jueves, en horas de la tarde; sábados todo el día, y los viernes por las tardes hacen retumbar las paredes con sus ensayos. 

Explica el rector del colegio, Alberto Rosas Contreras, que luego de hacer unos acuerdos con el conservatorio de música de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, en Venezuela, y los licenciados de la Universidad Pedagógica Nacional se creó el conservatorio.

El profesor Nieto indica que tienen en clases a niños de 8 años y hasta jóvenes. “La idea era mostrar que la educación integral es necesaria, y que con ella los niños pueden ver más allá de la calle, la adicción a la computadora, el uso excesivo del celular y el ocio”, señaló.

Actualmente, cuentan con un stop de 100 instrumentos sinfónicos, 70 de cuerda pulsada y 20 contemporáneos.

“Pertenecer a este proceso ha sido un honor para mí. Esto es un ejemplo que con trabajo, dedicación y esfuerzo las realidades pueden cambiar”, dijo.

El apoyo de organizaciones no gubernamentales ha sido fundamental para consolidar algunas ayudas. Como en el caso del club rotario que les aportó los uniformes a los estudiantes y están próximos a realizar una rifa para subsidiar los uniformes que aún hacen falta. Así como la Fundación Cerámica Italia que le ha brindado los espacios adecuados para la presentación de estos grantes artistas de la región.

La institución educativa José Eusebio Caro está a punto de dar otro paso de avanzada en la enseñanza. Explica el rector que se está concretando para que en el período escolar 2019 se dé el bachillerato musical, es decir, graduar maestros de música; así como en otras áreas como artes escénicas y artes visuales.

Además, se está estudiando la posibilidad de profesionalizar a aquellos músicos empíricos de la ciudad.

“Estos serán muchachos que van a proyectarse de manera distinta. Venimos a innovar y aprovechar la voluntad y el apoyo de la universidad pedagógica, para mostrar que en la región hay grandes talentos y queremos sacar ese potencial”, precisó el rector.

Actualmente, a la institución educativa le están haciendo unas adecuaciones a la infraestructura y dentro de unos meses estos artistas tendrán el auditorio y la sala de música a su disposición para seguir cosechando éxitos. 

“Estos son nuestros espacios para soñar en grande”, dijo  el estudiante Jaimes.

Image
La opinión
La Opinión