Escuchar este artículo

Estudian 99 muestras de la variante N501Y, además de un caso de cepa británica

Martes, 20 de Abril de 2021
Norte de Santander se mantiene en alerta naranja hospitalaria, pero en caso de que la ocupación UCI aumente a un 70% declararán alerta roja.

Este lunes, el gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano, informó que la variante británica de la COVID-19 llegó a Cúcuta. 

Hasta el momento se trata de un solo caso, el cual fue confirmado por el Instituto Nacional de Salud (INS) en una mujer de 45 años de nacionalidad colombiana, quien ha presentado síntomas como fiebre, tos, adinamia (ausencia de fuerza física) y además tiene antecedentes de hipotiroidismo. 

De acuerdo con la información del INS, la mujer requirió de consulta el pasado 27 de marzo e inmediatamente ingresó a cuidado hospitalario en la unidad de cuidados intensivos (UCI), obteniendo la salida el 14 de abril. 

El ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz Gómez, detalló hace unos días que aunque esta cepa británica es más transmisible, no es necesariamente letal. 

“Es más contagiosa porque se necesita menor cantidad de elemento contagioso, como la saliva, por ejemplo, para que se transmita a la otra persona”, expresó el funcionario. 

Carlos Martínez, director del Instituto Departamental de Salud (IDS), señaló que la indisciplina social y la falta de cuidado personal “nos ha llevado a que estas cepas que están circulando en nuestro territorio se vuelvan mucho más agresivas y además están generando mutaciones”.

Las autoridades de salud del departamento explicaron que, el INS tiene en estudio 99 muestras positivas de la variante N501Y, la cual forma parte de las 22 mutaciones de la cepa británica. 

El gobernador manifestó que todos los ciudadanos deben continuar aplicando las medidas de autoprotección como el uso permanente del tapabocas, el distanciamiento social y la desinfección de manos.

Situación de la COVID-19 

Serrano señaló que hace una semana les había solicitado a los ministerios del Interior y de Salud y Protección Social la aprobación de nuevas medidas para la región, con el objetivo de mitigar la propagación de la COVID-19, ante el tercer pico pandémico que se avecina.

Sin embargo, en ese momento no se  obtuvieron las autorizaciones porque la ocupación de las UCI todavía no llegaba al tope establecido por el Gobierno Nacional para adoptar más restricciones. 

Pero al finalizar la tarde de este lunes, el IDS en un boletín epidemiológico dio a conocer que la utilización de las UCI en el departamento llegó al 52% con 221 camas ocupadas. Asimismo, informó que fueron confirmados 100 casos más de coronavirus y 3 fallecidos. 

Por tal motivo, el gobernador anunció que, de acuerdo con las orientaciones del Gobierno Nacional, el nuevo horario del toque de queda regirá de lunes a jueves de medianoche a 5:00 de la mañana del siguiente día.

Mientras que los viernes, sábados y domingos la restricción de movilidad comenzará a las 10:00 de la noche y se extenderá hasta las 5:00 de la mañana del siguiente día. 

Durante estos horarios, queda prohibido el consumo de bebidas embriagantes en los 40 municipios y tampoco se permiten los eventos que impliquen la aglomeración de personas. 

“Es necesario que la comunidad acompañe estas medidas con el autocuidado. Estamos ante un inminente tercer pico de la pandemia y tenemos diferentes factores de riesgos como la situación fronteriza y la indisciplina social”, advirtió el gobernador Silvano Serrano. 

Image
La opinión
La Opinión