Escuchar este artículo

Gilma murió esperando que su nieta desaparecida volviera a casa en Cúcuta

Viernes, 25 de Febrero de 2022
A sus 78 años falleció la abuela de Eliana Lizeth Quintero, la universitaria cucuteña desaparecida.

Gilma Torrado no logró ver su sueño cumplido antes de morir: que su nieta Eliana Lizeth Quintero volviera a su casa ubicada en el centro de Cúcuta tras desaparecer hace 15 años.

Lea aquí: "Me lanzó un beso y no volvió": abuela de cucuteña desaparecida (II)

La abuela de Eliana, falleció este jueves 24 de febrero, a sus 78 años, sin tener ni una sola pista sobre el paradero de su amada nieta, a la que buscó incansablemente junto a su hija María Anyul Quintero.

"El día de su cumpleaños, el pasado 18 de enero, nos enteramos que tenía cáncer de pulmón. No le quisimos decir nada y de ahí ella fue recayendo. El jueves estaba internada en la clínica cuando cerró sus ojos y se nos fue", relató María Anyul. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios enhttps://bit.ly/_Suscríbete_Aquí 

Gilma alcanzó a despedirse de sus cuatro hijos antes de dejar salir una lágrima que rodó por sus mejillas y cerrar sus ojos para la eternidad.

Lea además: Dos colegios públicos de Cúcuta, entre los mejores de Colombia

"Mi mamá fue mi compañera de vida, estuvimos las dos siempre, vivíamos las dos y me acompañó en la búsqueda que sigo de mi hija. Nosotras no cambiamos ni el número de teléfono con la ilusión que me queda a mí de que algún día me llame mi hija o alguien me diga dónde está", agregó María Anyul. 

Y aunque Gilma desconocía su crítico estado de salud, afirmó días antes que no quería morirse, que se levantaría de esa cama para volver a su casa, donde vería llegar algún día a su nieta, la misma que un día le lanzó un beso por última vez. Su esperanza se apagó para siempre. 

La Opinión habló con Gilma en agosto de 2021, cuando relató el amargo sufrimiento que vivía por la desaparición de su nieta Eliana, la niña de sus ojos, de la que hasta hoy en día se desconoce qué pasó con ella. 

Le puede interesar: Muere niña estudiante tras hurto en Bucaramanga

 

 

 

“Ella me picó el ojo, me tiró un beso y se fue… Desde entonces nuestras vidas cambiaron sin ella. No tenemos paz, ni hay descanso, no existen las fechas especiales, se despareció todo con ella, las ganas de vivir, de seguir adelante”, manifestó en esa ocasión Gilma, con voz quebrada por el dolor que le taladró el alma.

Lea también: El Eln se hizo sentir en Puerto Santander y Catatumbo

Sus familiares despedirán a Gilma este sábado, 26 de febrero en el cementerio de La Esperanza del municipio de Los Patios. La Opinión extiende un sentido pésame a todos sus seres queridos.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: https://bit.ly/_Suscríbete_Aquí

Image
Paola Ríos
Paola Ríos

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda