Escuchar este artículo

‘Hay que apagar el cigarrillo ilegal’

Viernes, 22 de Mayo de 2020
En 2019 aumentó el consumo de cigarrillo de contrabando.

Los nortesantandereanos fumaron el año pasado más cigarrillos de contrabando que de los producidos en el país.

Así se desprende de una encuesta adelantada por la Federación Nacional de Departamentos y la firma Investigación y Asesoría de Mercadeo (Invamer), en la que se concluye que en Norte de Santander,  en 2019, se aumentó el consumo de cigarrillos ilegales de un 55% a 78%.

En Colombia, de cada 100 cigarrillos que se consumen, 30 son ilegales. El 60% son cigarrillos de procedencia de China y un 40% de Uruguay y Paraguay, señala la encuesta.

Esta situación anómala, no obstante, fue duramente golpeada el año pasado por la Policía Fiscal Aduanera (Polfa) y la Secretaría de Hacienda del departamento, dijo el titular de este último despacho, Oscar Gerardino Astier.

Hacienda adelantó 176 aprehensiones para un total de 14.204 cajetillas de cigarrillos avaluadas en 292 millones de pesos, dijo el funcionario.

Esto, aparte de los golpes propinados por la Polfa, que en el periodo de enero-mayo de 2019 produjeron la incautación de 93.000 cajetillas de cigarrillo de contrabando, dijo el comandante de esta unidad, coronel Harbey Sánchez.

Vea También: Ciudadanía no respeta el toque de queda

El oficial dijo que en el mismo periodo del presente año se contabilizan ya 59.000 unidades aprehendidas.

Gerardino dijo que estos golpes han favorecido que el recaudo no haya caído de manera estruendosa, pese también a la pandemia de coronavirus.  Las cifras del ingreso tributario por consumo de cigarrillo extranjero en lo que va corrido del año ascienden a 6.495 millones de pesos, un 49 por ciento de la meta proyectada para la actual vigencia en 13.200 millones de pesos.

El alto consumo de cigarrillo de contrabando, sobre todo en las tiendas de barrio, hizo que la Federación Nacional de Departamentos escogiera a Cúcuta y La Guajira como ciudades pilotos para adelantar el plan ‘Zonas de comercio legal’, que busca inducir al gremio y a los fumadores por el camino de la legalidad, vamos a apagar entre todos el cigarrillo de contrabando”, dijo Gerardino.

Según el funcionario, en las tiendas de barrio se da el 77 por ciento de la comercialización de cigarrillos ilegales, y por eso en alianza con la Polfa y la Federación de Departamentos se están capacitando a los tenderos para que conozcan y puedan identificar un producto ilegal. 

Anualmente dejan de ingresar a las rentas del departamento unos 8.000 millones de pesos producto de licores y cigarrillos ilegales, dineros que dejan de ser invertidos en el desarrollo de la región, en los sectores de salud, educación y deporte, reveló Gerardino.

Image
La opinión
La Opinión