Escuchar este artículo

Informe de la Contraloría Municipal no dejó satisfecho al Concejo

Jueves, 16 de Marzo de 2017
Varios cabildantes criticaron los documentos presentados por el contralor encargado.

El informe de rendición de cuentas de la gestión de la Contraloría Municipal correspondiente a la vigencias 2016 no dejó satisfecho al Concejo.

Para concejales como César Arbey Torres, el informe del contralor encargado, Pedro Acosta Quintero, dejó un sinsabor: no ahondó en lo que realmente les interesaba conocer al Concejo y a Cúcuta: los procesos del hueco Bavaria, la nueva terminal de transporte y el Club de los abuelos, entre otros.

Otros concejales, como Óscar Angarita, Oliverio Castellanos, Bachir Mirep y Jaime Marhey tildaron el informe de muy pobre, en el sentido de que en escándalos sonados en la ciudad, como el del Club de los Abuelos, el inminente detrimento fiscal que se avizora en la construcción de la nueva terminal de transporte y por el deplorable estado del alumbrado público, a estas alturas no se conozcan responsables.

Acosta presentó el balance de lo que su despacho ejecutó en 2016, referente a las investigaciones por presunta responsabilidad fiscal y administrativa, al igual que por procesos de jurisdicción coactiva.

En total, el órgano de control trabaja en 15 procesos de responsabilidad fiscal, unos debidamente ejecutoriados, otros en etapa de recaudo de pruebas y algunos en análisis de datos para proceder con el fallo, dijo en su informe Acosta.

En cuanto a los procesos de jurisdicción coactiva, la Contraloría trabaja en 5 procesos, en su mayoría en etapa de cobro persuasivo por un monto de 450 millones de pesos.

En relación con el proceso del hueco Bavaria, en la plenaria afloró el desconcierto frente a la exoneración fiscal de los funcionarios que estuvieron involucrados en ese gtran escándalo de corrupción.

El concejal Oscar Angarita refutó la decisión, al señalar que sí tiene que haber castigo. “¿Cómo así que no hubo responsabilidad fiscal, señor Contralor?”, preguntó el concejal.

Dijo que había un incidente de desacato, en el sentido de que hay una sentencia del Tribunal Administrativo de Norte de Santander que ordena devolver unos dineros al municipio, lo cual no se ha producido.

El concejal Guillermo León señaló que contra aquellos que se roban los dineros públicos se esperan fallos contundentes.

Dijo que en el caso del Club de los abuelos, en 2011 se invirtieron más de 200 millones de pesos, pero igual se encuentra abandonado y ningún secretario de Desarrollo Social se ha decidido a recuperarlo.

Lo mismo sucede con la Casa de la Cultura, donde se invirtieron 247 millones de pesos, pero hoy su planta física se está cayendo y no se ve proceso alguno abierto contra los responsables de esa obra, destacó León.

El conservador Alexander Salazar  llamó la atención de la Contraloría para que esos dineros que se han robado se recuperen y se destinen a obras sociales para los niños.

A su turno, el concejal Oliverio Castellanos recriminó fuertemente a Acosta, por no emprender ningún proceso contra los encargados del alumbrado público del municipio, el cual, después de 20 años de concesión, nada bueno le está dejando a la ciudad. “El centro está en tinieblas, por ejemplo”, dijo.

En cuanto a la inversión que hizo el municipio en la nueva terminal, tampoco se ven resultados contra los responsables de ese detrimento, acotó Castellanos.

‘Si hay pruebas, denuncien’

El contralor encargado, Pedro Acosta Quintero, invitó a los concejales que crean tener pruebas sobre la omisión en que haya podido incurrir la Contraloría, a que denuncien a la justicia.

Con relación a la decisión del hueco Bavaria dijo que se había declarado impedido por encontrarse incurso en una causal del Código de Procedimiento Civil, y por tal motivo, por competencia la Procuraduría Regional designó una Contraloría ad hoc, que recayó en el funcionario de la Contraloría Departamental, Carlos Pinzón.

Con respecto a la terminal de transporte, reveló que se abrió indagación preliminar y se avanza en el proceso para vincular responsables y por qué cuantía.

Sobre el Club de los abuelos de Atalaya, Acosta dijo que el proceso está en etapa de prueba, y garantizó que no prescribirá.

Image
La opinión
La Opinión