Escuchar este artículo

Inminente liquidación de la IPS Unipamplona

Viernes, 11 de Agosto de 2017
El gerente de la entidad, Pedro León Peñaranda, advirtió que es cuestión de horas para que suceda.

La IPS Unipamplona, que nació para ser un modelo de excelencia en salud como reza en su eslogan, está al borde de la liquidación y solo es cuestión de horas para que eso suceda. 

Así lo advirtió el gerente de la entidad, Pedro León Peñaranda, quien presentó un panorama poco alentador de la situación financiera que asfixia al centro asistencial de cuarto nivel que atiende las necesidades en materia de salud de varias EPS asentadas en la región.  

El gerente de la IPS Unipamplona que funciona en Cúcuta, Pedro León Peñaranda, dijo que desde hace tres meses, cuando llegó a la dirección de la clínica, empezó una dura batalla para recuperar a la institución que ya se encontraba al borde del colapso total, debiéndole plata a proveedores, empleados, médicos especialistas, médicos generales, enfermeras, entre otros. 

“Sin embargo, han sido tres meses infructuosos en los que nos maniataron, no nos dejaron trabajar por solucionar problemas jurídicos legales, pasando gran parte del tiempo en  audiencias de conciliación y en los juzgados, sin posibilidad de maniobrar la parte administrativa y en razón a eso tenemos embargadas todas las cuentas”, explicó el directivo. 

Agregó, que pese a que las EPS les deben recursos importantes, también los juzgados les dieron autorización para que no giraran ningún dinero a la entidad, lo que en su criterio terminó por agravar la situación, al ser objeto de tutelas y demandas por incumplimiento en la parte laboral.
 
Liquidar o liquidar

El gerente dijo que la junta directiva está citada para tomar decisiones radicales, una de ellas sería entrar en proceso de liquidación a fin de buscar un nuevo operario que le permita maniobrar y continuar funcionando. 

“Otra alternativa es buscar dineros frescos, pero la fundación IPS Unipamplona no tiene ningún bien, y lo único que hay son unas cuentas por cobrar y una cartera, por eso nadie nos presta”. 

El socio operador que llegue deberá tener el músculo financiero y la experiencia necesaria para operar la clínica y no entrar en una crisis desde el punto de vista de la prestación de los servicios, dada la importancia que tiene para la región, según las consideraciones de Pedro León Peñaranda.

Así mismo, que al entrar en liquidación, aspiran a que les levanten todos los embargos para responderle a los acreedores, empezando por las deudas laborales, “lo que le debe dar tranquilidad al personal, porque estarían primeros en la lista de pagos”.

Si la IPS entra en liquidación, seguirá prestando los servicios, hasta que otra entidad tome  el control de la operación de la clínica, puntualizó el directivo. 
 
Lo que se debe

La Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud tiene en cartera por cobrar de $62.000 millones y debe a los trabajadores $67.000 millones.

La deuda con empleados que dependen directamente de la clínica supera los $3.000 millones, mientras que al personal tercerizado que lleva más de un año sin percibir sueldo  les adeudan $35.000 millones y a quienes tienen menos de un año sin cobrar,  $25.000 millones. 

La clínica que tiene 153 camas, en el pasado contaba con un porcentaje de ocupación del 90 por ciento, pero en la actualidad trabaja  con menos del 20 por ciento, “tratando de vivir sin recursos, porque no se tienen ni para insumos ni para nada”, según el gerente. 

Atiende usuarios de las EPS subsidiadas Salud Vida, Fundación Médico Preventiva, Unión Temporal, Ecopsos en servicio de medicina y alta complejidad, hospitalización, cirugía, unidad de Cuidados Intensivos, y  el servicio de urgencias a todas las EPS.

En el servicio de urgencias se atienden entre 50 y 60 pacientes diarios, más las remisiones del primer nivel de todas las IPS del departamento, principalmente de Pamplona, Chinácota, Villa del Rosario y la ESE Norte que corresponde al hospital de Tibú. 
 
Plantón en la avenida Guaimaral

Personal de enfermería de la IPS Unipamplona, llevaron a cabo ayer en la mañana un plantón frente a la entidad, sobre la avenida Guaimaral, para exigir el pago de sus salarios y llamar la atención de la comunidad y del gobierno regional sobre la problemática que los afecta desde hace varios meses. 

El enfermero profesional, Eduardo Núñez Velásquez,  dijo que están viviendo una situación precaria, que no tienen ya para el transporte y deben compartir un almuerzo entre varios compañeros porque no todos pueden comprarlo.  

“Somos 105 trabajadores entre enfermeros, auxiliares de enfermerías, camilleros, instrumentadores quirúrgicos que estamos en esta situación”, se quejó.

John Hernández, que estaba unido a la protesta, dijo que se han reunido en varias oportunidades con el gerente Pedro León Peñaranda y con la directiva de Darsalud, la unión sindical que los contrata, sin lograr  ninguna solución y sin obtener el pago de los salarios atrasados. 

“Eso nos preocupa porque las obligaciones se van acumulando mes a mes, por lo que decidimos hacer el plantón en la vía pública”.

El enfermero dijo que se trató de una protesta justa, que no afectó a los usuarios, porque en ningún momento impidieron el ingreso a los diferentes servicios de la clínica, y que el personal de turno trabajó de manera normal, garantizando la salud a pacientes.

Explicó, que en la misma situación laboral están los médicos generales y especialistas, ortopedistas, anestesiólogos, a quienes les adeudan cinco meses de sueldo y 20 meses de un bono extrasalarial.

Image
La opinión
La Opinión