Escuchar este artículo

Instituciones educativas de Cúcuta se preparan para la presencialidad

Sábado, 17 de Julio de 2021
Aunque las clases presenciales están suspendidas, los planteles continúan las adecuaciones en su planta física y protocolos de bioseguridad.

La orden de regresar a clases presenciales en Cúcuta se encuentra provisionalmente suspendida, debido a la medida que emitió el Juzgado Primero Penal Municipal para Adolescencia con función de Garantías de Cúcuta, tras una acción interpuesta por la Asociación Sindical de Institutores Nortesantandereanos (Asinort). 

Sin embargo, esto no ha sido impedimento para que algunas instituciones educativas oficiales de la ciudad continúen adecuando sus sedes, tanto en la parte de la planta física, como en los protocolos de bioseguridad, para garantizar un retorno gradual y progresivo. 

A través de Facebook, la Institución Educativa Sagrado Corazón de Jesús ha informado que, con el objetivo de brindar un servicio de calidad, se ha venido preparando para la alternancia, dejando en evidencia que, sus sedes ya están listas para que los niños, niñas y adolescentes vuelvan a las aulas. 

La Opinión intentó comunicarse con las directivas del colegio para conocer cuál ha sido su proceso, pero al cierre de esta edición no se obtuvo respuesta. 

No obstante, se conoció por parte de algunos padres de familia que la institución ha estado desarrollando reuniones con ellos para informarles que ya cuentan con todas las medidas sanitarias, pero deberán esperar la decisión final del Juzgado y saber si vuelven o siguen con clases virtuales. 

“Ellos han dicho que la idea es convocar paulatinamente, pero no es obligatorio. Hay que mandar un consentimiento firmado de que como padres de familia aceptamos si los estudiantes vuelven al colegio o no”, explicó una madre de familia que pidió no ser identificada. 

La mujer detalló que el colegio está comprometido en garantizar las clases virtuales y presenciales, pues al parecer, adquirirán unas líneas de Wifi para todos los salones, y que así los docentes puedan orientar sus clases tanto a los que van al aula, como a los que se quedarán en casa.

“Nos han dicho que, por ejemplo, si de un curso todos los padres de familia aceptan que sus hijos vuelvan, no todos irán el mismo día. Habrá encuentros presenciales dos días a la semana. Ellos están organizando unos grupos los lunes y miércoles, y otros lo martes y el jueves, y el viernes será virtual para todos los estudiantes”, agregó la acudiente.

La madre de familia señaló que las clases para la jornada de la mañana inician a las 7:00 a.m. pero se tiene previsto que los estudiantes lleguen una hora antes al plantel educativo para aplicar los protocolos a cada niño y/o joven.

Image
Es por eso que se ha venido preparando para la alternancia educativa durante una fase de alistamiento. / Cortesía/ La Opinión

¿Cómo se preparan otras instituciones? 

Este medio  consultó con otros colegios de la ciudad, para saber cómo avanza su proceso. 

La mayoría de los directivos aseguran que los padres de familia continúan en desacuerdo con las orientaciones emitidas por el Ministerio de Educación, pues señalan que en medio del tercer pico de la pandemia por la COVID-19 es contraproducente esa decisión. 

No obstante, el magisterio ha manifestado que su voluntad es volver a la presencialidad, siempre y cuando se den todas las condiciones. 

Image
En el Instituto Técnico Guaimaral han instalado lavamanos. / Cortesía/ La Opinión

Gloria Ligia Valencia Gómez, rectora del Instituto Técnico Guaimaral, manifestó que, de acuerdo con una encuesta que desarrollaron con los acudientes, solo el 17% aceptaría enviar a sus hijos nuevamente. 

“Debemos esperar la acción de tutela, pero continuamos organizando la institución, porque estamos tratando de salvar el año, ya sea de manera virtual o presencial”, dijo Valencia. 

La rectora mencionó que los recursos asignados a su institución fueron invertidos en la adecuación de la planta física de los lavamanos y las medidas sanitarias. 

Señaló que, por ahora, uno de los mayores problemas en la institución es el de conectividad, por lo que están evaluando de qué manera se puede solucionar, “para poder dictar clases. Poner fibra óptica para que los profesores den clases a los que quedan en casa”. 

Por su parte, Zósimo Ramírez, rector del Instituto Técnico Nacional de Comercio, destacó que en su plantel se están haciendo los arreglos básicos de acuerdo con las orientaciones que ha dado la Secretaría de Educación.

Afirmó que, la voluntad del magisterio es regresar a las aulas y garantizar un excelente servicio educativo, “pero si no tenemos las condiciones lógicamente requeridas para continuar con la apertura de las instituciones, no podemos hacer nada”.

El directivo indicó que se están adecuando los salones de primaria y bachillerato, van ampliando las ventanas para que circule el aire y ya se han determinado los aforos correspondientes al área de cada salón.

“En algunos salones podrán estar 15 o 20 estudiantes. Esperamos que las condiciones de bioseguridad sean las más exactas y cómodas para iniciar las labores de presencialidad. Esto sería en alternancia y dependerá del padre de familia”.

Néstor Martín Contreras, rector de la Institución Educativa Rafael Uribe Uribe, explicó que su mayor preocupación radica en los elementos de bioseguridad, pues no se sabe si estos alcanzarán para cubrir todas las necesidades de la comunidad educativa. 

Contó que en la encuesta que hicieron con los padres de familia el 70% continuará con sus hijos en clases virtuales. 

“Ellos son los que tienen la última palabra, pero no le podemos garantizar a los padres de familia que el hijo no se va a contagiar. Haremos el máximo esfuerzo para que se apliquen todos los protocolos de bioseguridad”, dijo Contreras. 

Óscar Aldana, rector de la Institución Educativa Julio Pérez Ferrero, comentó que se están preparando para el regreso a clases en caso de que se dé, pero solo bajo el modelo de alternancia. 

“No van a estar todos los estudiantes metidos en los salones, sino grupos pequeños, respetando el distanciamiento y con una permanencia máxima de 4 horas en el colegio”, dijo el rector. 

Manifestó que, de las 4 sedes educativas, solo la de San Miguel se encuentra “imposibilitada debido a que sus baterías sanitarias están en un estado deplorable”. 

Aseguró que, aunque les asignaron personal para el tema de limpieza y desinfección, no es suficiente, pues para sus sedes necesita aproximadamente 30 personas, y solo le llegaron 10. 

"Los directivos y docentes estamos dispuestos a regresar, porque la virtualidad nos ha requerido más tiempo, pero solo regresarán los que tengan el esquema de vacunación completo. Por ejemplo, quienes se aplicaron  AstraZeneca la segunda dosis es hasta dentro de 3 meses, entonces todavía nos demoramos”, expresó Maria Luisa López Rolón, rectora del Colegio Integrado Juan Atalaya

La Opinión intentó comunicarse con la Secretaría de Educación Municipal para indagar cómo ha sido el acompañamiento a las instituciones y conocer en qué va el proceso de la tutela, pero se abstuvieron de dar declaraciones. Indicaron que, una vez el juez emita la decisión final, darán a conocer las nuevas orientaciones. 

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Así se encuentran algunas instituciones, deterioradas. / Cortesía/ La Opinión
Image
Deicy Sifontes
Deicy Sifontes